Citas citables: La leyenda de la Ciudad sin Nombre

No es una película muy apreciada por la crítica. Al menos recuerdo haber leído hace años un comentario al respecto donde la calificaba de obrita menor no muy conseguida y no demasiado relevante en la carrera de ninguno de sus actores.

De hecho, en el completo documental que se incluye en los extras de Sin perdón, ni siquiera se menciona La leyenda de la ciudad sin nombre: se habla de los inicios de la carrera de Eastwood, se menciona su paso por Almería a las órdenes de Leone, se comenta su vuelta a Estados Unidos y se da, en general, un amplio repaso a toda su carrera, como actor y como director. Pero es como si en esa carrera, la película de la que hablamos no hubiera existido.

Pues bueno, pues vale, pues me alegro.

Para mí, La leyenda de la Ciudad sin Nombre (y, por una vez, agradezco a los perpetradores anónimos que traducen los títulos de las películas que hayan convertido el anodino Paint Your Wagon —Pinta tu carreta— en el título que todos conocemos) es una pequeña joya. Quizá no es una obra maestra. Pero qué demonios, conjuga dos de mis géneros favoritos —el western y el musical— y lo hace, y disculpen mi francés, de puta madre. Por si fuera poco la película está llena de pequeños grandes momentos, cuenta una historia interesante, se enfrenta con buen humor y mordacidad a varios tabúes sociales y, en fin, que está de vicio, qué demonios.

Elegir un solo diálogo de la película para citarlo es difícil. Abundan en ella, además de estupendas canciones y grandes momentos cómicos, diálogos repletos de ingenio: irónicos unas veces, punzantes otros, tiernos en ocasiones, más profundos de lo que parece de vez en cuando…

Un buen ejemplo podría ser el momentos en que alguien dice: “Creo que hay dos tipos de personas: los que se van y los que se quedan”, replicado por Lee Marvin diciendo: “No, creo que hay dos tipos de personas: los que van a alguna parte y los que no van a ninguna”. Reconozco que siento cierta debilidad por ese diálogo, probablemente porque justo después, Lee Marvin se pone a entonar con su voz aguardentosa y rota I Was Born Under a Wandering Star.

Pero, tras mucho pensar, me he decidido por uno de mis momentos favoritos de la película. El trío formado por Jean Seberg , Clint Eastwood y Lee Marvin acoge en su hogar a una familia de campesinos de moral puritana. Durante la cena, cada vez que la buena mujer explica qué cosas plantaban en su vieja granja, Lee Marvin no hace más que preguntarles si era para luego fabricar algún tipo de licor con ellas. Un tanto sorprendida, la granjera pregunta:

—Señor Runsom, ¿cree usted que todo lo que crece sobre la tierra debe ser usado para fabricar alcohol?
—Bueno, señora. Siempre que sea posible…

La leyenda de la Ciudad sin Nombre: Alan Jay Lerner & Paddy Chayesfky

EDITANDO: Citar de memoria tiene estas cosas. Ayer volví a ver la película y no es la granjera quien le hace la pregunta al personaje de Marvin, sino su marido.

© 2007, Rodolfo Martínez

7 comentarios

  1. A mí también me parece un peliculón, con un Marvin sublime, una Jean Seberg bellísima y un Eastwood pero que muy apreciable (quitando la canción “Melissa”). Y estoy seguro de que los de DEADWOOD se la saben de memoria: la estética parte de No Name City.

  2. Si te refieres a esa de

    I talked to the trees
    but they don’t listen to me
    I talked to the stars
    but they never hear me

    Creo que es “Eliza” y no “Melissa”. Y a mí me mola, aunque sólo sea por ver a Eastwood, nada menos que a Eastwood, cantando una pastelada como esa.

    Aunque, por supuesto, no es de mis canciones favoritas. Aparte de la ya mencionada “Wand’ring Star” tenemos “Gold fever” también con Eastwood y “Mariah”. Y, por supuesto, la que canta el predicador y la que cantan mientras están en la mina clandestina: “The best things in life are dirty”. Y… Bueno, casi todas, en realidad.

    Lo que dices de Deadwood… bueno, es un pueblo minero de la época, es normal que compartan estética.

  3. Esa, Elisa. No por pastelosa, sino porque, no sé por qué, rompe el ritmo de la película. ¡Y no dura ni tres minutos!

    Respecto a “Maria”, los subtítulos ponían “Moraya” en alguna copia, con lo que me quedo con las ganas de saber si es un nombre indio.

  4. Me refería no sólo a la estética, sino a la idea de que hay que huir de la civilización que te pisa los talones, y a que esa civilización, cuando llega, te pone la careta hipócrita de persona honesta. Lo que hacen El Socio y la mujer, en contra de lo que hace Marvin (y Sorengen).

  5. Me parece exagerado afirmar que la estética (y la idea que apuntas luego, lo de cuando llega la civilización después y tal) de Deadwood parta de la de La leyenda de la ciudad sin nombre, y mucho más probable la explicación más sencilla: que ambos casos partan de lo que hubo. Los usacas tendrán sólo doscientos y pico años de historia propia, pero aun siendo tan “pocos” (o quizá por ser tan pocos) se los saben de maravilla y los explotan todavía mejor. Lo de la civilización yendo detrás de los pioneros-punta-de-lanza-con-las-manos-sucias y poniéndose exquisita es una circunstancia histórica y un excelente territorio para desarrollar tramas, y la serie y la película que nos ocupan no son ni mucho menos las únicas que la tratan.

  6. Creo que son dos canciones distintas. Elisa (que empieza i still see Elisa…), la canta al principio, justo antes de la tormenta con la que cantan “María”. Se trata de una antigua novia del personaje de Eastwood, aunque luego al final admite que es inventada. La otra, “i talk with the trees”, la canta mientras Lee Marvin se ha ido a por las fulanas y él se Clint Eastwood se queda con Jean Seberg.

    Por cierto, en alguna versión que he visto en cine, precisamente se saltan la de Elisa, como si hubieran metido un tijeretazo. Yo la conocí cuando me prestaron un disco con la banda sonora, y me pregunté “¿qué canción es esta?”. Algunos años después, sí he visto alguna versión restaurada en la que sí aparecía la canción.

  7. En efecto, son dos canciones distintas, aunque con cierta relación.

    Lo que no recuerdo es haber visto nunca esa versión “censurada” que comentas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.