El policiaco de Asimov

Son muchos los autores de ciencia ficción que han hecho incursiones en el género policiaco o, cuando menos, han usado la estructura del thriller como armazón para algunas de sus novelas. Mencionar a Fredric Brown o Alfred Bester resulta casi inevitable, como también lo es hablar de Isaac Asimov.

No fueron pocas las ocasiones en las que Asimov reconoció que su segundo gran amor literario, después de la ciencia ficción, era la novela policiaca, una novela policiaca, eso sí, anclada en la tradicción inglesa del relato-problema, como no podía ser menos tratándose de un racionalista convencido como el Buen Doctor.

También comentó varias veces que si empezó a escribir relatos de misterio fue en buena medida porque uno de sus editores afirmó que era imposible, sin hacer trampas, escribir un relato que fuera al mismo tiempo ciencia ficción y literatura policiaca. Asimov encontraba absurda esta afirmación. Cierto que el escritor de ciencia ficción podía hacer trampa y sacarse del bolsillo un aparatito milagroso del que el lector nada sabía para dar con la solución del misterio, pero no era menos cierto que escritor policiaco convencional podía hacer exactamente lo mismo por el procedimiento, por ejemplo, de que la clave del misterio estuviera en hechos que solo un especialista en determinada materia pudiera conocer.

Asimov decidió demostrar que se podían escribir relatos policiacos que lo fueran también de ciencia ficción y no resultaran tramposos, y tuvo éxito en su empeño. Años más tarde recopilaría parte de esas narraciones en su libro Estoy en Puertomarte sin Hilda que contiene un buen puñado de historias de misterio que, si bien no son nada del otro mundo, resultan agradables de leer y son una prueba palpable de que el policiaco y la ciencia ficción no eran incompatibles.

No contento con esto se lanzó a escribir Bóvedas de acero, donde un policía humano y un detective robótico desentrañaban un asesinato sin alejarse, ni un solo instante, de los postulados de la novela de misterio clásica. Volvería a usar ambos personajes en la novela El sol desnudo y el relato “Imagen en un espejo” y, con el tiempo, tras decidir convertir sus dos series más famosas (los Robots y las Fundaciones) en una sola, sería R. Daneel, su robot detective, el nexo de unión de toda la trama.

Pero incluso el resto de su obra de ciencia ficción, no declarada como policiaca, está a menudo vertebrada en torno a un misterio que resulta fundamental para la trama y que sus personajes deben desvelar para llevar la historia a buen puerto. El fin de la Eternidad o Las Corrientes del espacio son novelas concebidas y realizadas como un thriller y nos dicen mucho de la afición de Asimov por el relato de misterio.

Sin embargo, no fue en la ciencia ficción policiaca, sino en el relato contemporáneo donde el Buen Doctor conseguiría sus obras más logradas. Por un lado, en la serie de los Viudos Negros enfrentaría a sus lectores a pequeños enigmas que solo el sagaz camarero del club conseguiría resolver. Si bien muchos de esos enigmas tienden a ser bastante tontos en ocasiones, la perfecta caracterización de los personajes (siempre los mismos de un cuento a otro, salvo el invitado que plantea el misterio) y habilidad para crear una atmósfera en la que el lector se sienta cómodo, hacen de esa serie de relatos una delicia a la hora de leerlos y, a menudo, de releerlos.

Pero su mejor obra es, sin duda, la novela Asesinato en la Convención, donde un escritor de poco éxito debe resolver el asesinato de un colega más famoso que antiguamente fue su protegido. Narrada en primera persona, con desparpajo y naturalidad, Asesinato en la Convención muestra a un Asimov maduro y seguro de sus capacidades narrativas. Su protagonista y narrador, Darius Just, concebido tomando como base al escritor de ciencia ficción Harlan Ellison, es uno de sus mejores personajes: altivo y malhumorado, pero buena persona en el fondo e incapaz de dejar algo sin resolver, se revela como un hombre tozudo que no puede evitar, pese a sí mismo, desentrañar el misterio de su antiguo amigo.

La novela tiene el valor añadido de ver al propio Asimov como personaje secundario de la misma, descrito en un tono entre insultante y admirativo, y los intercambios verbales (a menudo en forma de notas a pie de página) entre el Buen Doctor y el narrador de la historia resultan divertidos y le dan a la historia una sensación de “cosa real” muy lograda. Asesinato en la Convención nos muestra también un Asimov desconocido como escritor, en un conseguido retrato costumbrista del mundo editorial americano y de las pequeñas miserias y grandezas de éste.

Es una pena que el Buen Doctor, desanimado por los comentarios de sus editores, no continuara por ese camino. En ese tipo de relato policiaco, desenfadado y sin complejos, con una estructura clara y una narrativa directa y eficaz, es muy posible que Asimov se encontrara más cómodo que en sus posteriores trabajos de ciencia ficción.

Por desgracia, la vida lo llevó por otros derroteros.

Publicado originalmente en Bibliópolis, crítica en la red

© 2001, 2007, Rodolfo Martínez

3 comentarios

  1. Cierto. “Soplo mortal” fue la primera novela policiaca “realista” que escribió Asimov. No funcionó nada bien comercialmente y, de hecho, Asimov se lamentaba diciendo que vale, no era una maravilla, pero tampoco era tan mala.

    Y lo cierto es que no lo es. Se desarrolla en ambiente universitario y el prota es un profesor de química (lo cual tiene su gracia considerando en qué trabajaba Asimov de aquella) que resuelve el asesinato de uno de sus alumnos.

    En la novela aparece un policía así como cachazudo, con pinta de simplote pero que no tiene un pelo de tonto. Asimov decía que con ese policía había inventado a Colombo antes de que el personaje se inventase. No es que pensase que en la serie de TV le hubieran “robado” el personaje, simplemente le resultaba graciosa la coincidencia. De hecho, Asimov era un fan de “Colombo”.

  2. Me voy a poner con las novelas que se describen arriba, pues yo sólo he leído Asesino en la Convención y me apasiono. Supongo que después de leer la Fundación(es sus primeras cuatro entregas) me deslumbro ver como Asimov escribía sobre un tema que yo creí, le era desconocido. Pero todo gran escritor puede escribir sobre lo que se proponga.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.