En marcha

El adepto de la Reina

Bueno, la cosa ya no tiene vuelta atrás. O, para ser exactos, ya no la tenía desde hace unas semanas.

Pero ahora ya es algo físico, palpable. El adepto de la Reina editado bajo Sportula usando el servicio de edición de Amazon (BookSurge) ya es una realidad física: lo tengo en mis manos, lo palpo, lo abro, le doy vueltas, paso las páginas y busco con atención las -inevitables- erratas que se me hayan pasado a lo largo de todo el proceso de edición.

También es una realidad digital. El libro ya está a la venta en Amazon y podéis solicitarlo en Cyberdark. Y, si todo va bien, a lo largo de la semana que viene empezará a estar en las librerías españolas, tanto las online como las… ¿offline?

Ha sido un proceso curioso, con su aquel de estresante  y paranoico (cuando había revisado la maqueta veinte veces y lo hacía una vigesimo primera para asegurarte de que todo estaba en orden y seguía encontrando fallos no podía quitarme de encima la idea de que algún demiurgo cabrón me cambiaba el texto cuando yo no miraba). Ha llevado más trabajo posiblemente del que había pensado en un principio, pero ha sido un trabajo que ha merecido la pena.

La carrera comercial del libro será buena o mala, eso ya lo veremos, pero el libro en sí ha quedado como quería. He controlado todas y cada una de las fases del proceso de edición: la maqueta es la que yo elegí, la tipografía también, la ilustración de portada ha sido realizada por la persona que yo quería, el diseño de la cubierta fue aprobado por mí y, en general, todos los aspectos físicos del libro son -más allá de los obstáculos que pudo poner la realidad en algún momento- tal como quería. Así que, para bien o para mal, soy por primera vez en mi vida el responsable último de todo el libro. No sólo de su contenido sino también de su continente.

Os pediría indulgencia, pero sería una petición absurda porque en realidad no tenéis por qué otorgármela. Al fin y al cabo vais a pagar por el libro -los que lo hagáis- y tenéis derecho a unos mínimos de calidad. Y a restregarme por la cara el no haberlos cumplido, si así os place.

¿He hecho ya todo lo que tenía que hacer? Ni mucho menos. Si de normal me involucro lo que puedo en la promoción de mis libros, de cajón resulta que en éste voy a tener que involucrarme hasta las cejas y más allá, por parafrasear a Buzz Lightyear. ¿Cómo? Improvisando sobre la marcha, cometiendo errores y aprendiendo en el proceso, como he hecho siempre.

De momento, como decía, el libro está en Amazon, esperando que alguien pose sus ojos sobre él. Así como lo estoy yo, por supuesto, con mi nueva y flamante página de autor que, por mor de la internacionalidad, he decidido hacer bilingüe. Espero que los anglófonos me perdonen mi inglés. (Seremos los castellanoparlantes los que no te perdonaremos tu español, oigo a una voz familiar retrucando con un chiste tan fácil como inevitable).

En cualquier caso, todo está en marcha.

Y, por terminar con una nota clásica, sólo puedo decir una cosa:

Vale.

12 comentarios

  1. De momento lo voy a poner en la lista de sugerencias de compra de la Biblioteca Pública de Cádiz (siempre me han hecho caso hasta ahora). Así, además de llegar a más gente, te proporcionará una pequeña promoción como siempre se hace con las novedades que entran.

    Mucha suerte.

  2. Gracias.

    De hecho, lo que comentas me viene al pelo, porque uno de los sitios a los que me interesa llegar es, precisamente, a las bibliotecas.

    Tengo recopilada información de unas cuentas para contactar con ellas, y cuantas más, pues mejor, como puedes suponer.

  3. Bueno, bueno, ya está con nosotros.

    A ver si hago lo que decía el amigo de arriba, pedirla a mi biblioteca. POr supuesto me compraré una, lo que no sé si esperar a ver si llega a Málaga o correr con los gastos de envío, y es que a veces las empresas se pasan tres pueblos.

    A lo mejor no sería mala idea, Rudy, subir aquí o a Sportula alguna fotografía del interior del libro.

    Un saludito. Alejandro Castroguer.

  4. Lo del foto del interior del libro, tanto aquí como en Sportula, es bien fácil: en la barra lateral, justo encima de la portada podéis ver un botón que dice “leer avance”.

    Eso permite descargarse las cincuenta primeras páginas de la novela en PDF.

  5. Aunque ya lo había visto, Rudy, gracias por recordar lo del enlace PDF.

    Por cierto ¿cuánto tiempo te ha llevado escribir esta obra?
    Por favor, haz un poco de historia de su escritura.

    Gracias. Saludos de Alejandro Castroguer.

  6. Felicidades tio!
    ha debido ser un curro mayúsculo, has aumentado mi admiración por ti :P
    sabes si el libro y tu coincidiréis físicamente en la hispacon?

  7. Alejandro: Escribir el primer borrador (que viene a ser, más o menos, un 90% de lo que es la novela definitiva) me llevó unos ocho meses. Luego, el tiempo de corrección, revisión y demás es más difícil de cuantificar.

    Truman: Es algo que aún está en el aire, aunque intentaré que sea posible. Y retrucando la pregunta: ¿tú y yo -y Rip- coincidiremos físicamente en la Hispacon?

  8. Yo suelo sacar siempre un ejemplar de mis libros en lulu para hacer la última corrección con el aspecto que más o menos tendrá una vez impreso, y sé lo frustrante que es ponerse a corregir una y otra vez, y a la vigésimo quinta seguir cambiando comas y corrigiendo erratas.

    Lo bueno es que ahora que ya tienes la maqueta hecha, los siguientes libros serán más fáciles de editar, ¿no? A fin de cuenta, tipografías, tamaño de las cajas de texto, cosas así, ya estarían definidas.

    ¡Suerte con esta aventura!

  9. No sólo eso, sino que aprendes el orden adecuado de hacer las cosas (¿qué controlar primero, las viudas y los huérfanos o la división de palabras, por ejemplo?) a medida que lo vas haciendo en el orden inadecuado y te das cuenta de cuál es el que no te obliga a hacer el mismo trabajo más de una vez. O sea, pagas la novatada, con la ventaja de que, precisamente por haberla pagado, ciertas cosas ya no se te olvidan.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.