Educación conductista

Alguien me dijo una vez (alguien que me conocía muy bien, por otra parte) que tenía la empatía social de una almeja, aproximadamente.

Entre eso y mis ramalazos misántropos, la mitad de las veces ni me entero de lo que pasa en el mundo ni me interesa demasiado mientras no afecte de un modo directo y evidente a mi día a dia. Lo cual, por supuesto, es un error, bien que lo sé.

De vez en cuando, sin embargo, ocurren cosas que me sacan de mi habitual estado de estupor y me hacen mirar alrededor y preguntarme qué narices pasa.

Últimamente, en vez de preguntarme qué narices pasa, sin embargo, la reacción ha sido más bien del estilo de: ¿Cómo se atreven esos hijos de la gran puta?

¿De qué estoy hablando? Bueno, os daré tres pistas: Silvio Berlusconi (con una ayudita del Vaticano, por supuesto), los bancos y el abaratamiento de los despidos.

Cada vez estoy más convencido de que, cada cincuenta o sesenta años, habría que tomar la Bastilla (o, si ya no nos queda de eso, valdría la sede de la sociedad esa corsaria que tiene no sé qué ver con la gestión de derechos de autor y que no voy a mencionar por no darles publicidad) y colgar o aguillotinar para escarnio público y aviso a las generaciones futuras a unos cuantos políticos, banqueros y empresarios.

Al menos eso nos garantizaría (aunque fuera por puro acojone) un poco menos de puteo en los próximos años. Hasta que volvieran a envalentonarse y hubiera que colgar unos cuantos otra vez.

A ver si a base de repetir el asunto, se les van creando reflejos condicionados y dejan de joder. Y es que, se pongan como se pongan los psicólogos de nuevo cuño, no hay nada como la educación conductista para meter las cosas con eficacia en la cabeza de la gente.

6 comentarios

  1. A mí me encanta. Es mi serie de humor favorita. Llego al final de la última temporada y vuelvo a empezar a verla desde el principio.

  2. Tienes mi apoyo en eso de la educación conductista de políticos. Es más, yo practicaría directamente la selección darwinista para ver si podemos quitarnos determinados genes molestos del acervo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.