Star Trek. Por fin

Han tenido que pasar treinta años para ver de nuevo una película de Star Trek que pudiera calificarse con todo merecimiento de “serie A”. Sólo la dirigida en 1979 por Robert Wise podía ser catalogada como tal, mientras que todas sus distintas secuelas no fueron otra cosa que un puñado de películas de serie B que iban desde lo apañado y convincente a lo olvidable (pasando, en algún momento, por lo patético).

Este Star Trek dirigido por JJ Abrams no sólo tiene una escala y ambición mucho mayores que cualquiera de sus predecesoras, sino que sus resultados justifican ese cambio de escala y esa ambición por entrar, por fin, en la primera división. El ritmo de la película es impecable, los efectos especiales están en todo momento a la altura que deben estar, el casting es irreprochable, el guión es sólido y está bien construido, los personajes se definen con eficacia con dos pinceladas rápidas y contundentes y todo en la película se confabula, en suma, para darnos un estupendo espectáculo de ciencia ficción y hacernos pasar dos horas pegados a la butaca y pendientes en todo momento de lo que pasa en la pantalla.

Star Trek (sabio atrevimiento el titularla simplemente así, por todo lo que tiene de nuevo comienzo de la franquicia, de borrón y cuenta nueva y puesta al día) es un space opera visual de los mejores que he visto en años. Y, sobre todo, es una película que funciona perfectamente para el público general sin dejar de contentar a los aficionados de la saga. Los guiños a estos están ahí, son continuos y constantes, pero la película no gira alrededor de ellos y el no pillarlos no te deja con la sensación de que hay información que se te escapa.

En cuanto al plantel de actores elegidos para dar vida de nuevo a Kirk, Spock, McCoy, Uhura, Chekov, Sulu y Scotty es como, he dicho, irreprochable. Todos parecen cómodos en sus personajes, les pillan el punto enseguida y ofrecen unas interpretaciones creíbles desde el primer momento. Y, sobre todo y hasta extremos asomborosos,  Zachary Quinto. Y es que es, sin la menor duda, Spock, por completo y sin ninguna duda. Tanto que en los breves minutos en que comparte pantalla con Leonard Nimoy tenemos la sensación de que, efectivamente, son dos versiones de la misma persona separados por ciento treinta años de vida.

En resumen, una estupenda película de ciencia ficción. Y, sin duda, la mejor película de Star Trek. Con diferencia.

14 comentarios

  1. Gran película, con la que he disfrutado un montón. Ahora bien, como relanzadora de la franquicia ya no me gusta tanto. Creo que Abrams se ha colado en su borrón y cuenta nueva, el universo de Star Trek tiene sus reglas, y aunque Kirk siempre fue un capitán al que yo dudaría en dejarle mi coche, tuvo un pasado en el que se forjó antes de llegar a ser capitán del Enterprise, y con el resto de la tripulación pasa lo mismo. Eran gente brillante que se ganó con su trabajo estar en el puente de la nave insignia. En esta película los une una casualidad gigantesca, que lleva a Chekhov a su puesto CON 17 AÑOS, y a Kirk con 20 después de saltarse las normas contínuamente en lugar de con 30 tras una carrera brillante que le llevaron a ascender rápidamente.

  2. Aunque comparto más o menos lo que dice Enhiro, no me resulta molesto: más bien me quedo con la impresión de que, por un cúmulo de improbables casualidades, el puente del Enterprise acaba lleno de un montón de niños-prodigio problemáticos que se las apañan para salvar el mundo que conocen y estar donde deben en el momento preciso. Pensado friamente, resulta poco verosímil, pero en el fluir narrativo de la película queda creíble. Al menos para mí.

    Tal como lo veo, se ha adaptado la franquicia a los nuevos tiempos. Y creo que se ha hecho bien.

    Ah, por cierto, Rafa, leyendo los comentarios en tu blog, el universo Trek de esta nueva película, más que Tierra-2, yo lo vería como Tierra-1: el universo principal donde están las versiones actuales. Sería el universo original al que habría que llamar Tierra-2, si somos coherentes con la vieja terminología de DC.

  3. A ver, estoy de acuerdo con enhiro con respecto a la experiencia de la tripulacion y el margen de tiempo que le han dado en la pelicula, pero tengo que reconocer que el resto ha sido impecable.
    Me he reido, las escenas de accion me han enganchado, he podido seguir la historia sin problemas, y el encuentro de los dos Spoks ha sido MEMORABLE.
    Y mi enhorabuena a Zachary Quinto, porque ha sabido zafarse del encasillamiento de Sylar (que por cierto, me encata) y calzarse los zapatos de Leonard, no faciles de llevar.

  4. Rafa, no digo que no sea probablemente más brillante que todo lo que hace el Kirk original, pero creo que hay muchos premios gordos que no implican darle el mando de la nave insignia con una tripulación inexperta. Se me ocurren otras posibilidades, como hacer lo mismo con una nave secundaria, o mandar a estos cadetes a puestos por encima del nivel teórico inicial en distintas naves de la flota.

    De todas formas entiendo que, si Abrams quiere hacer una saga de películas con estos personajes, o una serie de televisión seguramente no había otra que hacer algo así.

  5. Ayer ví STAR TREK con un amigo. Somos de 35 años. Fans de Star Wars desde siempre. Seguidores de JJ Abrams gracias a LOST.
    Fueron 2 horas de cine puro. Del cine que hacia Spielberg o Cameron cuando estaban inspirados, que tanto extrañabamos. Aventura, ciencia ficción, humor, ¿qué más puedo pedir? Un guión que equilibra perfectamente la nostalgia para los seguidores y le insufla vida a la saga. Ojala (pensabamos al salir) hubiera sido ABRAMS el director del relanzamiento de STAR WARS.
    Así STAR TREK es brillante.

  6. Bueno, visto lo visto, creo que no hay mucho que decir… Así que haré un par de apuntes.

    Para empezar, la idea de empezar de cero, usando la idea de universos alternativos, es brillante considerando que es puro Star Trek. Y creo firmemente que es una idea de los directivos y creativos de la CBS, no de Abrams, a quien seguramente contrataron con la misma ya consolidada. Me parece perfecto; incluso el hecho de destruir Vulcano como hecho diferenciador (que a lo mejor esta si es de Abrams y sus guionistas) me parece brillante, aunque como “Trekkie Definitivo y Reciclado” (es un título que me acabo de inventar) me parezca odiosa. De hecho, tengo la tentación de llamar, como muy bien dice Rudy, a este universo Tierra-1 y 2 al viejo, pero lo de Vulcano, así como que la clásica es mucha clásica, aún me disuaden de ello…

    En cuanto a volver a las raices, la elección es lógica: en realidad, la magia de Star Trek tenía mucho que ver con la tripulación clásica, y ese efecto se perdió totalmente ya con la Nueva Generación (la de los niños prodigio, ¿recuerdas, Rudy?), y creo que es uno de los problemas que posteriormente no se supo arreglar en las nuevas encarnaciones, más que nada, porque no se podía. La CBS ha entendido eso, ha tomado una resolución valiente, y ha ganado. Lógico.

    El trabajo de Abrams para adaptar, o “narrar de nuevo”, la clásica es también brillante. Creo que hay un par de cosas impuestas que contradicen totalmente la concepción del universo Trek, como la referencia a Nokia, pero nada más. Eso si, los Trekkies que se han quejado de que no hay una “moral play”, la marca de la casa Star Trek, tienen razón. Pero da igual; esta es una película de presentación, un STar Trek: Origins, y no hay tiempo para nada más que situarnos. Eso si, para ello Abrams y sus guionistas han cocinado una película de Star Trek… con Star Trek. Toda la serie clásica esta ahí. TODA. Cada mítico momento recurrente, aparece por un lado u otro. Hasta el típico en que Kirk trata de cabrear a Spock para que le salgan sus emociones porque lo requiere la trama del episodio. Todo(menos quizás, el “He’s dead, Jim). Los que conozcan bien la serie clásica lo habrán notado.

    Lo que me lleva a pensar que, todos aquellos que siempre han despreciado Star Trek (seguramente sin haberla visto), y pensaban que esta podía estar bien por que a lo mejor era Star Wars… Habran disfrutado con una película que en realidad no tiene nada de Star Wars, y es 100% Star Trek. Y de la clásica, la buena. Es mas, ahora levantando mi anular afirmo: reinventar Star Wars con toda la gandalla de los clones, no ha molado tanto, ¿verdad? :)

    Lógico.

    LA peli es brillante, porque debe ser la primera desde The Motion Picture que bebe del original. Un original que, con sus más y sus menos, con episodios entre lo magistral a lo abismal, era un material brillante. Tanto, que hoy seguimos creando con el con la misma frescura.

    The future begins. Indeed.

  7. Hombre, falta otro momento de la clásica: Kirk no se destroza la camiseta peleando con el villano.

    Ah, y entre los rezongos de Bones falta aquel de “esparcir tus moléculas por el espacio no puede ser una forma segura de viajar” o algo así.

  8. Reflexión un tanto obvia e intrascendente:

    A Star Trek le ha pasado como le pasó en su día a Daredevil o a Thor, por poner dos ejemplos muy evidentes en el cómic. Bajan las ventas de la colección, el público pierde el interés por ella y la editorial deja que venga un tipo nuevo y haga lo que quiera. Si tiene éxito, cojonudo. Y si no, como iban a cerrar el quiosco de todas formas…

    No creo que Abrams haya tenido tanta libertad creativa como en los casos que he mencionado. Pero un poco por ahí van los tiros: traigamos al niño prodigio de moda para que juegue con nuestro juguete. Total, si lo rompe, ya nadie quería jugar con él… Y si lo arregla, nos forramos.

    Y el cambio que le ha impreso a la franquicia ha sido, fundamentalmente de tono (quitándole pomposidad), de ritmo y de escala. Y ha sabido respetar en el proceso lo que siempre funcionó en Star Trek: la química entre Kirk Spock y McCoy.

    Y, antes de que se me olvide: ¿fui el único que, al acabar la película, pensó “joder, quiero ver los episodio de esta serie”?

  9. No, no fuiste el único. Sobre todo cuando en la ultima escena, juro por lo más sagrado que vi a Shatner entrar en el puente y sentarse en la silla de mando. El trabajo que han hecho es, realmente increible. Y muy respetuoso con los fans (digan lo que digan los sempiternos radicales), sin duda debido a la profesionalidad de Abrams, que si, ha tenido que amoldarse a lo que le daban, con una reativa libertad creativa.

  10. Esta tarde la iré a ver. A ver si es verdad que es tan buena como dice todo el mundo aunque voy con tantas expectativas… Pero confio que, cuanto menos, J.J. Abrahms, haga un producto entretenido.

  11. No y no y no. Zachary hace un muy buen Spock sólo si no le miras los ojos tan expresivos que tiene. Ni lo oyes hablar, ni lo ves dar de golpes o de besos a los distintos personajes que aparecen. :-P

    Y Chekov no es Chekov. Ni Sulu es Sulu. Ni Uhura es Uhura. El único bien logrado es Kirk, que conserva su esencia con todos los cambios aceptables por el cambio de realidad que ha sufrido.

    Por cierto, Rudy, lindo, muy lindo habernos visto después de diez años de amistad virtual.

  12. Disiento enérgicamente en todo lo que dices, Su, excepto, por supuesto, en el último párrafo. Una pena que no pudierais quedaros unos días más, pero estoy seguro de que volveréis por aquí y tendremos más tiempo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.