No soy ningún experto en economía. Vamos, si ya me cuesta calcular a cuanto tocamos cada uno a pagar los viernes cuando salimos a cenar, ni os cuento…

Pese a todo procuro enterarme un poco del asunto. No es que estar mejor informado vaya a hacer que me jodan menos, pero supongo que prefiero saberlo. Por más que el viejo dicho diga aquello de «la ignorancia es una bendición» siempre preferiré el conocimiento, aunque eso no me haga precisamente más feliz.

En fin, leo lo que puedo, miro a ver qué dicen los expertos en el tema, intento contrastar la información y, poco a poco, me voy formando una opinión. Y, por lo que he visto, parece haber una coincidencia bastante grande entre muchos expertos en economía respecto a que la actual situación está causada, al menos en parte, por los siguientes factores:

  • El rescate bancario se ha llevado una cantidad de pasta pública bestial hasta el extremo de que algunos países han tenido que endeudarse para sacar sus bancos a flote. Entretanto, los bancos siguen con el puño bien apretado y pasan de poner dinero en circulación. Son como una especie de agujero negro: una vez que entra allí el dinero, ya no sale.
  • La política liberal de los últimos veinte años (donde se reduce la carga fiscal de los ricos y las grandes empresas)  hace que aumente la carga fiscal sobre la clase trabajadora (e incluyo ahí, no sólo a trabajadores por cuenta ajena, sino a autónomos y buena parte de las PYMES), con lo cual ésta difícilmente puede ser el motor del consumo, como ha sido hasta ahora.

Con ese panorama uno se pregunta cómo nos van a hacer salir de la crisis medidas como la flexibilización del mercado laboral o la disminución de la inversión pública.

Repito, no soy ningún experto, pero si me pongo a pensar en ello: ¿de qué me sirve, como empresario, que me crees el mercado laboral más flexible del mundo si luego, nadie tiene dinero para comprar lo que produzco? ¿No sería más lógico hacer precisamente lo contrario, crear una estabilidad laboral que permitiera que los trabajadores consumieran?

Y, en un momento, en que la iniciativa privada no puede tirar del país… ¿no sería lógico pensar que tendría que ser el estado el que actuase como motor del asunto?

Y, si ese estado no tiene dinero para cumplir con su función, ¿no debería tal vez empezar a apretar los tornillos a quien mejor puede pagar porque es quien tiene más dinero?

No estoy diciendo nada nuevo. Es, básicamente, la política que estableció Roosevelt durante la Gran Depresión (el llamado New Deal) y que fue lo que sacó a su país de la crisis: estabilidad laboral, fuerte inversión pública en empleo y aumento de los impuestos a las clases más ricas.

Ninguno de los gobiernos del primer mundo, sin embargo, parece estar por la labor de aplicar estas medidas. ¿Es, entonces, que en mi ignorancia económica algo se me está escapando, algo evidente que debería ver?

Si es así, me gustaría que alguien me lo explicara, porque no lo pillo. De verdad, en serio. O hay algo que me escapa y no comprendo la situación, o estamos gobernados por gente que, literalmente, nos está llevando toda velocidad a lo que puede ser el mayor desastre de nuestra civilización desde la caída del Imperio Romano.

Y, llamadme ingenuo si queréis, pero me cuesta trabajo que pensar que las cosas sean así. Por tanto, tiene que haber algo que no pillo, en serio, de verdad, tiene que haberlo.

Que alguien me lo explique.

6 thoughts on “Confieso que no lo pillo

  1. Después del fracaso de todo tipo de intervencionismo, los inversores han perdido toda confianza en que nuestros políticos vayan a tomar alguna medida acertada que no se base en el más pauperizador de los populismos cortoplacistas. Para muchos, no obstante, el dirigismo estatista con el que nos han estado aplastando estos tres últimos años se ha quedado corto. Es lo que tienen los fanatismos y las fes ciegas: si el cien milmillonario plan de estímulo de Obama no ha funcionado, es porque no se duplicó su cuantía (Krugman dixit); si las billonarias monetizaciones de deuda de Bernanke no han surtido efectos, es porque no continúa indefinidamente con ellas (Scott Hay que mirar más a los estados , y menos a los mercados, para entender lo que pasa. Justamente la política de New Deal no soludionó nada sino que alargó la agonía.

  2. Ningún analista político actual cree que esta crisis tenga una salida. Básicamente, porque no la tiene.

    Se limitan a trabajar tratando de congelar las cosas, ganar tiempo, sostenerlo todo con pinzas, tal vez agotar la legislatura, si hay suerte.

    La solución a lo que acontece, a nivel político, consiste en mantener a toda costa la paz social e ir dejando que la gente acepte la nueva realidad y el lugar que ocupará cada cual en ella. Nos han abandonado. Tienen los helicópteros al ralentí y la pasta en un paraíso fiscal tropical.

    No sólo es que sean unos hijos de puta, es que nuestro estilo de vida llega a su fin y a ellos les ha tocado torear con el colapso. Si les tratas en privado y con confianza, descubrirás que no se sienten culpables, sino impotentes.

  3. No sé si la clase politica la forman hijos de puta, pero lo que si sé es que son nuestros hijos de puta: nosotros los pusimos y mantuvimos en el poder. Nos dejamos sobornar y tenemos lo que nos ganamos a pulso.

    Y la historia no ha concluido. El 15M e Indignados no dejan ser lo mismo, pero con otro disfraz.

    Alguien recuerda cual fue la razon de votar a Felipe en 3 legislaturas? A Aznar en otras dos y a ZP en estas dos? Y no me refiero al voto personal vuestro, sino al voto general del electorado.

    La pregunta no es “para que los votamos”, sino “por qué los votamos”. Fue porque no queriamos al otro candidato. En general se vota contra alguien. Aznar no ganó las elecciones: fue Felipe el derrotado. Zapatero no ganó las elecciones: fue Aznar (Rajoy) el derrotado. Generalmente los vencedores suelen estar mas satisfechos con la derrota del partido al que no votan que con la victoria del “suyo”.

    Votamos realmente con inteligencia?

  4. Aunque lo que comentas es interesante, CSR, creo que ya estamos más allá de eso.

    Estamos en un momento en que empieza a dar lo mismo a quien votes, básicamente porque la política que nos va a afectar a nosotros en nuestro día a día (la política económica, laboral y fiscal) no la van a dictar ellos.

  5. Pero de eso se trata: el voto de los ciudadanos es el que ha creado esta situacion en la que da igual a quien votes. No podemos echar la culpa al sistema del bipartidismo, porque nosotros somos las baterias electricas que podemos hacer que el sistema se mueva en una direccion o en otra (o en ninguna). Si los politicos que tenemos no van a dictar la politica que va a afectar a nuestras vidas es porque los hemos elegido mal.

    Ahora solamente falta que dentro de un par de legislaturas, cuando la gente ya haya visto que lo de los Indignados no era mas de lo mismo y que los partidos mayoritarios y minoritarios sigan vendiendo a sus madres por un voto, llegue un salvapatrias estilo Chavez al que se le vote masivamente. Al tiempo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.