Gastad, gastad, malditos

Veo como esa brillante líder de opinión que es Paris Hilton dice que que una de las cosas con las que ella solucionaría la crisis sería haciendo algo tan sencillo como no derrochar gastando en cosas superfluas.

Para empezar, obviamente, habría que considerar el sentido que ella le da a términos como “derrochar” o “superfluo”. Pero eso es otro tema que, francamente, no me apetece lo más mínimo tratar y sospecho que no me apetecerá nunca. Claro que never say never, que decía el otro. O, por ponerlo en castizo: “nunca digas «de este agua no beberé» ni «este cura no es mi padre»”.

En cualquier caso, vamos a lo que vamos.

Y a lo que vamos es que, me parece, me da la impresión, sospecho, tengo el pálpito, de que una de las cosas que hay que hacer para salir de la crisis es, precisamente, derrochar nuestro dinero en cosas superfluas.

Porque si no, si cada uno de nosotros se limita a aquello que es estrictamente necesario para subsistitir, lo que estamos haciendo es, precisamente, ahondar la gravedad de la crisis. Nuestro sistema está montado como una continua huida hacia adelante que exige un gasto continuo, una renovación continua de los objetos que poseemos y, básicamente, un desembolso continuo para adquirir cosas que no necesitamos.

Si dejamos de hacerlo, el sistema se hunde, directamente.

Así que, aunque parezca absurdo, hay que gastar, comprar y consumir. Porque es el único modo de que esa especie de castillo de naipes en el que vivimos sigua manteniéndose en pie un poco más.

¿Y merece la pena que el castillo se mantenga? Pues a lo mejor en términos “objetivos” quizá no.

Pero diles a todas esas personas cuya vida se va a ir al carajo si esto se hunde (sin olvidar que igual tú eres una de ellas) que se van a joder por un bien mayor y que lo que va renacer de las cenizas de su destrucción va a ser una sociedad maravillosa y que, con su sacrificio, están legándoles un mundo mejor a sus hijos. Sí, igual es verdad y todo. Pero…

Pero como decía no sé quién (y ése no sé quién era Woody Allen) si esto se va al carajo prefiero que sea después de mi muerte o póstumamente. Lo que primero pase, vaya.

7 comentarios

  1. Mmmm… ¿Me equivoco o el post esta reflexionado desde un punto de vista catastrofista? Lo digo porque da la impresión de que crees que las transiciones históricas, que si que han sido crisis mucho más gordas y trascendentales que esta MEMEZ a la que nos enfrentamos, son repentinas y eso mismo, catastróficas. Y como se de sobra que tu sabes que las transiciones son transiciones y nadie las nota hasta que se pone a escribir la historia de siglas ha., pues a lo mejor te ha salido algo muy categórico.

    Vamos, que por muy mal que se pongan las cosas, a nadie del “primer mundo” se le va a ir la vida al carajo. Esto es, a nadie que no se le fuera a ir de todas formas si el sistema siguiera funcionando, lo que quiere decir que los más ricos serían cada vez más ricos, y los más pobres cada vez más pobres. Vamos, que con crisis o no las cosas van a ir igual, con lo que no se yo donde está la crisis esa.

    Cambio va a haber, si, transición histórica que al paso que vamos será como del Neolítico a la Edad de Bronce, pero más rápida, como todo a estas alturas. Pero nada nuevo ni probáblemente catastrófico.

    Vamos, yo soy *tan* pobre como antes de la crisis, ni la he notado, fijate. Sigo pudiendo tan poco como antes. Que tampoco me importa, mira.

  2. Siento disentir, Flecha, pero eso de que a nadie del primer mundo no se le van a ir las cosas al carajo… bueno, díselo a la gente que se queda sin empleo, sin casa y sin posibilidad de mantener a su familia. A ver qué piensan ellos acerca de lo al carajo que se está yendo su vida.

    Y son precisamente memeces como ésta, como tú la calificas, las que pueden mandarlo todo al carajo. Vivimos en una estructura económico-social que está montada como un castillo de naipes y tiene la misma estabilidad… basta un pequeño empujón para que la bola de nieve empiece a rodar montaña abajo y una vez que empieza a rodar y va ganando masa, tamaño y velocidad, la va a parar su padre.

    No, seguramente, éste no será el empujón definitivo. Seguro que es un simple “balanceo” y las cosas se mantendrán, tras un tiempo, estables, hasta la próxima. Pero llegará un momento en que alguien quitará la carta adecuada (o inadecuada) del castillo de naipes y se irá todo al carajo. Y, por supuesto, no se verá venir, se pensará que es un “balanceo” más. Como éste. Como otros que ha habido. Como otros que habrá. Y no veremos gran diferencia entre ellos, serán casi idénticos. Pero es ese “casi” el que va a convertir el último “balanceo” en, precisamente, el último.

    Volviendo al tema del post va por algo tan simple como que la solución a la crisis no es ahorrar lo que tienes y no gastar nada. Eso, de hecho, es ahondar la crisis. Si todos nos contentamos con limitarnos a pillar estrictamente aquello que necesitamos nos estamos cargando un sistema que, por definición, está creado para el consumismo masivo.

  3. Ah, por cierto, que “tú”, no hayas notado la crisis no quiere decir nada. Bueno, sí, que tú no la has notado. Pero en el mundo hay unos cuantos millones de personas más. Y unos cuantos la están notando, sin duda.

  4. Si, si, que estoy de acuerdo con lo que describes (aunque no con el como), de hecho he sido siempre el que ha defendido, o mejor dicho porque hace ya años que lo vengo diciendo, vaticinado, todo lo que está sucediendo y está por suceder. La idea de que el sistema actual se mantiene con el consumo exacerbado ya la deduje hace añísimos, de verdad; lo tengo todo muy claro.

    Lo que también vengo observando hace ya mucho es que crisis ha habido siempre (por lo menos desde que tengo conciencia), y que gente con problemas monetarios la ha habido toda la vida (por defecto, desde que se inventó el dinero). Vamos, que si, que hay mucha gente que va a sentir los efectos. Lo que te digo es que en general son los que iban a estar jodidos de todas formas. Porque si te crees tu que los ricos la notan… En la empresa en que aún agonizo (espero que por poco) se siguen aparcando en la zona reservada a dirección Jaguars, BMWs, Mercedes… si, y no baja de ahí.

    Y también, que el sistema se va a la mierda (lo vengo diciendo lustros, reitero), porque es lo suyo, que no creo que todavía queden engañados que pienses que el capitalismo consumista podía funcionar… bueno, los que creen en los monopolos e Iker Jimenez, supongo. Pero que no va a ser una catástrofe, que es más bien lo que se prometía con el efecto 2000. En realidad esa visión es otro efecto del milenarismo, y al final será otra transición como todas las anteriores. Tio, que me repito más que el ajo… :)

    Yo, pues he notado lo de siempre. Que en el tercer mundo siguen jodiéndose porque les explotamos para vivir en la innecesaria opulencia, y que en realidad el calentamiento global (no seamos hipócritas de llamarlo cambio climático) está matando a mucha más gente (pero muchísima mas) que la crisis esta.

    Y ya como curiosidad, ¿recuerdas la última vez que estuvimos de acuerdo a la primera y no le dimos vueltas a algo? Fué hace lo menos un año, estando en el trisquel. Pero, ¿que era? :)

  5. Pues yo creo que hay transiciones que quizá se van forjando a lo largo de años y décadas, pero que revientan de repente, y nosotros tenemos entre manos una que lleva gestándose desde antes de que cayera el muro de Berlín, y que empieza a asomar los dientes.
    En cuanto a que no hay cambios repentinos, diría que hay momentos históricos en los que el cambio ha sido muy brusco, y no tenemos experiencia previa en un cambio a nivel global. La Segunda Guerra Mundial fue un cambio muy brusco, y marcó un enorme antes y después en casi todo, la guerra fría mantuvo la situación con pequeños conflictos para lo que podría haberse liado, y desde que cayó el bloque soviético el mundo no tiene un verdadero equilibrio, los próximos años, probablemente las dos próximas décadas, van a ser “tiempos interesantes”.

  6. Yo de momento me voy a ir a comprar un buen taco de DVDs, libros y tebeos esta tarde para atrincherarme esta navidades en la fortaleza de la soledad… DVDs, libros y cómics son cosas suplerfluas?

  7. Yo por mi parte me voy esta tarde a comparme un buen taco de DVDs, libros y tebeos para atrincherarme estas fiestas en la Fortaleza de la Soledad… DVDs, libro sy cómics son cosas superfluas?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.