Algo turbio…

…tiene que haber, por fuerza, en un negocio que cosecha beneficios record cuando la situación económica es buena y que sigue cosechándolos cuando estamos en crisis (uy, perdón, en desaceleración, qué despiste por mi parte).

Sí, hablo de esos señores encantadores que nos cobran por el privilegio de permitirnos dejarles nuestro dinero para que se enriquezcan especulando con él. O, como alguien los definió una vez, “esos tipos que te prestan su paraguas cuando hace sol y te exigen que se lo devuelvas en cuanto llueve”.

La banca, claro. Esa que gana siempre, como en los casinos.

Habría otro dicho al respecto: “Si ve a un banquero tirarse por una ventana, láncese tras él. Seguro que hay algún beneficio en el asunto”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.