Heavies en la playa y pianistas desenfrenados en la carretera

_

Como dije una vez, no soy un muestreo fiable de cómo funciona la publicidad en el consumidor. Supongo que  me influye más de lo que creo, y seguro que la mayoría de las veces sin que me de ni cuenta. Aunque, dado que a menudo ni siquiera me quedo con la marca anunciada, no tengo muy claro la eficacia de la publicidad en mi caso.

Eso sí, de vez en cuando, un anuncio atrapa mi atención, para bien o para mal. Y en las últimas semanas, ha habido algunos. 

Hace algún tiempo, seguro que lo recordáis, me quejaba de la publicidad de la ONCE, con su “caza de duendes que nadan a mariposa” y su ” estoy agilipollado, ¿será la ilusión?” y todas aquellas cosas que me hacían rechinar los dientes.

Tengo que reconocer que, si bien es cierto que las últimas campañas publicitarias de la ONCE me parecían malas, vomitivas, insufribles y tirando a cursis, la del cuponazo que se está emitiendo ahora es otra cosa. Con su lema de “lo más jevi” (¿o es “heavy”  para los puristas?, ni idea) y la forma ocurrente y graciosa en que lleva ciertos estereotipos al límite, hasta casi darles la vuelta, tengo que decir que sí, que me ha pillado, que me gusta y me arranca una sonrisa. No van a conseguir que compre el cupón (el porqué es una larga historia, que contaré otro día) pero ya es algo. Eso sí, lo de poner “El último condón” de Europe como himno heavy tiene su delito, ciertamente.

No es el único anuncio que me ha enganchado. Está también el de  coches que usa la música de La historia interminable con una letra tan surrealista como las imágenes que muestra:

Un superhéroe herido,
rocas en reproducción.
Ciclistas que distraen.
Richard Clayderman al piano sin contro-o-o-ol.

La primera vez que vi el anuncio no sabía qué pensar. Y sigo sin saberlo, pero no puedo dejar de mirarlo. Así que supongo que han tenido éxito conmigo… ¿O no? Porque confieso que hasta esta misma mañana desconocía el coche que se anunciaba (un Renault Megane, me acaban de decir) y que ahora que lo sé, me importa tres pepinos.

La contrapartida está en la nueva campaña de la DGT. No he visto los anuncios que emiten por televisión (si es que lo hacen, que imagino que sí) pero los que he oído en la radio…  Supongo que los habréis oído: consisten básicamente en  tipo airado, diciéndote a voz en grito esto o lo otro o lo de más allá, en un tono que no sé si me está echando una bronca, yendo de colega, poniéndose paternalista o todo ello al mismo tiempo. Supongo que soy afortunado por no tener ni carnet de conducir ni coche (ni ganas ni -afortunadamente- necesidad de ninguno de los dos) porque el anuncio me parece contraproducente y, en cuanto termino de oírlo, de lo que tengo ganas es de mandar al tipo a paseo, decirle que vaya a predicar a su casa y hacer todo lo contrario de lo que me dice que haga. Y si su target (¿lo he escrito bien?) es, como parece, el sector más joven de los conductores, tengo la impresión de que va a obtener cualquier efecto menos el deseado.

© 2007, Rodolfo Martínez

4 comentarios

  1. Una amiga que conoce a uno de los creativos que ha hecho el anuncio de la ONCE (los mismos que han ideado el de Coca Cola nostálgico de los 80) me comentó que la canción que tenían prevista originalmente, y con la que grabaron, era una de AC/DC, pero tuvieron problemas con los derechos y se quedaron con la de Europe. Como curiosidad se nota porque el ritmo de todas las acciones del anuncio (el niño tocando la batería, el inflador) era acorde y ahora ha quedado desacompasada.

    Me ha gustado porque es “refrescante” y está orientado hacia un sector de la población (nosotros) que pasa bastante de los juegos de azar y a los que hay que “captar”. Aunque sólo sea la atención. A mi casi me hacen picar porque estuve a punto de comprar el cupón.

    ¡Y el de Renault es la caña! Sobre todo la versión larga.

  2. Sí, sobre todo ese final de “¿Desea algo más?” y el tipo dice: “Una maratón”, y entonces ya es el desparrame con lo de “y una maratoooooon”.

    Y el de Coca-cola de la generación de los 80 también mola bastante. Parece un anuncio muy tonto, pero está lleno de detallitos molones.

  3. En mi caso tampoco habrá anuncio en el mundo que logre que compre el cupón. Por otro lado, mi desinterés por los coches es tal que soy incapaz de distinguir un modelo de otro, cualquier modelo. Pero los anuncios son tan buenos que eso es lo de menos.

    El anuncio de la ONCE ha logrado que en cuanto oigo el inicio de la música tenga que mirarlo una vez más, aunque lo haya visto un millón de veces.

    Os recomiendo un blog sobre anuncios de tv, cortinillas y promos, que suele tener bastante información sobre la música y todos los aspectos de un anuncio, los vídeos, enlaces y cosas así:

    http://tvspot.blogspot.com/

  4. Muy buena pinta la web. La añadiré a mis favoritos.

    En cuanto a mi historia con el cupón de la ONCE… Hace años, donde curro, trabajaba un tipo que vendía cupones (no era él el empleado en la ONCE, sino su hija, en realidad, pero ésa es otra historia) y, durante doce años, estuve comprándole un cupón semanal sin que me tocase absolutamente nada. Cuando el tipo se jubiló me prometí a mí mismo que no volvería comprar un cupón. Es de las pocas promesas que he mantenido.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.