El hombre gris

No importa lo insignificantes que seamos en el orden real de las cosas. Nuestra vida puede ser irrelevante y nuestro papel en la historia del universo completamente intrascendente. Pero, para nosotros mismos, somos los protagonistas.

Así que supongo que el destino más paradójico y chungo de todos debe ser darte cuenta de que no pasas de ser un personaje secundario en tu propia vida.

4 comentarios

  1. Yo hay días en los que ni siquiera paso de extra con frase. Otros, para compensarme a mí mismo, me subo a un cajón o a una mesa y me erijo en primera voz de un musical. Hasta la fecha, voy tirando con eso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.