Drímar. Cuarta Parte: La Era de la Dispersión

Año 5000:

La mayoría de los historiadores señalan este año como el del comienzo de la Dispersión de la Galaxia. En realidad, esta había comenzado ya hacía algún tiempo, pero es alrededor de esta fecha cuando sus efectos comienzan a hacerse perceptibles.

De pronto la Galaxia es como una criatura sujeta a dos fuerzas imparables y contrapuestas. En la periferia parece estar produciéndose una expansión que casi es perceptible a simple vista. En el centro, el agujero negro crece a un ritmo vertiginoso, tragando sistemas estelares enteros de un bocado.

Las rutas espaciales se vuelven inseguras. La modificación masiva de la constante de Planck usada para viajar entre las estrellas puede acarrear modificaciones imprevistas en la trayectoria de la nave.

Año 5003:

Confederación y Mandato firman un protocolo por el que deberán regirse los viajes estelares a partir de ese momento: se modificará la constante de Planck solo lo necesario para que el tránsito entre sistemas no se prolongue durante periodos demasiado dilatados: trayectos que antes se hubieran recorrido en picosegundos ahora necesitarán días, semanas o meses, dependiendo de lo cerca del núcleo galáctico que se viaje. Por el mismo protocolo se condena a muerte sin posibilidad de apelación a cualquier infractor de estas normas.

Pero es demasiado tarde, y la Dispersión prosigue.

Años 5000-5200:

En menos de dos siglos, la forma de la Galaxia ha cambiado hasta casi resultar irreconocible. Comienzan a producirse éxodos masivos desde los sistemas estelares más periféricos, muchos de los cuales han dejado de estar sujetos al resto de la Galaxia y se han convertido en sistemas errantes que se alejan, en algunos caso, a velocidades relativistas. Incluso ciertos sistemas parecen haber traspasado la velocidad de la luz y haber desaparecido del universo observable.

La galaxia es un caos social, fruto del caos gravitónico. Los científicos están perplejos mientras observan, incrédulos, acontecimientos que parecen contradecir las leyes por las que siempre se ha regido el universo.

La Tierra es uno de los sistemas estelares periféricos que se convierte en errante, aunque en mitad del caos pasa desapercibido para el resto.

En Nod, Dios sigue esperando el momento adecuado.

En la Convergencia, la Peonza se declara estado independiente.

Año 5212:

La guerra. Los historiadores no se ponen de acuerdo ni en el motivo ni en el momento exacto del comienzo de las hostilidades, pero en el espacio de pocos meses lo que queda de la Galaxia se convierte en una llamarada bélica que afecta prácticamente a todos los sistemas.


Es una guerra sin objetivo claro, como si de pronto la humanidad hubiera enloquecido y luchara desesperadamente por hacerse con el espacio habitable existente. Imat Cutso, el más famoso historiador de la época, dice en sus memorias: Es como si estuviéramos repitiendo el momento de los Desórdenes a escala galáctica. Estamos entrando en otro Interregno, y me pregunto si saldremos de esta larga noche que ahora se cierne sobre nosotros.

En mitad del caos nadie parece haber advertido que los senderos de los gravitones se han estabilizado y que la Dispersión ha terminado.

Año 5220:

La semilla de Jormungand ha germinado y comienza a alcanzar la madurez. Aún no puede desarraigarse, pero su conciencia empieza ya a extenderse por toda la Tierra. Conocedor de lo que ocurre en la Galaxia inicia, con la ayuda de Tinúviel, el desarrollo de su plan para que los exiliados regresen.

Año 5341:

Después casi un siglo de guerra y caos la Galaxia es un fruto maduro para los planes de Dios. Él y sus Cainitas caen sobre la Convergencia y se hacen con el control de la Peonza, en la que Dios, después del exterminio de las IACs que habitan en la Esfera de Datos, instala su Cielo y que usará como cabeza de playa para la conquista de lo que queda de la Galaxia.

En la Tierra, Jormungand, asiste a la invasión de los Cainitas y comprende que debe modificar sus planes. Cuando los exiliados vuelvan a la Galaxia ya no lo harán como hermanos perdidos, tendrán que hacerlo como libertadores. Se da cuenta de que necesita una nueva herramienta, una criatura capaz de leer cualquier mente y con un grado de empatía casi total. Además, debe tener éxito donde él ha fracaso y poder comunicarse también con las mentes digitales. Los humanos de la Tierra serán su materia prima para obtener alguien así.

Año 5403:

Los Cainitas tienen la mayor parte de la Galaxia bajo su control.

En la Tierra, los planes de Jormungand y Tinúviel continúan desarrollándose lentamente. Como parte de ellos, comienzan a investigar el pasado de la Galaxia y, uniendo sus mentes, descubren que los recuerdos de los muertos no desaparecen sin dejar rastro y que siguen persistiendo, los más fuertes, en forma de una debilísima emanación electromagnética. Aprenden a acceder a esa radiación y decodificarla.

Año 5623:

Nace Sordo, el mayor telépata del universo. En el momento de su nacimiento, indefenso ante los pensamientos y las emociones de los habitantes de la Tierra, sufre un colapso. El resultado es que durante los siguientes veinte años de su vida Sordo recorrerá el mundo como una criatura incompleta: su mente se ha cerrado para protegerle y es incapaz de leer los pensamientos de los demás.

Año 5640:

Sordo emprende el viaje a Nayor (Neoyorquia), acosado por sus sueños. No sabe que allí le esperan Tinúviel y Jormungand, y que son ellos quienes le envían los sueños.

En el inicio de su viaje conoce a Jinete en la Onda de Choque.


Año 5643:

Sordo y Jinete en la Onda de Choque llegan a Nayor. Este muere allí, y su muerte es el trauma que libera la mente de Sordo.

Tinúviel y Jormungand le hablan a Sordo de su plan, y le explican que él es la herramienta que necesitan para que llegue a buen puerto.

Año 5658:

Una flota parte de la Tierra con destino a El Cielo (antes la Peonza).

Narrativa:

Bifrost (inédita)

2 comentarios

  1. Como te dije por emilio, esta cronología de Drímar es una pequeña obra por sí misma. Es un universo que empecé a leer con La sonrisa del gato y que poco a poco voy completando, comprando un relato por ahí, un libro por allá.

    A ver si algún editor de los que te rondan, se fija en esos “inéditos” que figuran al lado de relatos/novelas y se anima a publicarlos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.