Un jinete solitario

Rodolfo Martínez
Un jinete solitario
-BEM nº 53, 1996
-Antología de la ciencia ficción española: 1982-2002. Julián Díez (ed.). Ediciones Minotauro, febrero, 2003.
-Callejones sin salida, Editorial Berenice, 2005

Si quisiera ser recordado por alguna historia en concreto en la ciencia ficción española, no sería por ninguna de mis novelas. Pese a que me siento aún hoy bastante satisfecho de La sonrisa del gato, y considero una novela válida Tierra de Nadie: Jormungand (a pesar dea las muchas cosas en ella con las que ya no me identifico) ninguna de ellas representa lo mejor de mí mismo como escritor de CF.

Es cierto que me siento bastante más satisfecho de El sueño del rey rojo, pero vista ahora mismo creo que cometí el error de tratar de ajustarme a un mínimo de páginas, lo cual hace que en ocasiones el ritmo de la historia se resiente y la trama resulte demasiado redundante.

El supuesto mérito de ser mi mejor narración de ciencia ficción creo que está reservado para “Un jinete solitario”, una novela corta que escribí con destino a al UPC 95 y que pasó por el premio sin pena ni gloria: de hecho, por lo que sé a Miquel Barceló no le gustó demasiado. Fue publicada en un número de BEM al año siguiente y en los Ignotus de 1997 se llevaría el premio a la mejor novela corta.

“Un jinete solitario” es, al menos hasta que empecé a escribir El abismo te devuelve la mirada, mi obra más personal, aquella en la que me retrato con mayor fidelidad y en la que doy rienda suelta a mis pecados y obsesiones sin preocuparme por lo hondo que rasque en la herida.

Eso no tiene por qué convertirla en una buena historia, por supuesto. Pero creo que es también la primera vez que conseguí escribir un relato de ciencia ficción que sólo podía ser eso y no otra cosa, un relato en el que los elementos de CF eran parte inseparable de la trama y sin ellos carecía de sentido. También es la historia donde mejor he dominado mi técnica del flashback (quizá junto con la ya mencionada El sueño del rey rojo), y en la que sin duda conseguí definir los personajes de una forma más redonda y creíble.

El hecho de que personas de gustos tan dispares (y a menudo enfrentados) como Pedro Jorge Romero, Julián Díez, Juanma Barranquero o Armando Boix la consideren una de mis mejores obras parece bastante indicativo; y aún hoy sigo preguntándome qué es exactamente lo que no le gusta de ella a Miquel Barceló.

2 comentarios

  1. Me encanta tu novela de el jinete solitario, la leí hace varios años y me ha marcado desde entonces, la he compartido con un buen amigo y la he recomendado. Gracias por haber creado ésta obra maravillosa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.