La modernización de la empresa española (4)

Allá por la antigüedad (hace tres mil años, o mil, o quinientos, qué más da) un soldado herido en el campo de batalla estaba completamente cubierto de moscas. Un compañero se le acercó e hizo ademán de espantarlas.

-¡Quieto! -dijo el herido-. ¿Qué haces?

-Sólo quería ayudarte.

-Pues entonces mejor me dejas en paz.

-No lo entiendo.

-Estas moscas llevan alimentándose de mi sangre varias horas. Están casi ahítas y ya apenas molestan. Si las espantas, vendrán otras más hambrientas y será mucho peor.

No es que hayan cambiado mucho las cosas desde entonces, ciertamente.

(after Mika Waltari)

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.