El heredero de Nadie: all good things…

Ya está. Recién terminada. Mi cuarta novela holmesiana. Claro que calificarla de “holmesiana” a estas alturas quizá ya no resulte del todo adecuado. Cierto es que Sherlock Holmes sigue siendo un personaje clave en toda la serie, pero el universo ficticio que fui improvisando sobre la marcha y a su alrededor ha evolucionado y crecido mucho más allá de la simple recreación de un personaje y un ambiente que me fascinaba.

Podríamos decir que ha evolucionado y crecido recreando docenas de personajes y ambientes que me fascinaban. Como ya comenté en otra parte, a medida que el panorama se ampliaba con cada novela empecé a comprender que lo que esta serie me permitía hacer era reconstruir el cosmos ficticio de mi infancia y, usando el personaje de Sherlock Holmes como pivote y foco, crear un universo en el que pudieran convivir mis iconos literarios (y tebeísticos, y cinematográficos, y…) favoritos.

No fue una decisión consciente, lo confieso. Simplemente, ocurrió. Lo que estaba creando fue creciendo sin que yo me diera cuenta e incorporando docenas de personajes, situaciones y ambientes con los que yo no había contado. De pronto, en medio de una encrucijada narrativa, me sorprendía a mí mismo preguntándome: ¿encajaría aquí si…? Y sí, encajaba; de un modo sorprendente, las piezas que iba añadiendo al puzzle, por disímiles que fueran, terminaban casando unas con otras y el panorama resultante tenía (para mí como creador, al menos; lo que piensen los lectores ya es otra cosa) una sorprendente coherencia y una extraña armonía.

Cuatro novelas, he dicho. Y con esta última, Sherlock Holmes y el heredero de Nadie, he llegado a un evidente punto de inflexión, a un momento que me pide, muy claramente, un alto en el camino y unos momentos de reflexión.

¿He terminado con Sherlock Holmes? ¿Ha concluido mi relación con el detective? Creo que sí. He explorado las partes de su vida y los aspectos de su personalidad que me interesaban y creo que ya es hora de que lo deje descansar. Quizá, con el tiempo, pudiera volver sobre él y, de paso, regresar al principio de todo el asunto. Back to the basics, que decía John Byrne cada vez que récogía la antorcha con un personaje de cómic y lo redefinía tratando de mantener inalterables sus aspectos básicos.

Volver a los orígenes. A la fórmula del cuento largo o la novela corta. A la luz de gas en medio de la niebla londinense. Regresar a esa Inglaterra en las postrimerías del XIX acompañado de la voz del doctor Watson y escribir media docena de historias sobre Sherlock Holmes.

¿Lo haré?

Ni idea. Es posible que sí. La idea estaba en mi mente antes de ponerme con Sherlock Holmes y la boca del infierno y sigue en ella ahora que he terminado Sherlock Holmes y el heredero de Nadie. En cualquier caso, no será mañana, como decía Abraracurcix cuando temía que el cielo cayese sobre su cabeza. Es una idea para tratar a largo plazo, con calma y sin ninguna prisa. Si llega a buen puerto, perfecto. Si no, es que no tenía que pasar, qué le vamos a hacer.

Así que, de momento y a falta de esa posible colección de cuentos que no sé cuándo escribiré, he de decir que sí, que he terminado con Sherlock Holmes.

Pero quizá no es ésa la pregunta adecuada.

Tal vez la pregunta sea si he terminado con el universo ficticio que he ido creando y ampliando poco a poco a lo largo de estas cuatro novelas.

Y, cuanto más me lo pregunto, más tengo la impresión de que la respuesta es que no, que ni de lejos he terminado con él. De hecho, siento como si todo lo que he hecho hasta ahora no fuera más que el principio. Que, en realidad, lo único que estaba haciendo era montar el escenario y establecer las bases para contar después lo que de verdad quería.

¿Y qué es eso? Todo. Nada. Yo qué sé. Lo que me apetezca. Ya veremos.

Entretanto, hasta aquí hemos llegado. Es el fin de una etapa. Ya veremos qué ocurre con la siguiente.

POSTDATA: Confieso que estoy impaciente por ver qué portada ha creado Alejandro Terán para esta novela. A la vista del trabajo que ha hecho hasta ahora estoy seguro de que babearé de gusto en cuanto le pose los ojos encima.

12 comentarios

  1. ¿Algún adelanto del argumento? Teniendo en cuenta que en las últimos novelas Holmes se ha enfrentado a antagonistas como el conde Drácula, Aleister Crowley, las hordas lovecraftianas, e incluso el mismísimo Lucifer, no puedo ni imaginarme quién será el próximo enemigo del detective. ¡Espero que se publique pronto!

    Saludos.

    M.

  2. Pues… no, prefiero no adelantar nada del argumento. Mejor ir descubriéndolo todo a medida que se lee.

    Y, si todo va bien, debería estar en la calle antes del verano.

  3. Gorikai: Sí, mira que darte sólo un año de tiempo para leerla, soy un cabrón.

    Juanmi: Hmmm, sí, en efecto. Pero si has llegado a una conclusión, punto en boca, muchacho, que cada uno lo vaya descubriendo a su ritmo.

    Rafa: Gracias, chaval. Supongo que es mejor no añadir que, aparte de ésta, aún tengo un par de novelas inéditas escritas en los dos últimos años.

  4. Y esas dos novelas inéditas, ¿de qué tratan? ¿En qué otros libros estás trabajando ahora? Cuenta, cuenta…

  5. Ahora mismo, recién terminada una novela, estoy simplemente descansando.

    En cuanto a las novelas que he mencionado… bueno, digamos que una es fantasía y la otra ciencia ficción. Aunque bien pudieran ser las dos ciencia ficción; o las dos fantasía. Todo depende de cómo se mire el asunto.

  6. Hola.
    No he leído ninguna de tus novelas anteriores sobre Sherlock Holmes. ¿Son independientes? Lo pregunto porque me gustaría empezar por esta última.

    Un saludo.

  7. No son del todo independientes, aunque he procurado que cada novela pudiera funcionar por si sola. Sin duda la más dependiente de las anteriores es la tercera, La boca del infierno.

    En cuanto a empezar por la última… bueno, es la menos dependiente, eso creo, así que no debería plantearte problemas.

    Aunque ten en cuenta que empezar por el final puede traer consecuencias, como saber información que luego, si retrocedes al principio, deja de ser una sorpresa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.