La historia de Harvey Dent

No sé si es la mejor película de superhéroes de la historia. Pero sin duda sí que es la primera película adulta de superhéroes (mal que le pese a M. Night Ramalama… digo Shyamalan).

Y fue Sergio Iglesias quien me dio la clave de la película. El mismo sábado, mientras salíamos del cine y comentábamos lo mucho que nos había gustado.

-En realidad están contando la historia de Harvey Dent -me dijo.

Y, coño, tenía razón. Y era tan obvio que casi me doy de cabezazos contra la pared por no haberlo visto.

Y no, no digo que sea el protagonista de El caballero oscuro. Entre otras cosas porque no tengo muy claro que la película tenga un único protagonista (bueno, sí que lo tengo claro: no). Pero sin duda es el personaje de Harvey Dent el que sirve de foco narrativo a la historia, el que en cierto modo le da sentido y a través del que podríamos decir que va avanzando.

Porque ésta no es la historia del Joker (quien, al fin y al cabo, es un monstruo y, como los buenos monstruos, no tiene un pasado, o tiene tantos que ya no importa), ni tampoco la de Batman (que, como buen arquetipo, tiene unos hitos biográficos perfectamente reconocibles y asumibles por el espectador con un par de pinceladas), sino la de un hombre atrapado en medio del enfrentamiento entre dos criaturas mitológicas.

Porque, en cierto modo, él (o más exactamente su alma) es el premio por el que luchan ambos. Batman, porque ve en él la posibilidad de poder abandonar por fin la máscara, de dejar todo su poder -y toda su responsabilidad- sobre los hombros del fiscal del distrito. Y para el Joker y sus planes convierte en el objetivo perfecto: porque destruir a Harvey Dent, convertirlo en Dos Caras, es su declaración definitiva; como lanzarnos a la cara -el Joker nunca se ha distinguido por su sutileza- que todos podemos convertirnos en un monstruo si tenemos un día lo suficientemente malo.

Los dos luchan por él, como digo. Batman, sin ser consciente de ello. El Joker, por el contrario, maniobrando una y otra vez en la sombra para obtener su criatura de caos, dolor y locura.

Y los dos crean a Dos Caras. Ambos son los padres de la criatura. Son sus actos los que, poco a poco, de un modo inexorable, van conduciendo a Harvey Dent al lugar donde se transformará en Dos Caras. Son las decisiones del monstruo y del héroe, del villano y del campeón, del enloquecido agente del caos y hosco caballero del orden, las que empujan una y otra vez al fiscal hasta el sitio exacto en el que debe estar para convertirse en esa grotesca parodia de la dualidad que, una y otra vez, lanza al aire su moneda para conjurar el destino y dejar que el azar tome sobre sí la responsabilidad de tener que decidir.

Como he dicho, Dent no es el protagonista de la película, entre otras cosas porque no creo que El caballero oscuro tenga un protagonista. Es una historia coral y la función de la patética figura del fiscal del distrito no es otra que la de darle un foco y, en cierto modo, una espina dorsal alrededor de la que crear la historia.

Un acierto narrativo más en una película llena de ellos. Seria sin caer ni en lo pomposo ni en lo pretencioso ni en lo solemne; compleja sin volverse ni farragosa ni confusa; larga, sin resultárselo al espectador; dura, y a veces implacable, sin caer en la violencia fácil.

Hoy por hoy es difícil encontrar un producto cinematográfico a la altura de El caballero oscuro. Y no, no hablo de películas de superhéroes. Sino, simplemente, de películas. Es difícil encontrar una con un guion bien construido, de un modo cuidadoso y paciente, donde las piezas van encajando de forma natural y los escritores no toman atajos fáciles ni se detienen ante decisiones difíciles. Es difícil encontrar un casting tan bien elegido -sí, vale, con la pequeña excepción de Maggie Gyllenhaal, cierto- y tan estupendamente dirigido. Es más difícil aún encontrar una película en que la historia no se rinda frente a la estética y ambas se complementen la una a la otra. Por resumir, es difícil encontrar buenas películas como esta.

No diré mucho sobre la interpretación de Heath Ledger; ya se ha hablado de ella hasta la saciedad. Sólo comentaré que hacía tiempo (creo que posiblemente desde el Aníbal de El silencio de los corderos) que un personaje no me asustaba tanto como lo hace su Joker. Lo que no quiere decir que el resto de los actores no den la talla en sus respectivos papeles; para nada, casi todos encajan en ellos a la perfección. Pero, maldita sea, el Joker vuela tan alto que los demás parecen a ras de suelo por simple comparación.

Si bien tengo que decir que aunque el Joker me ponía literalmente los pelos de punta, el personaje que más me ha gustado (ya me pasó algo parecido en Batman Begins) es el teniente -ascendido luego a comisario- Gordon. Jamás creí que un día Gary Oldman se convertiría en el actor perfecto, hasta el extremo de que ahora me resulta difícil en pensar en otro, para encarnar a ese personaje. Confieso que me pasé buena parte de la película (en la que, por suerte, Jim Gordon tiene un papel algo más relevante que en la anterior) asombrándome del personaje tranquilo, de movimientos sobrios y aire ligeramente derrotado que Oldman compone como sin darle importancia.

Creo que me resulta difícil encontrar algo que no me guste en toda la película. Algún elemento fuera de lugar, mal colocado o, simplemente, sobrante. Quizá, como comentaba ese mismo sábado (y ya es por ser pejigueras y tocahuevos) el momento en que el sicario del Joker intenta arrebatarle la máscara a un Batman inconsciente y recibe una descarga eléctrica. No, no es que me pareciera fuera de lugar: al contrario, una vez que lo ves te das cuenta de que es de cajón que Bats tenga algún sistema para evitar que lo desenmascaren. Sino que me hizo recordar un momento en uno de los comics, cuando alguien intenta algo parecido y el Joker lo detiene y le dice:

-¡Idiota! ¿No ves que la máscara es su cara? Lo que hay debajo no importa.

Ya digo, es ser pejigueras. Pero creo que me habría gustado un momento así en esa escena.

Pero terminemos ya una entrada que, me temo, está resultando demasiado larga. Sin duda El caballero oscuro ha sido la revelación de este año y lo que temo es que otras producciones basadas en superhéroes traten de seguir su estela y no sepan: prefiero la pantalla llena de intrascendentes y honrados productos palomiteros en los que un tipo disfrazado salva al mundo, que poblada de películas engoladas que se toman demasiado en serio a sí mismas y se comportan como una producción chespiriana mal interpretada. Pero eso será el futuro. O esperemos que no.

Ah, por cierto. Seis películas. Hemos tenido que esperar seis películas para que Batman pudiera girar la cabeza. Tiene narices la cosa.

37 comentarios

  1. Sin duda una de las mejores películas que he visto en mucho tiempo. A mí lo único que me chirrió fue la situación de los ferrys, yo no creo que la gente hubiera reaccionado así de bien ni por asomo.

  2. A mí no me chirrió. Y no porque no esté de acuerdo contigo, que en el fondo lo estoy: lo más probable es que todos fueran al “sálvese quien pueda”, sino porque la reacción, aunque sea poco plausible, está narrada de un modo que, a mí al menos, me resultó convicente.

  3. Sr. Martínez, tengo que coincider con usted en su crítica/opinión sobre la peli…

    Creo que la peli es una MUY buena historia de género negro: mafia, ladrones que roban a la mafia, corporaciones, policías, corrupción… Y una importante carga de suspense e investigación. Y además, explotan cosas. Creo que el que la peli sea de superhéroes es algo anecdótico que sólo le da algo de color a la historia. Y qué historia! Nolan nos la vuelve a jugar con un metraje en en el que cada diez minutos le da la vuelta al tablero de ajedrez con el que está jugando contigo y te cambia la partida. Es el relojero que conoce su oficio minuciosamente, y engrana un montón de pequeñas piezas que encajan a la perfección unas con otras y hacen que su plot avance a base de sorpresas bien sincronizadas. Pero además, Nolan tiene otro oficio, el de mago (como bien ilustró Mr. Juanma Ruíz en su día). Y sigue al píe de la letra ese manual sobre “cómo contar una historia” (o “cómo hacer una BUENA peli”) que fue su “EL PRESTIGIO”. Empieza con un “permanece atento” como en aquella peli, que es el atraco al banco, y a partir de ahí, eres tú el que te dejas llevar de la mano para que luego te des cuenta de que te ha engañado y que lo que te está enseñando no es lo que de verdad está pasando. Pero lo peor es que Nolan no te engaña! Te engañas tu sólo porque ves lo que quieres ver, pero Nolan en todo momento te está contando la verdad… Eres tú quien, como espectador, el lugar de mirar la mano del mago que aparentemente no se mueve, estás distraido mirando el pañuelo de colores que está sacándose de la maga… Por eso no estás viendo la patita de conejo que asoma sospechosamente bajo sus chistera.

    Christian Bale convence, aunque todavía me pregunto como un actor tan GRIS, puede ser el actor fetiche de Nolan. A lo mejor, por eso mismo. Tener a Gay Oldman es un lujazo y aquí justifica su poco lucimiento en Batman Begins. Michael Cane saca a alfred el mayordomo del armario con elegancia y esa flema británica que nos encanta… Morgan Freeman (que como le pille su ex-señora la vamos a tener gorda)… Pero la peli, se la reparten Heath Ledger y Aaron Eckhart.

    El primero se come la pantalla en el mismo momento en el que muestra sus cicatrices. Pero a parte de su imponente presencia y soberbia interpretación (en el momento en que hace el numerito de desparición del lápiz pensé: “este tipo se acaba de follar al Joker de Kicholson”), el Joker de Nolan no es más que el McGuffin (me ecanta utilizar palabras de Hitchcock) de la historia. Todo se desarrolla a su alrededor, en su persecución, pero no tiene ni un origen ni un final propios en la trama. nolan nos ha engañado. “pensabaís que era el núcleo de la historia?”, pues no, porque la historia es Aaron Eckhart, su transformación en Dos Caras… Porque si hay algo que nos guste más que un héroe, es ver cae a un héroe. Y ahí está la perversión de ese caballero blanco, íntegro y moralmente respetable a un tipo desquiciado con una dudosa, pero íntegra, moral personal.

    Es verdad que el Joker es chungo, da miedo, es repulsivo, pero que no te cansarías de verlo… Es cierto que la historia de fondo (uno de los detalles sacados de cómic, junto con los imitadores de Batman que me han encantado) entre Batman y él engancha (como decía el personaje de Gordon en la primera peli: si nosotros llevamos pistola, ellos automáticas, si nosotros automáticas, ellos fusiles… Si ahora te usamos a tí, que harán ellos”). Ese espejo con dos reflejos oscuros y deformados, ese “tu no existirías sin mí, yo me aburriría mucho sin tí”… Todo eso hace del Joker un gran atractivo para la peli (y FENOMENAL INTERPRETACIÓN),pero no es la peli… Y tampoco lo es Batman (como tampoco lo era en la primera). Es Harvey Dent, ese fiscal de distrito que lo pierde todo.

    Por lo demás, espectacular, impresionante, opresiva y bla,bla,bla, todas esas cosas que se escriben en las revistas de cine (^_^). A mí me ha tenido en tensión durante dos horas y media (algo difícil a estas alturas), con las piernas agarrotadas, me he reido de las pastes divertidas, me he reído de lo chungo, la he saboreado y la he disfrutado. no voy a decir que es la mejor peli del año (porque ni las he visto todas ni ha terminado el año). Pero a mí me ha encantado.

    Y como me ha quedado un comentario OFENSIVAMENTE extenso, me despido encantado de este blog.

    P.D: Genial la observación sobre que Batman ya pueda mover el cuello.

  4. Hombre, con tanto elogio no puede resistirme a hacer alguna puntualizacion.

    Valga por delante que la pelicula me gusto, y me parece de las mejores pelis de superheroes que he visto, pero Nolan sigue sin convencerme en las escenas de accion, en concreto la que ocurre ya cerca del final en el hospital, me parecio excesivamente mareante.

    Luego ese “cada diez minutos le da la vuelta al tablero de ajedrez con el que está jugando contigo y te cambia la partida”, elogiado mas arriba, a mi casi me parece mas bien un defecto. Siguiendo con el simil del mago, este no debe repetir el mismo truco dos veces, al menos ante el mismo publico, ni debe mantener el suspense tanto rato que el publcio acabe perdiendo el interes.

    Si la pelicula funciona muy bien durante mas de la mitad de la misma, al final la continua sucesion de climax, acaba resultando anticlimatica, valga la redundancia y puede provocar el cansancio del espectador y en algunos casos, lo he oido, el hastio.

  5. Bueno, Rudy, está claro que de las dos franquicias fuertes de DC – la del Sol y la de la Luna – esta última es la que ha salido bien parada. Singer la cagó donde Nolan ha triunfado sin concesiones. Es cierto lo que dices siempre, que Batman es un personaje más fácil de escribir que Superman, pero en esa teoría no entra el amigo Joel y su/s guionistas.
    Las dos películas de Nolan son acojonantes ( me gustaría hacer una sesión continua de cinco horas), son densas, duras, y esta última te habrá encantado porque deja a las claras eso que recalcas siempre: que Batman no es más que un psicópata masoquista. Encantador.
    Por otra parte, aunque es cierto que es difícil escoger entre tan grandes interpretaciones, me asombra, ya desde la primera, Gary Oldman. ¡Qué monstruo! Aquí si que hay interpretaciones de Oscar, por lo trabajado de los papeles. Por no hablar de los momentos de Bale como Wayne, con esa cara de póker; o del papelazo de Eckhart (¿se escribe asín?)y, ¡ah, sí! el Joker. Por fin el Joker mola de verdad.

  6. Respondiendo a Vázquez (por alusión), creo que esa estrategía de mantenar la tensión de Nolan funciona. Con esto quiero decir, que a mí me funciona. en esto. como todo, es cuestión de gusto. A mí la peli me pareció gatadora, pero desde un punto de vista físicio, ya que tenía las piernas en tensión, agarrotadas de los nervios. Pero no se me hizo pesado el ir y venir de la trama. Sobre que nolan le da la vuelta al tablero de ajedrez cada diez minutos, pues evidentemente, yo no lo consiero un defecto: no es que repita el mismo truco, es que es sólo un truco. Como el papel de Bale en EL TRUCO FINAL… Durante toda su vida sólo hace un único truco. Su vida es el truco. Y las idas y venidas del argumento de Batman no son más que movimientos de manos, giros de tablero que pertenecen a un único propósito.

    en cualquier caso, no pretendo convencerte de nada Vázquez, simplemnte es mi opinión, y me alegra que te animases a contestarme.

    Me encanta poder charlar así de estas cosas, sin los fanatismos ciego e irracionales de otros blogs.

  7. Me temo que esta película pueda ser lo que Watchmen fue a los comics, pero tampoco es algo necesariamente malo, al menos ahora la gente se empezará a plantear que una persona que se pone una máscara y se toma la justicia por su mano tiene que tener una personalidad bastante complicada.

    Veremos qué hacen con Watchmen, por cierto, porque no doy un duro porque mantengan el final.

  8. Bueno, pues mi opinion es distinta de la tuya Chemari-Wan. Agradezco tus buenas maneras, y si si, es un alivio que podamos no estar de acuerdo sin mencionar nuestras madres, estudios y demas. Un saludo.

    (Se que este comentario no ha sido ni divertido ni interesante, pero me sentiria mal educado si no dijera nada)

  9. Me temo que esta película pueda ser lo que Watchmen fue a los comics, pero tampoco es algo necesariamente malo

    Bueno, un poco por ahí iba mi comentario respecto a que la pantalla podría llenársenos de superhéroes solemnes convencidos de su propia importancia que confunden tomarse a sí mismos demasiado en serio con hacer las cosas en serio.

    Pero ya veremos lo que pasa.

    En cuanto a Watchmen soy más bien pesimista: pueden respetar la estética -parece, de hecho, que lo están haciendo- pero sigo encontrando imposible adaptar lo esencial de ese cómic en dos horas y pico de película… entre otras cosas porque una de las cosas esenciales de Watchmen, parte inseparable de su forma de narrar, es la estructura en la que está montado y no veo cómo traspasar eso al cine de un modo que funcione.

    Recuerdo, de hecho, una de las cosas que comentó Guillermo del Toro cuando estuvo en Cádiz en el 2005: le habían ofrecido dirigir Watchmen y, literalmente, no se atrevió a hacerlo: le parecía una tarea imposible y, como no creía poder estar a la altura a un cómic como ése, prefería no hacerlo

    Aunque, quién sabe, quizá nos sorprendan. No soy optimista, pero a veces los milagros ocurren.

  10. es un alivio que podamos no estar de acuerdo sin mencionar nuestras madres, estudios y demas

    No sé si es un alivio, pero en todo caso, debería ser lo normal.

  11. Me alegra leer por fin algo acerca de la importancia de Harvey Dent en la película. La gente está alucinando pepinillos con el Joker (normal, por otra parte), pero casi nadie comenta que, efectivamente, la película es la tragedia de Harvey. Por eso me parece que no han entendido la película aquellos que comentan constantemente que “Dos caras está metido con calzador” o que “es un pegote como Veneno en Spiderman 3” (que, por cierto, también era parte fundamental de la historia, aunque el resultado en cuanto a calidad fuese bien distinto). O que “deberían haberlo dejado para la tercera”. Y, por supuesto, todo lo expuesto por Mr. Martínez invalida la crítica (también muy extendida) sobre que la película “tiene varios finales consecutivos”.

  12. Decía Guillermo (en el 2004, Rudy), que le daba mucho respeto lo de Watchmen porque era como casarse con una viuda: “hay que contentar a la viuda, y a la vez tener un respeto con el muerto”.

  13. Cierto, el 2004. No recordaba la frase, por otro lado, pero sí define perfectamente el papelón que significa la responsabilidad de adaptar Watchmen a otro medio.

    Pero es algo, por otro lado, que, tarde o temprano, alguien tiene que intentar. Y al que lo hace no sé si calificarlo de valiente o de irresponsable.

    Pero ya veremos que sale de todo eso. Como digo, a veces los milagros ocurren.

  14. En primer lugar gracias por los créditos :)

    La película es claramente la historia de Dent (a propósito, menos mal que en este blog entran casi únicamente conocedores del tema, porque a los profanos les hemos destripado media película y, avisó, más que la voy a destripar, asi que no leer por ojos sensibles), tanto es así que el mismo título hace referencia a la antítesis del nombre que al fiscal del distrito le dan sus cercanos: el caballero blanco.

    La película gana interés en el momento que la apuesta del juego sube. ¿Qué le importa al Joker el dinero? ¿una vida?.

    ¿Qué sentido tiene para él jugar si la victoria no le ofrece satisfacción?

    El enfrentamiento contra Batman sólo tiene sentido por algo por encima del común de los mortales, y ese algo es el alma de Gotham, quien puede devolver la esperanza a una ciudad moralmente devastada.

    Cuando te planteas una película con dos villanos lo primero que piensas es: ya estamos metiendo a calzador más de lo que se puede morder. Pero no es el caso.

    La única pena es que no se pueda aprovechar de nuevo el personaje de Dos Caras en una supuesta tercera película, junto con la muerte de Ledger que hace poco probable la vuelta del Joker en el corto plazo.

    Dent es, desde siempre, uno de los personajes (me resisto a encasillarlo como villano) más profundos y con más posibilidades de explotar de la serie.

    Veremos que nos depara el futuro.

  15. Pues, Sergio, la web esta llena de rumores sobre una posible aparicion de Dos Caras en una tercera pelicula. Los rumores, que queda claro son eso, rumores, apuntan a que sobrevivio a la caida y está recluido, con nombre falso, en Arkham.

  16. Si por algo se caracterizan de verdad los comics de superhéroes es por la capacidad de resucitar sin ningún pudor, la mayoría de las veces, a personajes de uno u otro bando.

    Personalmente espero que Nolan no caiga en ese error.

    Podría hacerlo, incluso dar un giro en el que “pillan en un renuncio” a todos por haberles mentido sobre el fiscal del distrito, haciendo mayor la victoria del Jocker. Pero dudo que a estas alturas nadie sepa nada aun. Cierto que se espera para finales de 2011 la tercera parte de la saga, y que el guión tendrá que estar empezando a escribirse, pero de momento esos rumores me parecen más deseos de fans que un tema real.

    ¿Que villano nos tocará en la próxima película?

  17. A mí me gustaría ver algún nuevo villano en próximas películas. Decía Don Joaquín Sabina que “al lugar donde has sido feliz, no debieras tratar de volver”. y heos sido felices con el Joker y con Dos Caras. Además, si algo acracteriza a Batman (además de su afición por las máscaras, el cuero negro y jóvenes pupilos), es su MARAVILLOSA galería de villanos. Imagino que Nolan jugará bien sus cartas… Y además, cierto es que a los productores, esos señores que ponen dinero para hacer más dinero, lo que quieren es vender muñecos. Que la peli sea buena además, es secundario.

    Sobre el tema de la peli de Watchmen… Yo lo veo difícil. Creo que la fuerza del cómic es se metatexualidad… Es uan “metanovela” como el mismo Moore la deficnió hace tiempo. Y esas capacidad de jugr con el tiempo y la narración, esa simetría formal… Considero que será muy difícil de llevar a la pantalla. Espero equivocarme, claro… Imagino qu epor lo menos la peli será atractiva y visualmente potente. Pero tendrá el alma con la que Moore y Gibson la dotaron?

  18. Chemari, si es que el director más adecuado para Watchmen, después de ver El truco final, tengo claro que hubiera sido el propio Nolan. Por todo eso que tú dices, sobre todo.

    Y en la tercera de Bats… no sé qué villano quiero ver, pero sí sé que quiero ver a Robin. Al Robin niño. O niña.

    Colorines para redimir a un Caballero Oscuro.

  19. Pues a mi más que por la estructura narrativa, que está claro que es compleja, me parece que Watchmen es ideológicamente demasiado fuerte para que se atrevan a ponerla delante de millones de espectadores.

    Para empezar me extrañaría mucho que puedan hacer entender qué es el doctor Manhattan, pero lo que realmente me resultaría extraño es que el golpe de Ozymandias no sea detenido. En el final del comic hay un ataque al pensamiento en blanco y negro, y una defensa de la destrucción y el sacrificio de inocentes y el engaño al público para conseguir un bien mayor. Por no decir que si se hace algo así se criticará que después del 11S es de mal gusto, etc.

    En V de Vendetta quedó claro que la ideología del señor Moore no era “políticamente correcta” y no espero mucho más de Watchmen.

  20. Yo creo que en la peli de V de Vendetta está bien llevada la visión políticosocical de Moore, incluso me gustó esa revisión actual post 11S (y recordad que durante el rodaje de la peli fue el atentado en Londres). Y no me creo que la “sociedad” no esté prerada para un guión como el de Watchmen en cine, pero es cierto, que si lo que se quiere es vender muñecos y un blackbuster para las portadas de la prensa no especializada, suavizarán el tema. No creo que al público adolescente que llena las salas de cine los fines de semana y que van a ir a ver la peli porque en el trailer que han visto explotan cosas, le interese este tipo de guiones que hacen moverse lso engranajes cerebrales.

    Y es precisamente a ellos a quien mejor les vendría, precisamente…

  21. Curiosamente, no es el contenido ideológico de Watchmen el que me preocupa. Creo que en ese aspecto hay tantas probabilidades de que respeten la carga ideológica del cómic como de que no. De hecho, no creo que tengan muchos problemas si la respetan. Surgirán críticas y punto. Y ni siquiera creo que el estudio les presione mucho para intentar suavizar el asunto, la verdad.

    Pero… para mí eso no sería suficiente. O sea, podríamos pensar que si al final consiguen el look visual del tebeo y respetan toda la caña ideológica del tebeo ya deberíamos considerarnos afortunados. Dos de tres, al fin y al cabo, está de puta madre.

    Pero me temo que no. Al menos para mí. Lo que convierte a Watchmen en lo que es, es precisamente el modo magistral en que está narrada, y si pierdes eso, si no sabes traspasarlo a la pantalla, me da igual que tengas éxito en todo lo demás.

    Quizá es una opinión un tanto extrema, pero lo veo así.

  22. Yo lo que espero con ansias es la adaptación cinematografica de Calico Electrónico.

    ;)

    Ahora, creo estar de acuerdo con Vasquez; la película estuvo muy bien hasta el clímax largo y tendido del final, entre atentado a la chica y a Dent y el último enfrentamiento con Jocker la película llega a hastiar por la tensión tan mantenida que termina aburriendo. Por lo menos en mi caso.

    Por cierto ¿Explican el cambio de la voz entre Wayne y Batman? mi esposa dice que el traje le apretaba los testículos.

  23. No lo dicen explícitamente, pero si te fijas, Batman lleva una especie de altavoz en la garganta (se ve con bastante claridad cuando cambia de capucha y usa la que le permite girar la cabeza). Lo que hace, o eso parece, es hablar en susurros, y el altavoz le amplifica la voz, con lo que se obtiene ese efecto extraño de persona que susurra en voz muy alta.

  24. Coincido con el sr. Martínez… ¿cómo haces una película simétrica y de visionado sincrónico? Creo que es imposible. Como, por otra parte, también era imposible hacerlo en cómic, ahora que lo pienso. Mmm…

  25. Por eso he dicho que, a veces, los milagros ocurren.

    Y nada me gustaría más que el que ocurriese con Watchmen y saliera del cine buscándome la mandíbula por el suelo.

  26. A eso me refería también con la metatextaulidad del anovela en mi primero comntario (allá arriba) Coincido con los Señores Ruíz y Martínez, que si son capaces de conseguir llevar eso a pantalla, me da igual de qué trate la peli, como si es Mi Pequeño Pony.

  27. Yo, casi, casi, me conformaría con ver en pantalla el equivalente cinematográfico (que, francamente, no sé muy bien cómo podría ser) a lo que Moore hace en el capítulo en que el doctor Manhattan está en Marte.

    Con eso ya… uf.

  28. Lo que temo es que si Del Toro no se atrevió… si Terry Gilliam no consiguió llevarlo adelante… si para Nolan, el mago de la estructura, esto habría sido todo un reto… ¿qué va a hacer Zack Snyder, ese director del que lo mejor que se puede decir es que es “solvente”?

  29. Pues poner mucha pirotecnia y despliegue digital y deslumbrar al personal. No sé si es el director más indicado, pero…bueno, pro lo menos ha sido valiente, y sabemos que amor le pone al asunto. Esperemos lo mejor y preparémonos para lo peor.

  30. Rafa, Bat Man lleva dos altavoces negros, uno a cada lado de la garganta. Se ve muy bien en la escena que le da el calambre al que quiere quitarle la máscara.

    En cuanto a Watchmen de momento lo que ha conseguido es que las parte visual funcione. Los pequeños clips con el doctor Manhattan, entre otros, impresionan. Aunque la ciudad me parece un poco demasiado “impoluta”.

    Estoy de acuerdo en que la estructura narrativa es fundamental. No tanto los detalles de los pejigueras (con perdón), ni la ideología.

    V de Vendetta renunció a explicitar los nombres: Anarquía contra Totalitarismo, pero mantuvo la esencia de caos contra el orden. Y funcionó muy bien. En este sentido Watchmen podría ser igual.

    No se en que terminará la cosa, pero, siendo MUY optimista, me gustaría recordar como se convirtió el Club de Lucha en El Club de la Lucha. Lo más difícil era precisamente la estructura y se consiguió.

    No es la misma escala, pero espero que quede algo competente, una obra maestra literaria (o del comic) no tiene que desembocar irremediablemente en una obra maestra del cine.

  31. Tengo que discrepar en cuanto a las diferencias ideológicas de V de Vendetta entre la película y el comic. En el comic, en efecto, la diferencia es entre totalitarismo y anarquía, mientras que en la película es entre fascismo y democracia. Ojo, no es que no me gustara la película, pero la llevan ideológicamente a terreno seguro.

    En cuanto a Watchmen, la sociedad claro que está preparada, y el adolescente palomitero puede ver la película y hasta leer el comic sin quedarse con demasiadas ideas en la cabeza, pero los grandes estudios, con sus miedos por tener problemas con unos y con otros, acaban siendo alérgicos a cualquier muestra de ideología.

    En cuanto a lo de acertar dos de tres, yo sé que al Sr. Martínez la estructura narrativa es un tema que le apasiona, así que será dificil que lo contenten :).(*) De hecho recientemente me han hablado muy bien del trabajo de montaje que hicisteis con la cinta de Crow, sorprendidos de que con un material rodado de forma improvisada sacarais una cinta en la que pudiera entenderse lo que sucede por parte de alguien que no tiene la más remota idea de lo que pasó en el evento.

    (*) ¿Hay algún manual de estilo sobre como intercalar smilies y signos de puntuación?

  32. Hombre, no sé si “apasionarme” es el término correcto. Pero, en todo caso, si hablamos de Watchmen me temo que una parte importante del disfrute de la historia está en el modo en que está narrada, por una parte, y estructurada por la otra.

    En cuanto al dividí de Crow, me temo que buena parte del montaje no es responsabilidad mía, sino de Felicidad. De hecho, suyo es el montaje de la batalla espacial, que me parece uno de los momentos más dinámicos del vídeo. Y todo está conseguido a base curro en la “mesa de edición”: las imágenes originales no son más que la filmación de unas maquetitas minúsculas sobre un tablero de juego.

    Me alegra saber que la historia se sigue por alguien que no sepa lo que pasó: era uno de nuestros mayores miedos cuando nos pusimos al asunto.

    Y seguro que hay un manual de estilo para intercalar smilies y signos de puntuación. Al fin y al cabo, hay un manual de estilo para todo en este mundo nuestro (y en alguno de los otros ;-) )

  33. La protagonista es Gotham, al menos a mí así me lo pareció.
    Pese a todos los héroes y villanos que le presentes a una sociedad, al final, es ella misma la que tiene en sus manos su salvación.

  34. Quizá tengas razón. Pero aunque la protagonista sea la propia ciudad, teoría que no me parece en absoluto descabellada, el pivote alrededor del que gira la historia me sigue pareciendo Harvey Dent. O la lucha por el alma de Harvey Dent, si quieres.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.