El verdadero origen de “Escrito en el agua” (2)

Como prometía unas entradas atrás, a continuación reproduzco el texto íntegro del mensaje amenazador que acompañaba el Escrito en el agua de Vicky Baum que me hicieron llegar en Madrid. Que lo disfrutéis:

Señor Martínez:

Al fin, le tenemos. Tras una larga búsqueda, hemos encontrado lo que llevábamos persiguiendo durante años.

Tal vez creyera que su secreto iba a permanecer en la oscuridad por siempre, pero, lamentablemente para usted, no ha sido así. Por fortuna, nuestros recursos son ilimitados, lo que nos ha permitido encontrar el libro secreto, su Necronomicón particular, incluso en otro continente.

Le hacemos llegar uno de los cinco volúmenes que hemos encontrado. Reposaban todos en el más escondido de los muchos estantes polvorientos, repletos de libros gastados, de una librería arcana, una tienda olvidada en el callejón más oscuro de un impronunciable país sudamericano. Tenemos otros cuatro, así que no se moleste en destruirlo.

Casi puedo verlo, oler su miedo. Le imagino temblando, en este mismo momento, al pensar en las terribles consecuencias para su persona. Le aviso, no jugamos, así que, señor Martínez, si no quiere que su secreto mejor guardado, el origen real del título de su bitácora, el verdadero objeto de su homenaje, se haga público, apréstese a cumplir nuestras exigencias.

Usted y todos los otros escritores de talento de nuestra ciencia ficción han faltado a su deber. Se han ido, han emigrado, ¡se han fugado! Y para colmo lo han hecho hacia géneros enemigos como la fantasía o la novela histórica. ¡Por Seldon bendito, hasta pastiches han escrito ustedes! Nos han dejado solos, ustedes. Han mancillado el fervor que los aficionados de la ciencia ficción española pusieron en encumbrar sus monetariamente beneficiosas carreras.

¡Eso se acabó! O retorna en su próximo proyecto a la ciencia ficción, o haremos llegar a los trolls de su bitácora todos y cada uno de los ejemplares restantes. Imagínese qué podrían hacer ellos con esa información, imagínese qué pensará el fandom cuando sepa que disfraza de homenaje al poeta John Keats lo que en realidad es una rendición a Vicki Baum, la Corín Tellado foránea. Le llamarán fraude.

Póngase ya a escribir Jorgranmaund 2. Si no, su carrera estará acabada. Avisado queda. Ah, no intente dar con nosotros, sería una pérdida de tiempo. Ni su mismísimo Holmes nos encontraría.

George Kaplan • Gran turco del FCF (fandomitas contra la fuga).

5 comentarios

  1. Pues el tal Kaplan ha realizado una investigación muy, muy escasita. “Escrito en el agua” es también el título de un poema de Cernuda, de libro de poemas del poeta canario Justo Jorge Padrón, de otro libro de poemas de la escritora Doris Meza, de una película de 1998 del director boliviano Marcos Loayza, de una comedia escrita por una tal Gladis Gómez (creo que argentina) y de otra película de un director argentino (no sé la fecha). Curioso que sólo le suene Vicky Baum, ¿no?, jejeje.

  2. … O quizá ha investigado todas esas posibilidades y ha llegado a la conclusión de que, en mi caso, sólo podía tratarse de Vicki Baum. Quién sabe.

  3. Por supuesto que sólo puede tratarse de Vicky Baum, con lo que a ti te va el marujerío.

    Y antes de escribir Mumbojumbo 2, a ver si arreglas el 1.

  4. En realidad, Jangomango 2 ya está escrita (algo que deberías saber bien, como uno de los principales responsables de que se escribiera). El problema, como dices, sería volver y meterle mano a Jarmoganga 1, que es factible, y, sobre todo, ponerme con Mammagamma 3, cosa que cada vez veo más difícil.

  5. Está usted jugando con fuego, señor Martínez. Déjese de diletancias y al tajo: acabe de pulir Jargumaund 2 ya.

    FCF

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.