Drímar, el ciclo completo

Drímar, el ciclo completo
Drímar, el ciclo completo

No sé, realmente, si es una aspiración común a todos los autores o si se trata de algo que sólo nos afecta a quienes escribimos literatura de género y usamos recurrentemente el mismo escenario o si, quién sabe, es algo que sólo me pasa a mí.

Pero lo cierto es que, ya desde que empecé a escribir las primeras historias ambientadas en Drímar allá por los lejanos años ochenta del pasado siglo, la idea de poder reunir algún día el ciclo completo correctamente ordenado se posó en mi mente y ya no me abandonó jamás. La peripecia editorial de Drímar fue, supongo que como la de muchos otros ciclos narrativos, más bien accidentada: relatos dispersos por esta revista o aquel fanzine, novelas publicadas en distintas editoriales… No fue hasta la creación de mi propia editorial, Sportula, que ese viejo sueño empezó a tener atisbos de cumplirse. Así nació la idea de publicar toda la saga en cuatro volúmenes en papel. El tercero, que incluye la novela Jormungand, apareció el año pasado y el último, titulado Bifrost, lo hará este año, si nadie lo remedia.

Debería haberme sentido satisfecho con eso pero en realidad no lo estoy. La necesidad de partir el ciclo en varios volúmenes para su publicación en papel hizo que la ordenación de las distintas historias no fuera estrictamente cronológica. Me decanté en ese momento por una ordenación más bien temática. De ese modo, el primer volumen, El carpintero y la lluvia, recogía dos novelas cortas y un relato que guardaban cierta relación entre sí, por más que atendiendo a un criterio estrictamente cronológico no fueran contiguas. Del mismo modo, Bifrost contendrá (además de la novela corta que le da título al volumen y que funciona también como el pegamento narrativo que aporta unidad al libro) varios relatos (una novela, dos novelas cortas y un cuento) relacionados temática y argumentalmente, aunque de nuevo no siguen una estricta ordenación cronológica.

Así que, aunque esta edición del ciclo de Drímar en cuatro volúmenes me parece la mejor posible en papel teniendo en cuenta mis posibilidades, no termina de dejarme del todo satisfecho.

Siempre hay una solución para todo, dicen. Y ésta no es otra que el ebook recientemente publicado por Sportula y cuyo título no puede ser más explícito: Drímar, el ciclo completo.

Ahí, por fin, he podido hacer lo que deseaba. No sólo incluir todas las historias atendiendo a la cronología interna de la serie, sino incoporar una serie de «extras» que me parecían necesarios. Así, como si de un DVD se tratase, he podido incluir «secuencias eliminadas», comentarios personales a todo el ciclo, glosarios, cronologías, mapas. La tecnología digital me ha permitido agrupar eso en un solo volumen, concebido y diseñado para que sea un experiencia la más satisfactoria posible para el lector interesado en acercarse a Drímar.

¿Estoy del todo satisfecho? Casi. Soy, me temo, un fetichista del papel. No tengo nada contra los ebooks, ni como lector ni como escritor ni como editor, pero mi corazón sigue anclado a los libros en papel. Un fetichismo, como digo. Un atavismo, quizá. Seguramente. Sin embargo, no renuncio a la idea de hacer un día la versión en papel de Drímar, el ciclo completo, Un único tomo de más de mil trescientas páginas, quizá una edición superlimitada para aquellos pocos interesados en un «tocho» semejante.

¿Lo haré? Quién sabe. No me sorprendería demasiado. Entretanto, ahí tenéis el ebook de Drímar, el ciclo completo. Leedlo y, eso espero, disfrutadlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.