Pues sí, hoy veinticuatro de marzo, se cumple un nuevo aniversario de Escrito en el agua. El sexto, si he calculado bien.

Os preguntaréis cómo, dada mi natural habilidad para estas cosas (echadle un vistazo, si no, a los posts: Cinco años. Y se me ha vuelto a pasar o Con un poco de retraso), he conseguido acordarme a tiempo del aniversario de este blog.

Bueno, el secreto tiene mucho que ver con… bah, venga, sí, lo confieso: ha sido pura potra. He hecho un Homer.

Y que sigan.

Deja un comentario