¿Un sistema obsoleto?

El sistema de gobierno predominante en Occidente tiene ya un tiempecito a sus espaldas. Me refiero a articular la representación popular a través de los partidos políticos.

Y, visto cómo va la cosa, no puedo por menos de preguntarme si es un sistema que todavía funciona o si le estará llegando el momento de extinguirse. No sé, pero cuanto más pienso en ello más inoperativos veo a los partidos políticos, menos representativos de la voluntad popular y, de hecho, más alejados de la realidad a medida que pasa el tiempo. Como si todos ellos fueran, en cierto modo, herederos de Göebbels y estuvieran intentando construir su propia realidad para hacérsela tragar después al mundo, ya sea por persuasión, por manipulación, por propaganda o, directamente, por imposición.

Pero me estoy saliendo del tema.

Decía que cuanto más pasa el tiempo más dudas tengo de que el sistema de partidos sea un modo realmente eficaz de articular la vida política en un país democrático. Son, en cierto modo, dinosaurios, y se comportan como tales: lentos al cambio, cada vez más endogámicos, encerrados sobre sí mismos y viviendo en una suerte de torre de marfil ideológica que obvia elementos de la realidad cotidiana como los índices abstención en las elecciones, el desencanto cada vez mayor del ciudadano ante la clase política o, directamente, su desconfianza hacia ella.

El problema es que no tengo muy claro con qué los podríamos sustituir. Pero sí que es cierto que tengo bastante claro que debemos sustituirlos por algo. Y rápido, antes de que sea demasiado tarde.

Porque a veces, cuando pienso esas cosas, recuerdo otras. Como el hecho, que muchos prefieren ignorar, de que buena parte de las dictaduras nacen con un gran apoyo popular precisamente porque los representantes legítimos del ciudadano son incapaces de conectar con su propio pueblo; algo de lo que se aprovecha el dictador, evidentemente.

Y estamos viviendo una situación parecida, o eso me parece. No, no da la impresión de que esté asomando ningún posible dictador en el panorama político español, ciertamente. Pero sí que percibo una desconexión cada vez mayor entre electorado y representantes. Tienen que darse otros factores para que un país esté “maduro” para una dictadura, es cierto, pero éste sin duda es buen principio en esa dirección.

Y lo peor, si lo pienso un poco, no es el hecho en sí. No es que políticos y ciudadanos parezcan a veces vivir en realidades distintas, cuando no opuestas. Tampoco lo es que la respuesta de los ciudadanos sea pasar del tema cada vez más. No, lo que verdaderamente me parece chungo y peligroso es que a los políticos esa falta de conexión no parece importarles lo más mínimo.

La ven, eso creo. Sin duda tienen que verla. Pero no parece que les esté precupando gran cosa.

11 comentarios

  1. Yo siempre he creído que la democracia es obsoleta y que es un error que cualquiera sin más pueda votar, incluido yo mismo.

    Desde mi punto de vista, si sólo una persona (supuestamente) cualificada como un medico puede tomar decisiones determinadas para salvaguardar mi salud, por qué puede decidir cualquiera sin más con su voto que es mejor o peor para la democracia? Quién está cualificado para ello? Vale igual una persona sin estudios que con estudios? Sirve igual alguien con prejuicios que con experiencias más objetivas? Mientras no nos planteemos esto y nos demos cuenta de que no todos nuestros votos son igual de válidos, la democracia servirá de poco, como se ha visto en muchos países (incluido el “nuestro”).

  2. Uf también. Despotismo ilustrado: todo para el pueblo pero sin el pueblo. Eso ya se probó. Meritocracia entonces? y el baremo? Uf.

    Retomando el post de Rudy, me parece que el desencadenante de la maduración de una dictadura puede ser algo tan cercano como un 11-M mezclado con un líder que llevase ya un tiempo calentando las neuronas xenófobas que todos llevamos dentro y que muchos ni se plantean controlar. Un LePen más sibilino, más taimado, y por lo tanto más eficiente, por ejemplo.

    Sólo se me ocurre la eDemocracia como mejora, y todo ello, al igual que los partidos políticos actuales (en España, al menos) refrendado en la Constitución. Los candidatos vendiendo su moto en el youtube y tal, y uno votando con su eDNI a quien cojones le de la gana, confirmando su elección de equipo de gobierno, votando a favor de leyes o contra ellas, y así, pero es muy utópico y excesivamente dependiente de la tecnología.

  3. Pues yo creo que la democracia sigue siendo exactamente lo mismo que cuando se inventó, una forma de usar el pueblo para que manden los que tienen dinero para manipularlo. Los partidos son imprescindibles para que funcione el truco, y un sistema de representación va a favorecer un sistema de partidos, y este un bipartidismo de facto. Para los optimistas de la democracia, les recomiendo leer sobre la paradoja de Arrow.

  4. Reconozco que he estado a punto de caer en la trampa, que consiste en responder seriamente a las cosas que te cabrean y reconocer así en parte la validez de aquellas afirmaciones a las que no respondes cabreado.

    Dice Cosme:”Yo siempre he creído que la democracia es obsoleta… Mientras no nos planteemos esto y nos demos cuenta de que no todos nuestros votos son igual de válidos, la democracia servirá de poco, como se ha visto en muchos países…”

    La cuestión es, ¿qué entiende Cosme por “servir de poco”, y, además, ¿de qué países estamos hablando? Si le echamos un vistazo al mundo, los únicos países donde merece la pena vivir y el hombre medio tiene algún tipo de garantía son aquellos que durante más tiempo han sido democracias. Seguramente Cosme preferiría vivir en Corea del Norte, Cuba o Bielorrusia, lo cual es muy respetable. Lo malo es que una vez dentro igual no le dejan salir, pero si hay alguien con verdadera autoridad que ha decidido que eso es lo más conveniente, supongo que no tendrá queja.

    No creo que el Hombre Común (y probablemente menos aún la mujer común) sean tontos, inútiles o incapaces de discernir. De hecho, varios millones de hombres y mujeres comunes sin educación, sin medios y sin recursos se empeñan en emigrar hacia donde se vive decentemente desde donde la vida es una mierda, y no al revés. Claro que si uno sigue el hilo del razonamiento de Cosme, probablemente estén equivocados y los muy ignorantes no sepan lo que hacen al marcharse de paraisos como Ruanda o Burkina Faso…

    La reflexión de Rudy tiene bastante sentido en cuanto a la mecánica del sistema, que a veces es perversa, y en cuanto al cansancio que a menudo parece afectar al mismo. Sin embargo el sistema de partidos, que es bastante reciente históricamente hablando, es una sustancial mejora con respecto al sistema anterior de aglutinamiento de opinión -dentro del propio sistema democrático- que era el de enfrentamiento directo de las clases. En una primera fase de las democracias, en la Antigüedad Clásica, las clases sociales se representaban a sí mismas directamente, sin filtros previos, y eso acababa llevando al radicalismo demagógico, como ocurrió en Atenas, o a una guerra civil y al triunfo de de las tendencias conservadoras, como ocurrió en Roma. Al final, todo generaba una crisis insalvable que conducía a la dictadura forzosamente. Los partidos políticos, aunque siguen siendo un reflejo de las diferentes clases sociales hasta cierto punto, han producido una cierta mezcla social, y al dividir las cuestiones han dividido también las tensiones, permitiendo la aparición de algunas figuras políticas para mi absolutamente incomprensibles, pero que sin duda tienen su razón de ser, como el Obrero de Derechas.

    Eso no significa, por supuesto, que no tengan una fecha de caducidad. Y es posible que esta no esté muy lejana. Si hacemos memoria, los partidos que ahora mismo consideramos tradicionales nacieron formalmente en el siglo XVIII y XIX, con la prensa escrita y la generalización de la alfabetización. Desde entonces la relación política-medios de comunicación de masas ha sido una constante. La prensa escrita y la literatura política, los manifiestos y los discursos reproducidos en periódicos fueron su medio natural de expansión. Recordemos que ya las dictaduras de los años 30 demostraron moverse mucho mejor en medios más modernos como la radio o la televisión. Es posible que esto, junto con la evidente torpeza que las clases políticas manifiestan para moverse en medios como internet, nos den la clave de por dónde pueden ir los tiros en el futuro. Hay un movimiento asociacionista que era prácticamente inexistente en los 60 y que cada vez cobra más fuerza, y que junto con las ONG y las nuevas tecnologías de la comunicación puede dar el salto a la representación política en un par de generaciones.

    Y en cuanto a la indiferencia de la gente, recordemos que en los 50 todo eran sonrisas amables, anuncios de Cocacola, ideas claras, Sueño Americano y coches color pastel. O eso parecía, y mira la que se montó solo 10 años después.

    Lo que la gente necesita para despertar es una crisis, y si echamos un vistazo alrededor la verdad es que creo que vamos a tener más de las que nos gustaría…

    Por lo demás, y a efectos generales, este tema, que es bastante recurrente, siempre me recuerda la época anterior a la Revolución Francesa, cuando los hijos de la aristocracia se dedicaban a ejercer de diletantes, y con todo el tiempo libre y la seguridad que les proporcionaba su posición privilegiada se dedicaban a tirar piedras contra su propio tejado, a decir que su sociedad era decadente y a parecer más transgresores y revolucionarios que nadie (uno lo piensa y casi se alegra de que luego les arreglaran las cuentas, por gilipollas).

    Si no me equivoco, todos los participantes y lectores de este blog, al que se accede desde un ordenador, gracias a una conexión de alta tecnología y siempre contando con suministro eléctrico (mis excusas hacia las excepciones, si las hay) gozan de una libertad, una prosperidad y unas condiciones de vida que cientos de millones de habitantes de este planeta considerarían ideales, y que sus propios antepasados, que se partieron el lomo para procurárselas, considerarían legendarias. Así que aunque sólo fuera por respeto a ellos, podrían pensárselo un poco antes de decir según qué tonterías.

  5. Bueno, Skala, no suelo hacer esto muy a menudo cuando te lanzas a perorar.

    Pero por una vez, y sin que sirva de precedente, no te vayas a malacostumbrar, vamos allá:

    Chapó.

  6. Decias que:
    “Dice Cosme:”Yo siempre he creído que la democracia es obsoleta… Mientras no nos planteemos esto y nos demos cuenta de que no todos nuestros votos son igual de válidos, la democracia servirá de poco, como se ha visto en muchos países…”
    La cuestión es, ¿que entiende Cosme por “servir de poco”, y, además, ¿de que países estamos hablando?”

    Y respondo que:
    Pues no hablaba de Corea del Norte, de Ruanda o de Cuba. Tampoco de lo que fue Chile, etc. Me refiero a países como Venezuela, un país que fue muy rico, donde una amplia mayoría de los votantes decidió votar a un exgolpista que ahora les está llevando a una dictadura de la que muy difícilmente podrán salir. No nos engañemos con el último referéndum en el que la oposición venció por un 51% (realmente seguro que fue un 60% o todavía más, pero el partido en el poder hace lo que sea para falsificar votos), porque el régimen en el poder va a comenzar ahora a ahogar de verdad a la oposición. O me acuerdo hace anos en México donde un candidato a la Presidencia (que ganó y cuyo nombre nunca recuerdo) prometía en sus mítines que si salía vencedor todos los ciudadanos serían millonarios. Se imaginan que en España se presentase Tejero y ganase las elecciones? Se imaginan a ZP o Rajoy diciendo que si ganan las elecciones todos seremos millonarios? Obviamente para mi es improbable que estas cosas ocurran en España, pero en países latinoamericanos sí que suceden, pues la incultura de la gente es por desgracia muy alta, mayor que en España (que nadie me llame racista ni nada por el estilo, pues esta ultima frase no tiene la finalidad de hacer comparaciones odiosas ni insultar, sino decir algo que por desgracia es simplemente verdad; a ver que niveles de analfabetismo hay aquí o allá). Idem se puede decir de mucha gente en Norteamérica. Si no se le culturiza, al pueblo se le maneja como a los borregos y eso es lo que más interesa a la clase política (+ determinados “amigos”). Por eso, en el fondo un pueblo inculto es peligroso… para si mismo. La Democracia, tal como esta sostenida, es metaestable. Si queremos que esta metaestabilidad se transforme en una estabilidad continuada en la que se pueda disfrutar de un cierto bienestar, es obligado educar a los ciudadanos. No puede ser haya masas de ciudadanos sin mínima cultura que puedan por error hundir una democracia con sus votos (usan la democracia para destruir la democracia??!). Y como tampoco tiene sentido que voten 4 gatos, creo lo que habrá que hacer será preparar a los ciudadanos para que sean consecuentes con sus actos y piensen que votar no es simplemente meter un papel en una urna.

    Sería interesante hacer una prueba para demostrar si el ciudadano sabe lo que hace: un “examen sorpresa” a un buen numero de votantes seleccionados al azar. Antes de votar, unas preguntas: 1) Diga cuales son los 10 puntos en los que se basa el programa de cada uno de los partidos mayoritarios (PSOE y PP). 2) Diga cuales fueron 10 los puntos en los que se basaba el programa del partido vencedor en las anteriores elecciones y cuales (desde su punto de vista) se cumplieron o no y por qué.

    Los resultados y su comparación con la realidad seguramente nos darían buenas sorpresas y servirían para plantearnos que es lo que estamos haciendo al votar.

    Decias por otra parte que:
    “No creo que el Hombre Común (y probablemente menos aún la mujer común) sean tontos, inútiles o incapaces de discernir.”

    Pero te respondo que:
    Tampoco lo creo yo, pero lo que si creo es que al hombre o mujer común se le puede hacer tonto o inútil. Hay mecanismos y maneras… y muy efectivos. O no?

    Y tambien decias que:
    “Si no me equivoco, todos los participantes y lectores de este blog, al que se accede desde un ordenador, gracias a una conexión de alta tecnología y siempre contando con suministro eléctrico (mis excusas hacia las excepciones, si las hay) gozan de una libertad, una prosperidad y unas condiciones de vida que cientos de millones de habitantes de este planeta considerarían ideales, y que sus propios antepasados, que se partieron el lomo para procurárselas, considerarían legendarias.”

    Pero respondo que:
    Posiblemente algo similar podrían haber dicho, por ejemplo, quienes hacían uso de la Biblioteca de Alejandría en todo su esplendor. Vale, no había internet, ni transportes como los que podemos emplear hoy, ni medicina avanzada, ni… etc. Era otro momento. Pero quien les iba a decir que la biblioteca acabaría en llamas “gracias” a la incultura y el fanatismo y que la Edad Media se llevaría por delante cultura, conocimiento y relativa prosperidad. Ahora bien, quien te dice que no estemos en los albores (o ya bien encaminados) en una nueva edad media? Ves alguna razón que te haga pensar que esa nueva edad media podría suceder? (Seguro que encuentras razones).

    Y dices que:
    “Así que aunque sólo fuera por respeto a ellos, podrían pensárselo un poco antes de decir según qué tonterías.”

    Con lo cual respondo:
    Te has parado a pensar que puede ser que lo diga precisamente por respeto a ellos?

  7. pero en países latinoamericanos sí que suceden, pues la incultura de la gente es por desgracia muy alta, mayor que en España (que nadie me llame racista ni nada por el estilo, pues esta ultima frase no tiene la finalidad de hacer comparaciones odiosas ni insultar, sino decir algo que por desgracia es simplemente verdad; a ver que niveles de analfabetismo hay aquí o allá).

    Excusatio non petita, acusatio manifesta.

    Si no se le culturiza, al pueblo se le maneja como a los borregos

    Qué gran confianza en la inteligencia de los congéneres.

    Por eso, en el fondo un pueblo inculto es peligroso… para si mismo.

    Así que habrá que instaurar un régimen paternalista.

    Tampoco lo creo yo, pero lo que si creo es que al hombre o mujer común se le puede hacer tonto o inútil. Hay mecanismos y maneras… y muy efectivos. O no?

    ¿Quiénes son el hombre y la mujer común?. Por supuesto que se le puede hacer tonto o inútil, incluso a ti o a mí, a no ser que tú no seas un hombre común y estés por encima de la media.

    Se puede manipular a la persona más culta e instruida, eso de que la educación vacuna contra la manipulación por partes de terceros o las creencias absurdas no es más que un mito. Un mito que se maneja de forma interesada muchas veces.

  8. Mefistofeles dice:
    “Excusatio non petita, acusatio manifesta.”

    Y le respondo:
    No. Confundes opinión con dato. Yo no doy una opinión cuando hablo de los niveles de analfabetismo, sino datos. En Europa y en promedio los porcentajes de escolarización son del 95-100%. Este porcentaje solo se alcanza en Sudamérica en tres países; Chile, Argentina y Guayana. En países como Ecuador, Paraguay, Colombia, México o Venezuela hay un 10% de personas sin escolarizar. En otros países como Brasil, Bolivia o Perú, Nicaragua, Honduras o Guatemala este porcentaje de personas sin una escolarización básica puede llegar al 40%.

    Mefistófeles dice:
    Qué gran confianza en la inteligencia de los congéneres.

    Respondo:
    Hay alguna razón para tener confianza en la inteligencia de los congéneres viendo el panorama actual?

    Mefistófeles dice:
    Así que habrá que instaurar un régimen paternalista.

    Respondo:
    Nunca he dicho nada de eso ni lo he sugerido. Es absurdo. Estoy hablando de formar al individuo, no de pensar por él.

    Mefistófeles dice:
    Se puede manipular a la persona más culta e instruida.

    Respondo:
    Claro que se puede, pero cuesta más esfuerzo. Y es mucho más sencillo manipular al ignorante. Es esa una razón para no instruir culturalmente a las personas?

  9. Nado en un mar de confusión. O lo que es lo mismo, todos los intentos de Cosme de convencerme/nos de que lo que le preocupaba verdaderamente era la idea de salvaguardar un verdadero sistema de libertades quedan enturbiados o son directamente contradictorios con la primera frase de su primera intervención, que es la que a la hora de la verdad sigue pesando en mi ánimo a la hora de juzgar sus argumentos:

    ” Yo siempre he creído que la democracia es obsoleta…”

    Después de leer eso todo lo demás, por muy bien que me lo cocine, sencillamente se me atraganta…

  10. Antes de nada: creo que la democracia es “el menos malo” posible de los sistemas.

    Otras opciones a tener en cuenta, (esto es intencionadamente para generar un poco de polémica) es una generalizacion de lo que propone Robert A. Heinlein en su novela (de la pelicula, “no comment”) “Starship troopers”:

    Solo aquellos que sirven al bien común tienen derecho a voto.

    Es una posible forma de poner el baremo. (La entrada de la wikipedia sobre la novela no tiene desperdicio).

    Aparte de lo de la novela:

    El problema de la democracia es uno solo y al mismo tiempo se puede ver desde diferentes puntos de vista:
    Resumir el número de votos, en un número de sillones.

    Debería votarse unicamente a personas, y no a partidos, formando gobierno quien reciba la mayor cantidad de votos. Se puede pensar en un minimo (¿1.000 votos?) para ser considerado como “electo”; y aún así, limitar el nº de politicos electos que vivan de ello (pongamos, unos 15): los “senadores”.

    Los demás “electos” tienen voz y voto, pero que se mantengan por sí mismos, si quieren seguir en politica; o que a su vez, alcancen un acuerdo -público- con los “senadores” para delegar en ellos su número de votos, según en qué cuestiones. Pues cada politico responde de sus decisiones y de porqué apoya o no cada decision del gobierno.

    El peso de cada politico no sería igual, sino proporcional (sin redondeos, a ser posible) al número de votos recibidos.

    La tecnología para ello ya existe.

    Así, los politicos serían responsables directos de sus actos, no como ahora, que se escudan en el partido. Y no existiría el transfugismo, pues quedarían en evidencia.

    Elecciones frecuentes (2 o 3 años máximo) para que los ciudadanos evaluen si cumplen o no lo prometido.

    Además sería una oportunidad para que surgan ideas nuevas, en forma de nuevos candidatos o los “politicos profesionales” escuchen a los ciudadanos y hagan esas ideas, suyas.

    Por supuesto que destacarían aquellos que conectan con el sentir general, y que además saben conquistar a un público, hoy por hoy, televisivo, aunque importancia creciente de otros medios, como Internet.

    Por cierto, Rudy, es increible que con todo lo que escribes en el blog, aún te quede tiempo para trabajar programando, :P

    Salu2

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.