Durante la pasada HispaCon (Convención Española de Ciencia Ficción y Fantasía), celebrada en Montcada i Reixac los días seis, siete y ocho de diciembre, se hicieron públicos los resultados de los Premios Ignotus 2014, los galardones con los que los aficionados premian el material de ciencia ficción, fantasía y terror publicado el año anterior a la concesión del premio.

Fui el ganador en la categoría de Mejor Novela Corta con «Detective», un relato sobre la adolescencia de Yáxtor Brandan, personaje central de la saga iniciada con El adepto de la Reina y El Jardín de la Memoria. En esa historia, Yáxtor es un joven de diecisiete años que aún está buscando su lugar en el mundo y que acabará ayudando en sus pesquisas al Jefe de Archivos de los Adeptos Empíricos, un personaje de evidentes reminiscencias holmesianas llamado Shércroft (empezando por el mismo nombre, formado por la primera sílaba de «Sherlock» y la última de «Mycroft») que ejercerá de mentor del joven.

La culpa de la existencia de ese personaje es de Santiago L. Moreno quien, durante una presentación hace ya unos años, preguntó medio en broma medio en serio si habría algún cruce entre el universo de Yáxtor Brandan y el de mis novelas de Sherlock Holmes. Aunque en aquel momento no me tomé la pregunta del todo en serio, lo cierto es que la idea no se fue de mi cabeza y, con el tiempo, acabé perpetrando esta suerte de homenaje holmesiano que es «Detective».

Si los datos no me fallan, este es el segundo año en que la votación de los Premios Ignotus se abre a todo el mundo, tanto en la etapa de selección de candidatos como en la votación final . Hasta ahora, el cuerpo de votantes se componía los socios de la AEFCFT (Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror), los inscritos en la HispaCon y los socios de asociaciones afines con las que la AEFCFT hubiera suscrito el correspondiente convenio. Abrir las votaciones a todo aquel que lo desee ha sido una estupenda iniciativa y conseguir un Ignotus en estas circunstancias resulta incluso más gratificante de lo normal.

Aprovecho, por tanto, para agradecer a aquellos a los que mi novela corta les gustó lo suficiente para elegirla sobre el resto de las candidatas y demostrarlo con su voto. La mejor recompensa que puede obtener un escritor es esa, en última instancia: saber que has llegado a los lectores y que lo que has hecho les ha gustado.

Entretanto, puedo anunciar que Los rostros del pasado, tercera novela del ciclo y escrita a cuatro manos con Felicidad Martínez, ya está acabada y en fase de revisión y que, si nadie lo remedia, aparecerá publicada en el 2015. Aquellos que disfrutasteis de la idiosincrasia y las manías del viejo Shércroft, lo encontraréis en este nuevo libro de la saga, donde juega un importante papel. Como lo hará también en La sombra del adepto, cuarta novela del ciclo y que está ahora mismo en proceso de escritura.

Si todavía no conocéis a Shércroft, ahora  es un buen momento para hacerlo. Por poco más de dos euros y medio podéis haceros con la novela corta y disfrutar de una lectura, espero, entretenida y emocionante y asomaros un poco más a lo que es y lo que fue ese letal adepto empírico al servicio de su Majestad: Brandan, Yáxtor Brandan.

Deja un comentario