Cada uno de nosotros tiene varios libros fetiche. Libros sin los que, tal vez, seriamos  distintos; que nos han marcado en un momento muy concreto de nuestra vida; que nos han abierto los ojos, nos han mostrado lugares nuevos  o nos han enseñado a contemplar de otra manera lugares familiares. Libros que, en cierto modo, son parte de lo que somos. Nos definen, igual que lo hacen nuestras ideas políticas, nuestras creencias religiosas o nuestra actitud general hacia la vida.

En mi caso, además, suelen ser libros que, de un modo u otro, han hecho de mí el escritor que soy, para bien o para mal. A menudo percibo rastros de ellos en cuanto escribo, aunque seguramente nadie más que yo lo haga.

Estos son mis diez (pero lo mismo podrían haber sido cinco; o veinte) libros fetiche. No los que considero mejores; seguramente, no los que más placer me han proporcionado con su lectura. Pero, de algún modo, son los que más me han marcado y, podríamos decir, han formateado los senderos de mi mente de un modo concreto y preciso.

El orden es totalmente aleatorio

  • Cien años de soledad, de Gabriel García Márzquez
  • La colina de Watership, de Richard Adams
  • Yo, Claudio, de Robert Graves
  • El fin de la Eternidad, de Isaac Asimov
  • La ciudad y las estrellas, de Arthur C. Clarke
  • Shogun, de James Clavel
  • Los tres mosqueteros, de Alejandro Dumas
  • La isla misteriosa, de Julio Verne
  • Sivainvi (Valis), de Philip K. Dick
  • El hombre menguante, de Richard Matheson

No son los únicos. Pero en estos momentos, cuando pienso en los libros que han sido relevantes en mi vida, son los que vienen a mi memoria.

¿Y a la vuestra?

16 thoughts on “Mis diez libros-fetiche

  1. – La princesa prometida, de William Goldman

    – Drácula, de Bram Stoker

    – La historia interminable, de Michael Ende

    – Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca

    – Traidor, de Matthew Stover

    – ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick

    – Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez

    – Parque Jurásico (sí, Crichton me marcó… quizá porque a uno le marcan especialmente las cosas que lee en la infancia, y este cayó a los 11 años)

    – La voz de los muertos, de Orson Scott Card (¡pero si de un año para otro aprendió a escribir!)

    Quedarían muchos en el tintero: como tú has dicho, podría ser una lista de cinco, o de veinte… me cuesta especialmente dejar fuera a Baricco y a John Cristopher (que no se diga que no soy chico de contrastes), a Mary Shelley o a Welles. Holmes tiene que estar. Diría que “la liga de los pelirrojos”, “el sabueso” o “la casa vacía”, de nuevo por la edad a la que los leí. Pero en algún sitio hay que cortar, que no es de buena educación hacer un comment más largo que el post.

  2. Mira, es difícil pero me gustan estos ejercicios de síntesis. A ver…

    La historia interminable, de Michael Ende
    Scaramouche, Rafael Sabatini
    El árbol de la ciencia, Pío Baroja
    Las aventuras de Arthur Gordon Pym, de E. A. Poe
    Frankestein, Marie Shelley
    El largo adiós, R. Chandler
    La espada rota, Poul Anderson
    Sinuhé el egipcio, Mika Waltari
    El buscón, Quevedo
    Las aventuras de Solomon Kane, de R. E. Howard

  3. Lógicamente, leyendo vuestras listas aparecen libros que podrían haber estado perfectamente en la mía (como Drácula o Sinuhé, el egipcio, por mencionar sólo dos).

  4. ¡Qué difícil! Ahí va una de las posibles:

    – Cien Años de Soledad, de Gabriel García Márquez
    -El Aleph, de Jorge Luis Borges
    -Rayuela, de Julio Cortázar
    -Siddartha, de Herman Hess
    -Corazón tan blanco, de Javier Marías
    -Ana Karenina, de Leon Tolstoi
    -Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago
    -Desgracia, de J.M. Coetzee
    -El guardián entre el centeno, de J.D. Salinger
    -El malogrado, de Thomas Bernhard

    Me ha salido una lista pelín depresiva, podríamos hacer otra para poner novelas de humor

  5. Cuesta mucho sintetizar tanto… yo me he dejado “La isla del tesoro”. “Cien años de soledad”, pues también, pero fue una lectura más tardía.

  6. Acabo de recordar otro, una lectura de mi pubertad, y que es cifi: ¡Tierra!, de Stefano Benni. Debí de leérmela cinco o seis veces entre los 10 y 11 años. Apenas me acuerdo de ella, por otra parte. Seguramente será un bodriazo…

  7. -L’ultim Gerrer, Vicent Pascual
    -El misterio de la cripta embrujada, Eduardo mendoza
    -Manaos, Alberto Vázquez-Figueroa
    -El lenguatges de Pao (lo pongo en el idioma en el que lo leí, claro), Jack Vance
    -Los señores del cielo (la trilogía entera, vamos), John Brosnan
    -El número de la Bestia, Robert Heinlein
    -Lengua materna (y secuela), Elgin Suzette Haden
    -El señor de la rueda, Gabriel Bermúdez
    -La lista de los Siete, Mark Frost
    -Neverwhere, Neil Gaiman

  8. Jueno, puse el cuarto título mal escrito :-S No sé cómo lo tradujeron en español, pero supongo que en inglés sería The languages of Pao o algo así.

  9. Me siento incapaz de confeccionar una lista de solo 10. Pero bueno, creyéndome conocer tus gustos y tus influincias, no puede evitar sorprenderme al ver que:

    – No hay ninguno de Sherlock Holmes
    – No hay ninguno de John LeCarre
    – No hay ninguno de Raymond Chandler

  10. Parece una tontería pero cuesta mucho seleccionarlos y hace reflexionar bastante.
    Estos serían los míos (el último os va a dar la risa):

    – 2001, una odisea espacial (Arthur C. Clarke)
    – El fin de la eternidad (Isaac Asimov)
    – La máquina del tiempo (H.G. Wells)
    – Miguel Strogoff (Jules Verne)
    – El resplandor (Stephen King)
    – El hombre menguante (Richard Matheson)
    – Narraciones extraordinarias (Edgar Alan Poe)
    – Cien años de soledad (Gabriel García Márquez)
    – Drácula (Bram Stoker)
    – Los cinco y el tesoro de la isla (Enid Blyton)

    El de “los cinco” me marcó especialmente porque fue el primer libro que leí (después de muchos tebeos).
    Los 2 primeros me iniciaron en la ciencia ficción y son los 2 primeros de la mítica colección de Orbis.
    El de “El hombre menguante” se debió a la película que pusieron en “Mis terrores favoritos” que me dejó con la boca abierta cuando era chico. Años después me enteré de que estaba basada en un libro y lo busqué como loco (hasta que lo reeditó Círculo de lectores)
    El de “La máquina del tiempo” fue también primero la película (El tiempo en sus manos).
    “El resplandor” de Stephen King es mi favorito de este autor que también me obsesionó durante un porrón de años…
    En fin, ¡qué recuerdos!

  11. Pepe. Sí, sin duda los tres autores que mencionas habrían entrado en la lista de haber puesto más de diez títulos… o quizá de haber hecho la lista en otro momento. Estas cosas no son algo fijo: en estos momentos, en mi memoria esos son los diez libros que más “evocadores” o determinantes resultan. Si vuelvo a compilar la lista dentro de unos meses es posible que se caigan uno o dos y entre uno de Le Carré, Doyle o de Chandler.

    Estas cosas son así.

  12. También al azar, una lista de 10. Seguro que cualquier día de estos se pondría otros títulos:

    Ciudad, de Clifford Simak

    Estación de Tránsito, de Clifford Simak

    El Manantial, de Ayn Rand

    Los propios dioses, de Isaac Asimov

    Crónicas Marcianas, de Ray Bradbury

    El Conde de Montecristo, de Alexander Dumas

    La ciudad y las estrellas, de Arthur C. Clarke

    La máquina del tiempo, de H.G. Wells

    La guerra de los mundos, de H.G. Wells

    Cosmos, de Carl Sagan

Deja un comentario