Leyendas urbanas (I)

Estos días he estado cargando la obra (casi) completa de Mike Oldfield en el iPod y, luego, mientras escuchaba Tubular Bells no he podido evitar acordarme de una leyenda urbana que circulaba en mi adolescencia, referida precisamente a ese disco.

La idea, más o menos, es que era un disco peligroso: porque si lo reproducías en un tocadistos demasiado antiguo, que no estuviera preparado para el sonido tan complejo y lleno de capas y capas y más capas de la opera prima de Miguelito Campiviejo, el tocadiscos podía llegar a estallar (en tus narices, si estabas lo bastante cerca).

De hecho, recuerdo que fue una advertencia que me hicieron cuando me pasaron el vinilo para que lo escuchara: que me asegurase de que mi tocadiscos podía con aquello.

No hace falta decir que pudo. Pero confieso que sentí cierto miedo cuando, con infinito cuidado, dejé caer la aguja sobre el LP.

7 comentarios

  1. Cierto, lo sigue siendo.

    Aunque tengo que confesar (y sé que va a sonar a herejía y me habré ganado el infierno por ello, pero qué le vamos a hacer) que me gusta más Tubular Bells II.

  2. Yo la leyenda urbana (o más bien, reflexión social) que más recuerdo sobre el bueno de Mike es que todos sus disco son iguales… Bueno, en uno pone cantos de ballenas, en otro un interesante instrumento asiático practicamente desconocido en occidente y de armónico silencio… Pero básicamente, este es un señor que lleva veinte años sacando el mismo disco todas las navidades. Y oigan ustedes, debe ser un buen disco porque nos sigue gustando…

  3. Pues… es una leyenda (o reflexión) que he oído a menudo (al menos la primera parte; normalmente expresada campechanamente diciendo que Oldfield se repite más que la morcilla), pero con la que no estoy muy de acuerdo.

    Se repite, sin duda. En algunos casos, se repite a posta porque sabe que funciona, no lo dudo.

    Pero ha sabido evolucionar. Dentro siempre de su estilo, pero siempre me ha parecido un tipo preocupado por buscar nuevas cosas que hacer y no quedarse estancado. No me gusta todo lo que ha hecho, ni mucho menos. Pero lo de repetirse siempre me pareció una acusación bastante injusta en su caso.

  4. Hombre, se repite en el sentido de que tiene unos cuantos discos con algunos parecidos, realmente si comparas toda su discografía es un músico mucho más polifacético de lo que se suele ver. Aunque últimamente no es que haya sido para bien, pero el hombre sigue haciendo cosas diferentes, probando nuevas ideas y sacando discos diferentes, su música se diferencia de un disco a otro más de lo que se suele diferenciar todo el pop entre si.

  5. Bueno… más bien yo diría que lo que son casi clones entre sí son los Tubular Bells. Lo que no es malo, ya que si uno se compra un Tubular Bells ya sabe lo que quiere oír. Como las pelis de Indy: no queremos innovación, queremos más de lo mismo, siempre que sea bueno.

    Lo que pasa es que mucha gente olvida que Mike Oldfield no es sólo sus campanas tubulares.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.