Citas citables (más o menos): Injurias al magufo

Fue a traves del blog de Nacho Illarregui como me enteré del asunto. Parece ser que el investigador de lo paranormal y escritor (no me atrevo a llamarlo novelista, dado que todo el mundo sabe que los hechos que se narran en la inacabable Caballo de Troya son ciertos, reales e incontrovertibles) se ha querellado contra Luis Alfonso Gámez por injurias contra su honor.

Y es que Gámez ha tenido la osadía de afirmar que Benítez miente, manipula y tergiversa. Y, no contento con eso, tras argumentar cómo Beníter miente, manipula y tergiversa, ha tenido la desfachatez de llamarlo mentiroso, manipulador y tergiversador.

Y es que hay que tener morro para acusar de esas cosas a Benítez. Un tipo que ha afirmado verdades tan evidentes como que:

  • Hay pruebas de que el hombre convivió con dinosaurios (que lo vi yo en un película de Raquel Welch, hombre).
  • Un poder mágico permitió transportar las estatuas de la Isla de Pascua a su ubicación definitiva (claro, a ver si esos sudorosos nativos iban a poder ellos solos hacer esas cosas).
  • El pueblo dogon tuvo en el pasado contacto con extraterrestres (y quién no).
  • Jesús se sentó en el Coliseo romano años antes de que el edificio fuera construido, planeado o tan siquiera imaginado (pues sí, que era el Hijo de Dios, qué pasa).
  • Existía comercio entre Europa y América antes de 1492 (joder, como que se puede ver en los tebeos de Asterix).
  • La sábana santa prueba la resurreción de Jesucristo (lo dice la Iglesia, oiga).
  • El Arca de la Alianza era un arma de destrucción masiva (¿o vamos ahora a llevarle la contraria a Indiana Jones?).
  • El pueblo bereber fue civilizado por extraterrestres (porque si no, a ver cómo iban a alcanzar la civilización esa panda de africanos sudorosos, carajo).
  • Extraterrestres de Orión levantaron las pirámides de Egipto hace 4500 años, mientras los egipcios eran una panda de bárbaros neolíticos que no sabían ni escribir (todo el mundo sabe que las pruebas de la civilización egipcia las falsificaron las tropas napoleónicas para reírse del enano corso; además, ¿es que nadie se ha visto Stargate?).
  • Los astronautas del Apolo 11 encontraron ruinas extraterrestres en la Luna (tal como quedó probado en el falso documental que se encargó ex profeso para demostrarlo).

Vamos, verdades tan evidentes, tan claras por sí mismas que sostener que algo de todo esto pueda ser mentira es de imbéciles y degenerados. De hecho, lo que me parece inconcebible (y es prueba sin la menor duda del buen talante y el ánimo conciliador de JJ Benítez) es que haya esperado a querellarse a que el susodicho Gámez lo llamara mentiroso, manipulador y tergiversador. La sola sospecha, el mínimo indicio de que alguien pudiera tan siquiera poner en duda esas grandes verdades debería ser suficiente para querellarse contra esos desaprensivos y hacer que dieran con sus huesos en la cárcel, que es donde se merecen estar. Al fin y al cabo, todo el mundo sabe que:

Mis detractores suelen hacer más ruido que mis lectores, porque son fanáticos. No están bien informados. Se trata de intoxicadores profesionales, gente pagada por los servicios de inteligencia o tontos útiles. Y lo puedo demostrar.

JJ Benítez

Ahí está, la verdad desnuda. Gámez y toda esa caterva de cínicos incrédulos y supuestos escépticos son fanáticos y están desinformados. Son intoxicadores, le hacen juego sucio a los infames servicios de inteligencia o son tontos. Y no, que ya os veo venir, no hay injurias al honor en esa afirmación de Benítez que, por otra parte, él puede demostrar, como bien dice. Y es que él puede demostrar cualquier cosa con la pura fuerza de su voluntad: he ahí su poder mutante, amigos y vecinos.

Pues aunque los llame intoxicadores, no pone en duda su profesionalidad, al contrario, la afirma; y por más que diga que están con los servicios de inteligencia no deja de reconocer que les pagan por su trabajo; y es cierto que los califica de tontos, pero nos dice que son útiles, lo cual sin duda es algo positivo. Así, mientras sus detractores no hacen más que soltar veneno por la boca, Benítez, con elegancia y savoir faire no hace más que lanzarles cumplidos. ¡Eso es talante, señoras y señores!

En fin, que hay que tener narices. Que hay que ser osado. Que hay que ser un desaprovechado y un desaprensivo para poner siquiera en cuestión las verdades evidentes por sí mismas que una y otra vez ha proclamado JJ Benítez a lo largo de su dilatada carrera de desvelador de misterios, tramas y conjuras, por no mencionar su labor ingente, colosal y que nunca le agradeceremos lo bastante como descubridor de nuestro verdadero pasado, nuestro auténtico presente y nuestro indudable porvenir.

Y el tipo ése, el tal Gámez, se sale de rositas. 6000 euros de nada que tiene que pagarle a Benítez y ni siquiere le obligan a retirar (y yo añadiría más, a destruir, a quemar, a hacerlos desaparecer sin dejar rastro, como si jamás hubieran existido, eso es lo que habría que hacer) sus infamantes artículos.

Algunos de los cuales son estos, por cierto:

Por mi parte, es poco lo que puedo hacer para ayudar a ese gran hombre, ese incansable desvelador de misterios y conjuras que es Benítez. Pero pondré mi granito de arena, por supuesto. No sé muy bien qué puedo hacer, aunque tal vez ayudaría a la causa incluir el blog de Luis Alfonso Gámez entre mis enlaces. Es poco, bien lo sé, pero cualquier cosa que se pueda hacer para que el mundo comprenda la verdad que nos ha hecho llegar JJ Benítez estará bien hecha.

© 2007, Rodolfo Martínez

2 comentarios

  1. Por lo que yo he leido, no me hagas mucho caso que no soy abogado, creo que lo que ha condenado el juez es llamarle “estafador” entre otras cosas. Está claro que “mentiroso” si miente o “tergiversador” pueden pasar, pero acusar de delitos (estafador) entra en otro nivel que sí que puede ser denunciado. Lo que pasa es que la explicación del condenado no deja nada clara la cuestión final. Le han obligado a retirar los terminos más burros con los que se refería a Benitez, pero no a quitar los artículos. Es algo confuso, la verdad, y la claridad se pediría a los del pensamiento crítico antes que nada.

  2. Seguramente vayan por ahí los tiros, aunque no me parece que el Gámez no deje claras las cosas, vamos, al menos por lo que he podido leer en su blog. Queda claro que, de la demanda original, el juez sólo ha concedido esa indemnización de 6000 euros (que creo que es muy inferior a lo que pedía el Gran, Único e Inimitable Benítez) y la retirada de ciertas expresiones.

    Y ojeando un poco su blog, por otro lado, el tipo no me parece de lo más “fanáticos escépticos” precisamente, de estos que caen en la descalificación fácil. Usa expresiones duras, pero por lo que he visto las argumenta siempre, y bastante bien.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.