¿Piratas?

Uno de los comentarios más lúcidos que he leído sobre esa manía que algunos (no sé si merecen ese calificativo) artistas tienen de llamar continuamente delicuentes a su público. Y una advertencia que la industria debería tomar muy en consideración, si no fuese porque la industria es, por definición, reaccionaria, opuesta al cambio y, antes que adaptarse a él (y aprovechar, de paso para ser el primero en adaptarse y ganar más dinero que sus vecinos) preferirá siempre presionar al gobierno de turno para que intente legislar oponiéndose al cambio.

Pero vamos allá con el comentario:

Por cierto, con respecto a lo del cine de verano, de pequeño yo me llevaba las golosinas de casa, hasta que un día me prohibieron entrar con comida, que lo que quisiese llevar lo tenía que comprar dentro del cine, me dijeron educadamente. Desde ese día no volví a entrar al cine de verano. ¿Dejé de ver películas? No. Busqué un lugar fuera que me permitiese verlas, sin tantas comodidades, pero donde me podía comer mis golosinas. Como yo, otros niños lo hicieron. ¿Eramos ladrones? Yo tenía claro que no. ¿Qué pasó? Que el encargado al ver el panorama, preguntó por qué esos niños se quedaban fuera e intentaban ver a su manera la película sin pasar por taquilla. Le explicaron lo que sucedía, y en vez de levantar una muralla para que renunciásemos a nuestras golosinas y pagásemos por ver la película y por las golosinas, directamente quitó la norma y dejó a los niños que entrasen con sus golosinas. A partir de ese día, los padres también acompañaron a los niños, y el cine de verano, pudo llegar a ofrecer una mejor programación.

Antonio Toca en Blog de cine.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.