All allong the watchtower

Sin embargo
no siempre ves el ojo de la tormenta
y tarde o temprano
la oscuridad gana la partida.
Entonces solo queda
un jinete que se aleja,
el viento que sopla,
un lobo que aúlla.

En la distancia
un tigre ronronea sus últimos maullidos,
y el gusano taladra su camino hacia la luz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.