Un voto, un arma

Ayer recibí un par de SMS.

El segundo decía algo como: “A la niña de Rajoy, el domingo la vamos a llamar Victoria. Pásalo”.

El primero era bastante más largo. Venía a decir que el gobierno seguía negociando con ETA. Y que, de hecho, habían pactado un comunicado de la banda para hoy o mañana en que ETA anunciaba que deponía las armas. El mensaje seguía por esos derroteros y, por supuesto, terminaba haciendo un llamamiento para impedir que siguiéramos gobernados por esos tipos que pactan con terroristas y están destrozando España. La última palabra era, una vez más, “pásalo”.

No puedo asegurar la procedencia del SMS. Teniendo en cuenta su redacción y la fuente desde la que me llegó, sospecho que se originó en la sede local del PP. Y, puestos a especular, imagino que ha llegado hasta allí desde la dirección nacional del partido. Esto, repito, es una sospecha, ya que el SMS me llegó a través de una persona privada (con una militancia bastante activa, por otro lado, en las filas del Partido Popular) y, por tanto, no tengo modo alguno de demostrar dónde se ha originado esta especie de campaña viral. Las pruebas circunstanciales, sin embargo, apuntan a donde apuntan y, aunque no puedo estar seguro al 100% de que los dirigentes locales del PP han promovido esto, me quedan pocas dudas al respecto.

En cualquier caso, lo cierto es que esa campaña viral, conmigo, ha tenido resultado. No el que esperaban, supongo. Porque, por primera vez en veinticuatro años voy a ir el domingo a votar lleno de rabia, dispuesto a usar mi voto como un arma, no para que alguien gane, sino para impedir que cierta gentuza llegue al poder. También, por primera vez en todo ese tiempo, voy a votar al PSOE para unas elecciones generales. Y ojalá saque mayoría absoluta. Y ojalá ciertos grandísimos hijos de puta que esperan alcanzar el poder jugando con el miedo y los prejuicios de los ciudadanos sin que les importen las consecuencias para el futuro, se traguen su propia bilis, se envenen con ella y se mueran.

A ser posible en una agonía larga, lenta y dolorosa.

11 comentarios

  1. Jur. Pues cuando te llegue el que me ha llegado a mí (“Si no vienes a votar, vuelven ellos. Vota con todas tus fuerzas. Pásalo”) te van a hacer la picha un lío.
    Estoy esperando a ver qué se le ocurre a Llamazares. Digo yo que esto es como la propaganda en el buzón, que lo han estandarizado y ahora la usan sólo los que pueden pagarse los mensajes de salida, siendo más barata porque utilizan al personal inocente para multiplicar la cosa sin gastar pasta.
    Un asco.
    El próximo debate, que lo hagan en el plató de Salsa Rosa y lo modere el de Tómbola. Así al menos nos reímos.

  2. El SMS que comentas me molestaría bastante menos recibirlo. O sea, sí, me parece una capullada, pero no me parece comparable al que comento, que es directamente cabrón, ruin, mezquino, rastrero e irresponsable. De hecho, tengo claro que el domingo, cuando vote, no estaré votando por el PSOE, sino contra el PP y depositando, por tanto, mi voto allí donde más daño puede hacerle.

    En cuanto a Llamazares… llevo un tiempo pensando en escribir un post sobre Izquierda Unida y el modo en que parece haber perdido por completo el rumbo. De hecho, en estas últimas elecciones, lo que más me ha molestado de IU es la imagen de “lloricas” que están dando: “jo… nos ignoran, jo, pasan de nosotros, jo, qué malos son”. Sí, vale, es cierto, los medios de comunicación actúan como si sólo hubiera dos partidos en este país, de acuerdo. Pero la actitud lloriqueante y lastimera de Llamazares y otros líderes de IU me parece lamentable. Más de una vez he sentido ganas de agarrarle por la pechera, sacudirlo un poco alante y atrás y decirle “deja de llorar como una nenita y compórtate como un hombre, joder”.

  3. Si quieres, te paso información privilegiada sobre el pifostio que tienen formado dentro de Izquierda Unida.

    La cosa se resume en que Llamazares se ha depurado al sector crítico, encabezado por Marga Sanz, que le hizo convocar primarias hace unos meses. En un alarde de visión política, va y depura a la propia Marga Sanz en Valencia, que es donde tenían el quinto diputado, que les aseguraba grupo parlamentario propio. Como el domingo se prevé la mayor polarización de la historia de la democracia, la gente va a optar por el voto útil, por lo cual los dos diputados que se jugaba Izquierda Unida, en Sevilla y Valencia, van a ir al PSOE. Resultado: IU-ICV va a sacar cuatro diputados, que, reglamento del Congreso en mano, los condena al grupo mixto.

    También hay que tener en cuenta que Llamazares desencadenó una crisis sucesoria hace tres años y medio, cuando, nada más producirse las elecciones generales, anunció que no se iba a presentar para la reelección. Unos meses después hizo un pucherazo en el congreso de IU, en el que la candidatura conjunta de los sectores encabezados por Enrique Santiago (mi hermano, fíjate) y Martín Recio tenía más votos que la suya, pero a última hora hizo entrar en la votación, pasándose por el forro los estatutos internos, a los secretarios generales de las regionales, con lo que obtuvo la mayoría suficiente para asegurarse el cargo. Dos meses después, el comité político federal lo ratificó en el cargo, porque ahí tenía más mayoría, y no hubo color.

    Después, ¿qué pasó? Las municipales. Rosa Aguilar, que se perfilaba como sucesora, se metió el hostión en Córdoba. Sigue siendo alcaldesa, pero dejó de ser la candidata más votada, de modo que se decidió que mejor se quedaba en Córdoba y le dejaba a Llamazares que se volviera a presentar para encabezar la lista al Congreso. Entonces fueron las primarias forzadas por Marga Sanz, y la purga interna y tal. Me he tenido que comer comentarios en plan: “¡Joder, para una vez que Llamazares se comporta como un comunista y monta una purga interna en el partido, vas y te quejas!”, pero en fin.

    Seguiré votándolos, porque Iniciativa, aunque sean unos gafapastas haciendo política para perroflautas, tienen un programa coherente y están haciéndolo razonablemente bien en el Tripartito. Pero joer, la que tiene montada Izquierda Unida. Sinceramente, espero que se metan el hostión para quitarse de encima a Llamazares y refundarse, que buena falta les hace.

  4. “¡Joder, para una vez que Llamazares se comporta como un comunista y monta una purga interna en el partido, vas y te quejas!”

    El comentario escuece, pero reconoce que tiene su gracia.

    Sí, yo hace tiempo que pienso que lo mejor que le puede pasar a IU es darse un hostión tan grande que no le quede más remedio que reaccionar.

  5. Zapatero ya ha dicho que piensa volver a pactar con los partidos nacionalistas. Así que como es prácticamente imposible que consiga la mayoría absoluta, volveremos a las mismas. Pero hay más opciones aparte de PSOE y PP. Yo hace varias legislaturas que no voto, porque me asquea nuestra clase política, pero en esta mi voto va a UPD, a ver.

  6. Yo tengo muy claro, desde hace ya dos elecciones (las anteriores generales y las pasadas autonómicas) que voto al PSOE… para que no salga el PP. Es muy, MUY triste; pero es a lo que nos está obligando esta derecha chabacana, zafia, grosera, mentirosa, manipuladora, ignorante, lerda y que debe pensar que no tenemos ni memoria ni hemerotecas. Y sí, yo también era de IU de toda la vida.

    Por supuesto, así están *ahora* las cosas: no descarto que dentro de cuatro años tenga que votar al PP por las mismas razones. Triste.

  7. Pues… no veo tan imposible que consiga la mayoría absoluta. Quizá me equivoque, pero sospecho que estas elecciones va a haber una participación mayor de la esperada y que buena parte de estos “nuevos” son gente de izquierdas que se suele quedar en casa.

    Las cosas que se han ido comentando estas dos últimas semanas, tengo la impresión de que están generando una suerte de estado de “no votamos por este, sino en contra de aquel” que hará que mucha gente salga a votar donde más le duela al PP, o sea el PSOE, aunque no sean precisamente simpatizantes de éste.

  8. Yo esta vez volveré a IU, como casi siempre, pero sobre todo porque no superé bien las quejas de mi conciencia cuando voté al PSOE tras lo de Atocha. Vuelvo por mis fueros, aunque sea un partido minoritario que está comandado por un político que me cae como el culo.
    Lo que comenta Juanma ya lo sabía yo, ya, que tengo amiguetes dentro del partido. Lo del deseo de hostia electoral es más común dentro del propio partido de lo que la gente puede imaginar: Llamazares está agotado, si alguna vez no lo estuvo. No es buen comunicador, no es buen político, carece de carisma y ni siquiera sabe medir los tiempo para ver cuándo uno tiene que hacer política de estado y cuándo política de partido. A ver qué pasa.

    De los SMS, desde luego no tienen nada que ver unos con otros en el contenido, pero sí en los objetivos. En la jornada de reflexión de hace cuatro años, alguno de los que llegaba de la órbita del PSOE era también de juzgado de guardia; estos del PP, y los que nos llegarán los días que quedan hasta la hora H, son muestra exacta del tipo de oposición que han hecho estos cuatro años. Y las oposiciones destructivas, como las críticas destructivas, llevan siempre al descalabro del crítico.

  9. Eso era lo que el PSOE se esperaba: que la ETA hiciese un gesto para echarles un cable. Pero como tantas otras veces en esta legislatura, en vez de echarles el cable les han pasado la factura (a modo de asesinato) por no cumplir lo pactado durante el “proceso de paz”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.