La portada definitiva

No puedo garantizar al cien por cien la veracidad de lo que voy a contar ahora. En su momento, me lo contaron personas cercanas al asunto y me aseguraron que había pasado así, pero bien pudiera ser simplemente una exageración de algo mucho más prosaico.

En cualquier caso, la cosa tiene su gracia y no me resisto a narrarla.

Estamos a principios de los noventa. Existe una publicación, cuyo nombre no diré, con vocación de ir más allá del mero fanzine y convertirse en una revista profesional: impresa, gran formato (algo mayor que A4, por lo que recuerdo), portada a color, la voluntad de contar con los mejores colaboradores posibles… El experimento no duró mucho, creo que no llegó a la decena de números o, de ser así, la superó por muy poco. Pero sin duda fue una iniciativa interesante y que merecía mejor suerte de la que tuvo.

En cierto momento su editor/director decide que quiere hacer un especial dedicado al cyberpunk. Habla con sus principales colaboradores, les propone la idea y a ellos les parece bien, así que empiezan a trabajar en ese número: a buscar relatos y artículos que vengan a cuento, a contactar con los autores, a preparar el terreno, en suma.

Un día, este editor/director les aparece con una fotografía (creo que era una fotografía, pero bien pudo haber sido un dibujo) de un enorme pan del que salían, como insertados en él, varias resistencias, cables, transistores…

—¿Qué, qué os parece como portada para el especial cyberpunk?

Los colaboradores, perplejos se miran unos a otros. ¿Aquello para la portada? ¿Por qué? ¿Qué demonios es, a cuento de qué viene?

Así que uno de ellos se anima a preguntarle:

—Pero, ¿qué es?

Y el editor/director, muy ufano, convencido de su genialidad, dice:

—¿No está claro? Un ciberpán.

El especial cyberpunk de la revista acabó saliendo. Aunque no con esa portada. Alguien acabó hablando con el editor/director y le metió un poco de sentido común en la sesera.

Sin embargo, a veces pienso que es una lástima. Me habría gustado ver esa portada.

2 comentarios

  1. Pues no estaría mal ver esa portada. En aquel tiempo del que hablas habría sido tomada por una provocación, pero hoy en día sería un puntazo verla. Si no nos reímos de nosotros mismos… malo.

    Un saludo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.