Como en el tres en raya: nadie pierde

Como era de esperar, todos están contentos y todos han ganado. No podía ser menos. Los más votados porque han sido los más votados y pueden mantenerse en el poder. Los otros, se congratulan por haber obtenido más votos o más escaños que en las pasadas elecciones.

Todos ganan.

Pero, si me centro en el lugar donde vivo, Asturias, la impresión que me da es que todos han perdido.

Porque el PSOE (partido gobernante tanto en Asturias como en Gijón, mi ciudad) parece haberse quedado estancado. No ha logrado su objetivo de obtener la mayoría absoluta en las autonómicas —algo que, según su candidato, era fundamental para la gobernabilidad de la región— y tanto allí como en el municipio ha visto cómo el PP recortaba las distancias sensiblemente.

Y, por otro lado, el PP, tras una campaña en la que ha tirado la casa por la ventana, no ha reparado en medios, ha estado en todas partes en todo momento (había días en que parecía, por lo menos donde yo vivo, que eran el único partido que se presentaba a las elecciones: no había rastro de los demás en la calle y, mirase hacia donde mirase, allí estaban ellos) no ha conseguido arrebatarle a su más directo rival ni el gobierno autonómico ni el de la mayor ciudad de la región.

Así que, en realidad, ambos deberían tener la sensación de que han perdido.

De hecho, creo que el PSOE debería estar incluso más preocupado que el PP, mucho más. Hasta el extremo de replantearse profundamente las cosas y empezar a espabilar ya mismo. Porque si con dos candidatos como los que tenía el PP (anodino y gris el uno, repelente y antipática la otra) han estado a punto de “pillar” al PSOE, el día que tengan un candidato mínimamente decente y con un pelín de carisma, se la van a clavar tan clavada que los van a reventar.

De Izquierda Unida, poco diré, más que nada porque creo que poco hay que decir. Sigo con la impresión que siempre he tenido: que llevan perdidos muchos años. Más o menos desde que Santiago Carrillo se fue (o lo “invitaron” a irse). No parecen tener un objetivo claro, más allá de convertirse en bisagra y arañar unas migajas de poder. En ningún momento se presentan como una alternativa real, como si se hubieran conformado con su papel de eternos terceros en discordia que nunca llegarán a nada más. Y, si hay algo triste en esta vida, es precisamente conformarse con las cosas.

Y que lo haga un partido de izquierdas, más aún.

© 2007, Rodolfo Martínez

6 comentarios

  1. A mí me tienen doblemente contento: con lo que ha pasado en Madrid y con lo que ha pasado en Barcelona. (¡Ah, la doble militancia!)

    De menos a más. Lo de Izquierda Unida no tiene nombre, y ha habido comunidades como Asturias, Cantabria y Madrid en que directamente ha sido de esperpento. Las confecciones de las listas han dado problemas y, en el caso de la de Madrid ciudad (la crisis asturiana no la he seguido en detalle), se han resuelto mediante cacicadas de la Regional. O sea, pasándose por el forro los resultados de las primarias, y poniendo al candidato de Llamazares por encima del votado por las bases. Gran ejemplo de cómo no hacer las cosas, viniendo de una formación como Izquierda Unida, que teóricamente va de guays con estos asuntos.

    El PSOE ha perdido las elecciones, y realmente se lo ha buscado. Se ha metido en un problema tontísimo en Navarra (si el precio de ganar la Comunidad es pactar con un partido como ANV, estarán dándole la razón al PP en que algo había de pacto entre terroristas y sociatas malos para arrojar Navarra a los brazos del separatismo vasco), y en Canarias van a ser víctimas de su propia política de pactos entre la segunda y la tercera fuerza más votada para que no gobierne la más votada. Lo de Madrid ciudad ha sido un suicidio, directamente. Pero es que la situación del PSOE en Madrid es surrealista: mientras la FSM siga en manos de los guerristas, Ferraz no va a poder pactar candidatos, con lo que va a obligar a Moncloa a ponerlos a dedo, con lo que no van a movilizar a las bases, con lo que se van a seguir metiendo hostión tras hostión. Contra eso, lo más honesto que se me ocurre sería disolver la FSM, partir de cero y poner a un candidato con tirón que sea capaz de comer mierda durante una legislatura o dos, pero que a la larga pueda beneficiarse del desgaste de poder del PP. Hablando en plata: que pongan ya al Pitufo Faraón (el alcalde de Getafe, vamos) o al alcalde de Parla. Tal vez sigan perdiendo las autonómicas del 2011, pero para el 2015 lo tendrían relativamente fácil.

    El PP, sin hacer nada espectacular (aunque, por lo que cuentas, en Asturias han echado el resto), se ha encontrado con una victoria que ni se merece ni probablemente esperara; pero es lo que decía Cruyff después de la final del Mundial ’74: «No ganaron ellos: perdimos nosotros».

    En Catalunya, la cosa también está calentita. ERC, por pura coherencia, debería largarse del tripartito. Iniciativa está tocada por los casos de malos tratos por parte de los mossos (Joan Saura es de Iniciativa). El PSC ha perdido votos. El PP se mantiene. CiU sube un poco, y, en el caso de Barcelona ciudad, con un tipo al borde del parkinson. El desinterés cunde y los beneficiarios de la abstención son pequeños partidos que a medio plazo pueden terminar de descomponer el panorama electoral: Plataforma por Cataluña, un partido xenófobo (a lo Le Pen) que ha quedado segundo en ciudades como Vic o El Vendrell; Ciutadans per Catalunya, que ha sacado un alcalde (tránsfuga del PP, todo hay que decirlo) y se está beneficiando del desencanto de votantes del PSC y el PP; las CUP (Candidaturas de Unidad Popular), que son directamente independentistas y le han rebañado votos a ERC aprovechando que Carod no sabe ni lo que quiere…

    Chungo, muy chungo.

  2. Me viene a la cabeza ” El Gatopardo” de Lampedusa, donde decía, más o menos: ” Es necesario que todo cambie para que todo siga como está”, lo que sucede es que nada cambia , todo queda estancado, las opciones no son muy buenas y es una pena que la izquierda se halla fosilizado en una sociedad donde la gente tiene miedo de perder el supuesto bienestar.Creo que tal vez sea demasiado existencialista o esté diciendo tonterias demasiado evidentes, pero se ha perdido el rumbo y la gente ya no tiene ideales que merezcan la pena, sólo hacen cola en las grandes superficies con cara de nada.El futuro ha llegado, pasen y vean.

  3. Pues sí, Watson, ya tenemos a Martínez lanzado a analista de la realidad actual, repartiendo sus opiniones a diestro y siniestro.

    Y quién sabe, a lo mejor hasta tiene razón. Supongo, querido Watson, que nunca ha oído hablar de Shakespeare, los monos y las máquinas de escribir.

    Lo sorprendente, querido amigo, es lo mucho que se están haciendo esperar las hordas cretinos para acusarle de sentar cátedra en áreas ajenas a su conocimiento.

    Pero tengamos paciencia, mi buen doctor, que todo llegará.

  4. En Asturias el ganador de las elecciones ha sido la empresa ALSA, que va a ver incrementado el número de jóvenes que se vienen los fines de semana a Asturias porque por semana tienen que trabajar en Madrid.

  5. poque será? pshhhh
    tarara rara rará, …

    era el titulo de una cancion, dr ice?

    edge for four

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.