Inevitabilidad

Alguien camina sobre mi tumba.

Anda, se detiene, gira, baila, zapatea, a veces se sienta y en ocasiones se tumba. Corre y salta. Camina de puntillas. Da una patada.

Soy yo. Una y otra vez soy yo mismo, dando los pasos que me llevarán al lugar en el que estoy y del que ya no volveré.

Pienso en advertirme. Pero sé que es inútil. Al fin y al cabo, sean cuales sean mis pasos acabaré donde estoy.

 

Deja un comentario