El Jardín de la Memoria

El Jardín de la Memoria
El Jardín de la Memoria

Cuando escribí El adepto de la Reina no tenía la menor intención de iniciar una nueva saga o un ciclo narrativo o una serie. Tenía un par de ideas sobre un cierto cliché con el que me apetecía jugar y un par de géneros distintos que me apetecía mezclar.

Sin embargo, mucho antes de terminar la novela supe que aquello sólo era el principio. Los personajes empezaron a crecer, su pasado a volverse más complicado y mi mente no tardó de llenarse de pequeñas ráfagas de su futuro. A eso hay que añadir que el escenario creado para la novela (un simple decorado, en un principio, un telón de fondo adecuado para la historia que quería contar) enseguida empezó a crecer, a cobrar vida y a llenarse de posibilidades.

Y dos años más tarde aquí estamos, con El Jardín de la Memoria, segunda novela del ciclo, entrando en imprenta. En un par de semanas empezará a distribuirse.  Y, mientras tanto, mi cabeza se va llenando de ideas para futuras historias de la saga: en algunos casos, relatos cortos; en otros, novelas. Yáxtor Brandan, su mundo y su época apenas están dando los primeros pasos. Y los siguientes, preveo, van a ser complicados, difíciles y, seguramente, poco agradables.

Al menos para él y para los otros personajes. Para los lectores, espero que sean lo bastante interesantes para que me sigan en esta nueva peripecia.

Ahí está: El Jardín de la Memoria, con cubierta de Alejandro Terán y 454 páginas en las que Yáxtor Brandan, adepto empírico al servicio de la Reina de Alboné, va a encontrarse con muchas cosas inesperadas.

Que lo disfrutéis.

4 comentarios

  1. Vale, pero es memoria RAM o memoria ROM?

    Y no me digas que eso lo explicarás en el siguiente libro, porque no vale…

  2. Como se suele decir, me alegro de que me hagas esta pregunta.

    En cuanto al tipo de memoria… me temo que no lo recuerdo ahora mismo. Se me ha ido de la memoria. Y no sé muy bien de qué memoria.

  3. Yo tengo memoria de… que disfruté mucho en la última hispacón con conversaciones como esta. Joder, Rudy, qué pena que no vayas a poder ir a la de Valencia de este año, te voy a echar mucho de menos.
    Acuérdate de que tenemos a medias un proyecto de novela steam por ahí flotando…

  4. Me acuerdo, me acuerdo… creo… a veces.

    No, en serio, claro que no lo olvido.

    Y sí, es una lástima no poder ir este año a la HispaCon, pero seguro que nos vemos en la Semana Negra del 2012.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.