Mi primer plugin de WordPress

Es posible que en los últimos días hayáis notado un funcionamiento un tanto errático en Escrito en el agua. A veces, la línea al final de cada entrada con el aviso de copyright se veía a la izquierda, otras no se visualizaba el año, otras la página daba un error al cargarla, o visualizaba parte del texto duplicado… en fin, pequeños detalles aquí y allá.

Y, en palabras del gran Pepe Isbert, por todo esto se os debe una explicación, y esa explicación que os debo os la voy a dar:

Desde hace ya unos años, todos las entradas de Escrito en el agua terminan con una línea en la que se hace mención del copyright, se indica el año y se ve el autor de la entrada. O sea, yo.

Al principio eso era algo que hacía totalmente a mano. Sí, así como suena. Terminaba de escribir el post y luego escribía (bueno, generalmente copipegada de otro) lo de copyright año talycual Rodolfo Martínez.

Luego, descubrí cómo hacer eso en php, así que entraba en el template que estaba usando en ese momento, cargaba la plantilla para los post y añadía una línea que generaba eso automáticamente.

Cojonudo. Menos trabajo. Pero aún no el suficiente poco trabajo.

Porque cada vez que cambiaba el template estaba obligado a volver a meter esa misma puñetera línea en dos o tres de las plantillas en php. Nada, cinco minutos. Pero cinco minutos que me tocaba las narices gastar, la verdad.

Ya lo dijo Heinlein: el progreso se debe a tipos perezosos buscando un modo más fácil de hacer las cosas.

Así que finalmente me decidí a hacer un plugin que directamente insertara ese trozo de código al final de cada post. Con esto, lo único que tengo que hacer es cargar el plugin y activarlo. Y ya está. Si mañana cambio el template, no tengo que hacer nada. Menos trabajo.

De hecho, y ya puestos, decidí que el plugin (al que llamé, en un alarde de profunda originalidad, Post Credits) fuera totalmente configurable (customizable como dicen por ahí) y que si uno quería que el textito saliera a la izquierda, a la derecha o al centro pudiera cambiarlo, o alterar el tamaño, el tipo y el color de letra, o especificar que no se estaba haciendo reserva del copyright sino que se trataba de una licencia Creative Commons… todas esas cosas. Así que diseñé un pequeño formulario que permitía cambiar todo eso (e incluso añadir una línea de texto adicional para que uno pusiera lo que quisiese) y a la que se podía llegar desde el panel de administración del blog, sin que el usuario tuviera que meter mano en el código para nada.

Hecho. No habréis visto ningún cambio en la web (más allá de aquellos -espero que fugaces- ocasionados por mis muñonadas como programador, que fueron unas cuantas, pero eso es otra historia)  porque el plugin genera ahora de forma automática lo mismo que antes generaba yo de forma… digamos que semi automática.

Si a alguien le interesa,  podéis descargároslo de aquí, o directamente del repositorio de WordPress. No tenéis más que subirlo a la carpeta de plugins de vuestro blog y activarlo (o, si ya tenéis WordPress 2.7.1, buscarlo e instalarlo directamente). A partir de ahí, listo. Eso sí, funciona con la versión actual de WordPress, la 2.7.1, pero desconozco si es compatible con versiones anteriores.

Ahora estoy intentando que pueda ser configurable (al menos la línea extra de texto) para cada post individual, de modo que se pueda personalizar al máximo. Ya veremos.

Un comentario

  1. Como decía aquel, el mundo no lo heredarán las cucarachas, lo heredaremos los vagos que somos capaces de hacer cualquier cosa para no hacer nada… :)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.