Filantropía

Una pausa en el trabajo.

Salgo a fumar.

En la terraza hay una rubia con pinta de ejecutiva pija (con una de esas caras de “no me toques, obreraco, que me manchas”) que está hablando por el móvil en un tono bastante cortante.

Yo, a mi bola, no puedo evitar oír parte de lo que dice, sin embargo:

-Oye, que yo también tengo becarios a los que les pago veinticinco horas y trabajan cuarenta, no te vayas a creer -afirma, toda ofendida por algo que le han dicho al otro lado de la línea.

Ante lo que no puedo evitar pensar:

“Qué escándalo. Les paga más de la mitad de las horas que trabajan. Cómo no se va a ir al carajo el capitalismo ante tanta filantropía”.

Luego, recuerdo esa escena de Apocalipsis de Stephen King donde se comenta que Randall Flagg está crucificando disidentes en los postes de la autopista que lleva a Las Vegas y me pregunto si eso que se me ocurrió hace tiempo de colgar a unos cuantos banqueros, varios empresarios y algún político que otro en un lugar bien visible como advertencia para las generaciones futuras no será, después de todo, una buena idea.

Lo peor, pienso, es que probablemente esa estúpida que sigue hablando por el móvil como si fuese una masteresa del universo no es consciente de que no es uno de los amos, sino tan chusma y tan pringada como los pobres diablos a los que explota. No es más que una esclava de confianza haciéndole el trabajo sucio al amo.

Y es que no hay nada como que los propios esclavos te mantengan la plantación controlada. Un chollo, oigan.

5 comentarios

  1. Eso no sería tan malo si las prácticas fueran realmente eso, prácticas: en cierta manera te están dando una formación útil para tu vida laboral y hasta tiene sentido en cierta manera que no cobres por formarte profesionalmente, igual que no cobras por formarte académicamente.

    El problema es cuando esas supuestas “prácticas” son en realidad, trabajo disfrazado: o sea, estás haciendo algo que la empresa necesita y que si lo contratase en el mercado laboral le costaría un dinero. Y en lugar de eso te usa a ti, que le sales gratis.

  2. Cuando vas a hacer prácticas en una empresa, vas ya a trabajar, aunque sea en “Modo aprendiz”. Se supone que las prácticas no remuneradas las has hecho en la universidad, y lo que te queda es aprender a aplicar esos conocimientos en un puesto de trabajo…

  3. También es cierto que alguien que no ha trabajado nunca suele ser poco productivo al menos el primer mes. Lo que no creo que sea lógico es que se permita que una empresa tenga una plantilla fija de becarios o de estudiantes en prácticas mal remunerados. Esas empresas se están aprovechando del estudiante, porque en lugar de formarlo lo ponen a hacer trabajo fácil que saben que puede sacar adelante sin aprender mucho y están perjudicando a los trabajadores que podrían estar haciendo ese trabajo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.