Y se armó la de Troya

Estoy leyendo un listado de «Películas basadas en hechos reales que son un engaño» y me encuentro con la siguiente perla:

Troya. Producción plagada de un reparto multiestelar encabezado por Brad Pitt, Eric Bana y Orlando Bloom. Cuando se estrenó esta cinta se tenían muchas expectativas, pues siempre ver algo de la mitología griega es de llamar la atención, pero para muchos fue una gran decepción pues no está muy apegada a la historia y cuenta con muchas imprecisiones.

El inicio es inexacto; es cierto que la guerra se inició porque Paris raptó a Helena, quien es la mujer más bella del planeta, pero esto se da después de que las diosas sobornaron a Paris: Atenea le ofreció sabiduría, destreza en la batalla y las habilidades de los grandes guerreros; Hera le prometió poder político y el control de toda Asia, y Afrodita le ofreció el amor de la mujer más bella del mundo. Paris concedió la manzana a Afrodita, y regresó a Troya.

En la cinta el papel de Homero es desaparecido por completo. Eso sin contar las imprecisiones que hay con los demás héroes.

Veamos. La película «no está muy apegada a la historia», «el inicio es inexacto», «las imprecisiones que hay con los demás héroes», «el papel de Homero ha desaparecido por completo».

Mientras leía este cúmulo de estupideces apenas me lo podía creer.

¿A qué historia no está apegada la película? Lo único que sabemos históricamente de la guerra de Troya es que la ciudad fue atacada y arrasada (no una, sino varias veces, en realidad). El resto son especulaciones y leyendas. Así pues, Troya no puede estar más apegada a la historia que conocemos: hubo una guerra. Fin.

¿Qué papel pretendía el autor del artículo que tuviera Homero —aparte de haberla narrado— en una historia que sucede bastante antes de que él mismo naciera?

Ah, lo que me están diciendo, entonces, es que la película se pasa la Ilíada homérica por el forro. ¿Es eso, tal vez? Vale, ¿y qué?

Por una parte, ¿desde cuándo la obra de Homero tiene nada que ver con la historia? ¿Desde cuándo es una crónica veraz y exacta de un hecho real? Ni siquiera me molestaré en mencionar la intervención de los dioses en las batallas ayudando a sus favoritos. Mencionemos, en lugar de eso, que Homero no tenía ni pajolera idea de cómo usaban los antiguos aqueos los carros en la guerra y que su descripción de esas tácticas es totalmente inexacta (además de, seguramente, poco práctica).

Añadamos que no tenemos ninguna constancia histórica de que los personajes homéricos hayan existido realmente. Si afirmamos que Agamenón, Menelao o Aquiles son figuras históricas, lo mismo podemos decir de Aragorn, Frodo o Gandalf.

Resumiendo, ¿qué narices pinta Troya en una lista de películas  «basadas en hechos reales»? ¿Qué sentido tiene acusarla de no ser fiel a la historia si no tenemos ni la menor idea de lo que pasó allí ni de quién estuvo involucrado (bueno, sí, griegos y troyanos, y en eso la película es exacta).

Podemos discutir si el filme de Wolfgang Petersen es bueno o malo, pero acusarlo de no ser fiel a los hechos históricos es una estupidez supina. Es tan fiel (o tan infiel) a la historia como en su día lo fue Homero.

¿Están, entonces, acusándolo de no ser fiel a la tradición homérica? Bueno, el mismo Homero tomó una tradición anterior, la reelaboró a su gusto, le añadió lo que quiso, eliminó lo que le no le venía bien y modificó lo que le dio la gana. Entre otras, cosas, seguro que para complacer a sus anfitriones metió a varios antepasados suyos en el asunto que narraba (algo muy habitual, al fin y al cabo; según qué versión elijamos del asunto del Vellocino de Oro, y a qué rey griego se quisiera halagar, los argonautas son unos u otros, por ejemplo.)

¿Por qué no va a hacer un narrador posterior lo mismo? Es, al fin y al cabo, lo que se lleva haciendo con el ciclo artúrico (por poner un ejemplo) desde hace unos cuantos cientos de años: Chretien de Troyes modifica la historia a su gusto, otro tanto hacen los autores de la Vulgata Artúrica y Mallory remata la faena metiendo en la leyenda lo que le parece conveniente. Por no mencionar autores posteriores como Tennyson o G. H. White.

De hecho, Troya ni siquiera pretende ser una adaptación de la Ilíada: en ninguna parte de los créditos de la película leemos algo así: ni es una adaptación (y eso que hay adaptaciones de originales literarios mucho más infieles y nadie se lleva las manos a la cabeza) ni una versión «libre» del original. Está (y así se reconoce explícitamente en los créditos cinematográficos) inspirada en la obra de Homero.

Inspirada. Es decir, usa la narrativa homérica como punto de partida y la cambia como considera conveniente para adaptar la peripecia a sus propósitos. Lo mismo que hacen muchos escritores… lo mismo que hizo el propio Homero en su día.

Pero, ni es una película histórica (ni lo pretende) ni es inexacta con la historia (más que nada porque no conocemos esa historia, sólo leyendas acerca de lo que pasó). Así que, por favor, la próxima vez que alguien compile una lista de películas «basadas en hechos reales» que traicionan esos hechos… bueno, o que excluya Troya de la lista o, ya puestos, que incluya El señor de los anillos de Peter Jackson. Tiene tantos motivos para hacer una cosa como la otra.

POSTDATA:

Iba a terminar ahí, pero no puedo por menos de comentar que, a mí, Troya no me parece una mala película.

Se toma lo mejor de la peripecia homérica y se construye con ella una historia bastante sólida y bien llevada. Los personajes están bien delineados (la ambición de Agamenón, la labia de Ulises, la cobardía de Paris, la nobleza de Héctor…) e incluso cuando se prescinde de alguno de los personajes del drama, su papel acaba encontrando acomodo (y un acomodo bien creado, añado) en otros, como es el caso de Briseis, que acaba tomando para sí también el papel de Casandra.

Hay varios momentos emotivos en la película muy bien resueltos, especialmente aquél en el que un patético y cansado Príamo va a ver a Aquiles para pedirle el cadáver de Héctor. De hecho, la película funciona excepcionalmente bien cuando se circunscribe a la historia de Aquiles.

Y me encanta, sobre todo, la forma en que está representada la intervención de los dioses. Sólo tenemos un atisbo de ello, justo antes de que Aquiles se vaya a la guerra, cuando habla con su madre. Es una escena resuelta con gran inteligencia y sutileza y que deja a la voluntad del espectador decidir qué vemos ahí: una diosa marina o una mujer madura que colecciona conchas.

Lo dicho, Troya me parece una buena película. Bastante mejor, por cierto, que otras de la misma época y de género más o menos similar, como el sobrevalorado Gladiator de Ridley Scott o el infecto Alejandro Magno de Oliver Stone.

8 comentarios

  1. ¿”Troya”, basada en hechos reales? Guau. Supongo que, por esa regla de tres, también hablarán de “Los diez mandamientos”…

    Más que las infidelidades a los hechos históricos, a mí me cabrearon las infidelidades a la historia de Homero. Agamenón gana la guerra de Troya, y en la película se lo cargan. Por un momento me temí que Aquiles saliera vivo y casándose con Helena, o alguna burrada así.

    Sin embargo, mi cabreo friqui fue geográfico: Troya está orientada hacia el oeste, puesto que está en la costa del mar Egeo, ergo amanece tierra adentro. Sin embargo, en la película amanece hacia el mar. Me pasé toda la película mascullando: “No puede amanecer por ahí, es por el otro lado”. En fin.

    De todos modos, la película es entretenida, eso es innegable. Y, como dices, es bastante mejor que “Gladiator” y, sobre todo, “Alejandro Magno”.

  2. Lo del cabreo geográfico, lo entiendo.

    Pero lo de la infidelidad a Homero… eso me parece irrelevante. Es como si acusaras a Mallory de ser infiel a Chretien de Troyes, por seguir con el símil artúrico. ¿Por qué habría de serle fiel, al fin y al cabo?

  3. A mi, en realidad, hasta lo de la geografía me da igual llegado el caso. No he visto Troya, pero imagino que es más evocador un amanecer en el mar que tierra adentro. Así que quizá era una manera de conseguir con imagen el efecto lírico de las palabras de Homero. “La aurora de rosados dedos” y esas cosas. Así que, si cumple un propósito dramático, bienvenida sea la imprecisión geográfica. Que se lo digan al Perú de Indy 4…

    Y en realidad, incluso me dan igual las imprecisiones históricas en películas históricas de verdad. Siempre que sea con un sentido dramático, repito.

    Prefiero eso a lo del infumable “Robin Hood” de Scott, que pretendiendo acercarse a los hechos históricos, se aleja de todo lo que es interesante en el mito.

  4. Con la misma, ya era hora de que alguien dijera que Gladiator está sobrevalorada.
    Y puestos a que juzguen veracidad, también podían haberla tomado con Braveheart (para mí, ultra sobrevalorada).
    Pero es que estos ejercicios de crítica facilona e infundada suelen ser así en general.

  5. Lo que me hace gracia es cuando atacan a 300 (que no es una película especialmente buena, pero eso va aparte) por ser inexacta con la historia. Cuando quizá lo más interesante de 300 es que no es una historia, es una mitificación de la misma que un soldado cuenta en medio de una arenga, demonizando a los enemigos y engrandeciendo hasta el extremo a los espartanos. La infidelidad a la historia es parte intrínseca de lo que quiere ser la película.

  6. Cualquier film que haga referencia a personaje o hecho acontecido podría entrar en una lista de películas históricas, si esa es su única y rigurosa condición. Hasta las biografías ponen CiFi a los personajes, por lo tanto el criterio de basado en… es mas ancho que largo.
    En cuanto a los referentes históricos, la contrastación y fidelidad de los hechos abre otro debate. Como anécdota: en el trivial la Biblia es un libro de historia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.