Sondela: el día y la noche

Gustarle a todo el mundo no sólo es imposible. Resulta absurdo. Evidentemente, a algunas personas les gustará lo que haces, a otras no y a unas cuantas les será indiferente; unos pocos te amarán y otros te odiarán. Así son las cosas.

Así que encontrarme con una reseña negativa de algo que he escrito (aunque duele: el ego es el ego y a todos nos gusta que hablen bien de nosotros) no resulta ni una sorpresa ni algo especialmente traumático.

No obstante, a veces se producen extrañas confluencias que acaban dándole a todo el asunto un cierto aspecto gracioso, pintoresco.

¿A qué viene esto?

Bueno, hace poco, Santiago Gª  Solans escribía una entusiasta reseña de Sondela para Lothlorien. Y hoy mismo otro Santiago, Eximeno, escribe una reseña bastante decepcionada de la misma novela en Prospectiva.

Nada que objetar ni a una ni a otra (aunque, obviamente, me complace más la reseña positiva que la negativa) pero ha resultado simpático que, en tan corto periodo de tiempo, dos Santiagos opinen de forma tan diametralmente opuesta sobre la misma novela.

Os dejo los enlaces para juzguéis vosotros mismos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.