Cuanto más leo el excelente El retorno de los charlatanes, más acertada encuentro una frase de Asimov que siempre ha estado entre mis favoritas:

Cuando se ha eliminado lo imposible y lo que queda es sobrenatural, es que alguien miente.

Y, desde luego, cuanto más voy sabiendo de cómo se mueven y se menean las cosas entre los “vendedores” de ocultismos, curas alternativas, magias new age, meditaciones trascendentales, civilizaciones perdidas, tratamientos revolucionarios, capacidades paranormales y manifestaciones del más allá más me convenzo de que las leyes anti estafa deberían, en muchos casos, recoger todas esas cosas.

Deja un comentario