Diccionario Parrado-español (I)

Mi amigo Jesús Parrado (coordinador, entre otras cosas, del ciclo de cine Peor… ¡imposible!) tiene la costumbre de ponerle motes a los actores de cine (bueno, y también a los directores, ocasionalmente). De hecho, como hace Sawyer en Perdidos, nunca los llama por su nombre, sino que usa siempre el mote y, para colmo de males, lo hace sin dar ninguna explicación, de forma que la primera vez que lo oyes hablar no tienes ni idea de a quién se refiere.

Con el tiempo, no sólo te acostumbras, sino (lo que es mucho peor) acabas cayendo en la costumbre de usar los motes inventados por él en lugar de los nombres reales. De ese modo, no es infrecuente que en nuestras reuniones de los viernes en el Trisquel, todos acabemos hablando de “la última película de Servando” o comentando “lo bien que está el Xatu en Boston Legal” o expresiones similares que, a cualquiera que se pase por allí, tienen que parecerle un auténtico galimatías.

Para, eso espero, disfrute de propios y extraños, ahí va a continuación una breve entrega de los distintos motes con su correspondiente traducción al lenguaje que usa el resto de los mortales:

James Bond:

Conerí: Así, con acento en la “i”.

El mi amigu: George Lazenby, segundo Bond (en Al servicio Secreto de su Majestad) y al que Chus llegó a conocer en un festival de cine hace unos años.

La Mura: Roger Moore, por supuesto

Tímoti: Dalton, quién si no. La mención de su nombre suele ir seguida de una serie de rápidas invectivas acerca de su inclinación sexual, empezando por sus verdaderas intenciones hacia Flash Gordon cuando fue el príncipe Barin, y siguiendo por sus disimuladas miradas al paquete de Benicio del Toro en Licencia para matar. De él afirmaba Chus al principio era un tanto “borrosu” (es decir, sus preferencias sexuales no estaban nada claras) pero parece ser que con el tiempo (sobre todo tras verlo en Scarlet y comprobar cómo prefería mirar a los esclavos en vez de al escote de Escarlata) han quedado totalmente aclaradas.

Raulito: Pierce Brosnan. ¿Por qué “Raulito”? Al parecer por un amigo de Chus que se parece a Brosnan, o eso dice él (nunca he tenido muy claro si quien lo dice es Chus o su amigo).

Servando: Daniel Craig. Todo empezó a raíz de los primeros trailers de Casino Royale. Chus juraba y perjuraba que ese no era James Bond. Que era un tipo de Vegadeo llamado Servando. No me preguntéis por qué.

Generales:

El francés burru: Luc Besson.

La burra: Arnold Schwarzenegger.

La Heston: No necesita traducción. Nótese, por otro lado, que el “la” no tiene ninguna intención de poner en duda su virilidad (que la Heston era el tío más macho del cine, por Dios, o como diría el propio Chus: “esi era un paisanu”), sino que es una simple manía en el idiolecto de Chus. La mención a “la Heston” suele ir acompañada casi siempre por un comentario admirativo referente al hecho de que nadie en todo Hollywood se subía a un jeep como él, con ese garbo, salero y prepotencia.

El Ciruelu: Alec Baldwin. Sin explicación, simplemente es el Ciruelu. Punto.

El Xatu: William Shatner. Para los foráneos, “xatu” es como se llama en asturiano al ternero. Visto cómo se ha ido poniendo con los años el capitán Kirk, el mote parece cada vez más adecuado.

La negra que se menea: Mote múltiple que puede ser aplicado a cualquier actor negro (léase afroamericano si uno ha caído en la enfermedad de lo políticamente correcto) especializado en cine de acción y que recae con cierta frecuencia en Wesley Snipes. Como antes, la feminización del mote carece de matiz peyorativo alguno.

Cobúrn: James Coburn. Suele ir seguido de un “qué bien se meneaba”, ya sea en Flint o en La gran evasión. El meneo, en este caso como en el anterior, no tiene ninguna connotación sexual. De hecho, cuando Chus afirma que en una película “hay meneo”, no está hablando de cine porno, sino de que en pantalla hay ostias a mansalva, tiros por un tubo y unas cuantas explosiones. Por tanto, cuando un actor “se menea” o bien quiere decir que tiene una gran presencia en pantalla o que entra en la escena como un elefante en una cristalería. O ambas cosas.

(¿continuará?)

8 comentarios

  1. -El chocheneguer (no necesita más explicación, supongo).
    -La iluminá: Steven Spielberg (pero no me preguntéis por qué. Lo llamamos así, y punto.
    -El berzas: Woody Allen. Tampoco sé muy bien por qué (aunque lo sospecho), porque el caso es que su cine nos gusta a la mayoría.
    -Dios: Porter, el personaje de Mel Gibson en Payback.

    Y cienes y cienes más…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.