Citas citables: El cuero cabelludo de Custer

Me hice hace poco con la novela, aunque conozco la película desde que era niño, por supuesto, ese Pequeño gran hombre que resume de un modo desmitificador e irreverente varios momentos importantes de la frontera americana. Confieso que no esperaba que el libro fuera tan estupendo y, al mismo tiempo, fue un placer comprobar lo bien hecha que estaba su adaptación cinematográfica. El trasvase de un medio a otro no siempre es fácil, ni mucho menos.

Hay un momento que, por desgracia, no ha pasado a la pantalla y que, cuando lo leí en la novela hizo que apenas pudiera contener las carcajadas.

Ha terminado la batalla de Little Big Horn. Y el abuelo adoptivo indio de Jack Crabb tiene curiosidad por saber cómo era Custer. Así que Jack lo lleva al campo de batalla y finalmente encuentran el cadáver, gloriosamente tumbado boca arriba, los brazos extendidos y su cabellera intacta. Crabb se emociona ante el gesto que han tenido los guerreros sioux y el modo en que han rendido honor al valor de su enemigo:

—No le han descabellado abuelo. Los indios le han respetado como a un gran jefe —dije.

Vieja Tienda me sonrió como si fuera un crío bobo.

—No, hijo, mío —me dijo—. He palpado su cabeza. No le han descabellado porque se estaba quedando calvo.

Thomas Berger: Pequeño Gran Hombre

© 2007, Rodolfo Martínez

2 comentarios

  1. Hay una cosa que se pierde en la peli, ¿no? En el libro deja la duda de que el narrador se está inventando una trola tremebunda.

  2. En la peli se apunta la idea, pero tampoco se incide mucho en ella. Digamos que es el propio tono de la película (casi paródico más de una vez) lo que deja abierta la posibilidad de que todo sea una enorme patraña.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.