Los guardianes de la pureza

Me entero estos días de la existencia de una web llamada T-incluye, dedicada a analizar contenido sospechoso de lenguaje discriminador. Se puede introducir un texto para analizar o se puede poner una URL para que se analice una web en busca de expresiones sexistas.

Llevado por la curiosidad, probé primero con algunos textos de novelas famosas. Empecé, por ejemplo, con la primera frase de Cien años de soledad:

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.

Un texto bastante inocuo, desde el punto de vista del sexismo, ¿no?

Pues va a ser que no, porque el buscador encontró, literalmente, “un sintagma sospechoso”. ¿Cuál?. “Su padre”, por supuesto.

Recuerdo un diálogo de El nombre de la rosa, de Umberto Eco. Es cuando Guillermo de Baskerville manifiesta que la pureza lo asusta.

“¿Qué es lo que más le asusta de la pureza?”, le pregunta Adso.

“La prisa”, le responde Guillermo.

4 comentarios

  1. Propongo cambiar ese sintagma sospechoso por un término neutro menos ofensivo: en vez de “padre” digamos “progenitor A” o “el donante”.

  2. De hecho, la web propone varias alternativas al “sintagma sospechoso” y la primera es usar “el padre y la madre”.

    Verá, es que fue su padre, ese el progrenitor masculino quien llevó a Aureliano a conocer el hielo.

    ¿Y qué?

  3. Curioso. O en realidad, no. Si yo pongo:

    “los hombres y las mujeres no deberían ganar lo mismo, ya que los primeros son superiores a las segundas”

    La respuesta es “no se han encontrado sintagmas sospechosos”.

    En cambio, si pongo:

    “los hombres no deberían ganar lo mismo que las mujeres, ya que los primeros son superiores a las segundas”

    Me detecta como sintagma sospechoso “los hombres”.

    Vamos, que el algoritmo que usan es una caca de la vaca muy grande. Porque (más allá de la intención machista de la frase, en cualquiera de sus dos formulaciones) en ninguno de los dos casos hay un lenguaje sexista.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.