Se hace saber…

Tal día como hoy (hoy, de hecho) he decidido que a los imbéciles los puede ir aguantando su familia, que para eso están. O no haberlos dejado nacer. Pero yo paso.

A tal fin, los comentarios de este blog están bajo moderación.

Y a quien le escueza, ya sabe donde puede empezar a arrascarse.

4 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.