Canibalismo verde

Los años setenta del pasado siglo fueron una de las épocas más fructíferas para la ciencia ficción cinematográfica: alejada de presupuestos mediocres y considerada por los grandes estudios al mismo nivel que cualquier otro género, la ciencia ficción audiovisual se volvió adulta en el espacio que media entre el estreno de 2001: una odisea del espacio (1968) y La guerra de las galaxias (1977). Con el redescubrimiento del cine-espectáculo por parte de George Lucas la industria comenzó a optar por un cine visualmente impactante y, cada vez más, a trivializar la necesidad de contar una buena historia y contarla bien. Es cierto que ha habido excepciones y las seguirá habiendo, pero en los años setenta esas excepciones eran la norma.

En 1973 se estrena una película que ha sido injustamente olvidada por el público y ninguneada por buena parte de la crítica. Ni siquiera dentro del mundillo de la ciencia ficción se la ha tenido demasiado en consideración y, cuando se habla de ella, es para comentar que es muy inferior a la novela en la que está basada y poco más.

Me refiero a Soylent Greeen de Richard Fleischer, aquí estrenada bajo el título de Cuando el destino nos alcance, película que toca varios géneros y que, nacida al amparo de una de las majors (concretamente la MGM) supone, junto con el Silent Running (Naves misteriosas) de Douglas Trumbull y The Andromeda Strain (La amenaza de Andrómeda) de Robert Wise la culminación de una decisión consciente de hacer cine adulto de ciencia ficción que el estreno de Star Wars cortaría de raíz y que había comenzado, como dije, con el 2001 de Kubrick y El planeta de los simios de Franklin J. Shaffner, ambas de 1968.

Ya he comentado que ni siquiera los aficionados a la CF aprecian en demasía la película, y tienden a considerarla muy inferior a la novela en la que se basa, Make Room! Make Room! (¡Hagan sitio! ¡Hagan sitio!) de Harry Harrison. No puedo estar más en desacuerdo con esa opinión: si bien es cierto que muchos de los temas de la novela de Harrison apenas son mencionados en su adaptación fílmica, esta es capaz de recoger los más importantes con acierto, y sumergirnos en un ambiente agobiante y malsano del que uno desea escapar durante toda la proyección. Soylent Green tiene mucho de cine negro (aunque sea cine negro a la luz del día) así como de distopía y, como en las mejores obras de ambos géneros, desemboca en un final en el que no hay esperanza y para el que solo queda como salida la resignación, la locura o el suicidio fomentado por el Estado. Al contrario que su equivalente literario, se centra solo en uno o dos temas principales, consiguiendo así huir de la dispersión argumental que aqueja a la novela de Harry Harrison y que la convierte en una obra fallida.

La película arranca con un asesinato que un policía, convincentemente encarnado por Charlton Heston, investigará sólo para encontrarse que el caso que le han asignado esconde mucho más de lo que parece a simple vista. Heston tiene como compañero y ayudante a un crepuscular Edward G. Robinson que se muestra magnífico durante lo que es su última interpretación para la gran pantalla. Ambos viven en un Nueva York superpoblado, afectado por un efecto invernadero no mencionado pero sí mostrado y donde un hombre no puede coger la baja médica en su trabajo so pena de perderlo. Un mundo donde el agua está racionada, donde la carne y las verduras frescas son un privilegio y en el que el único alimento al alcance de todos son una serie de concentrados proteínicos que -se supone- son extraídos de las factorías de algas.

El cine fantástico apenas ha tenido estrellas que se puedan medir en pie de igualdad con las de otros géneros: las excepciones posiblemente sean Arnold Schwarzenegger y Charlton Heston. Éste, durante finales de los sesenta y buena parte de los setenta realizó una serie de películas (no todas ellas afortunadas) de ciencia ficción en las que, con su forma de actuar siempre prepotente y bastante narcisista, daría vida a personajes que hoy han pasado casi al inconsciente colectivo de los aficionados: y basta mencionar su Taylor arrodillado frente a los restos de la Estatua de la Libertad en la primera versión de El planeta de los simios, imagen que Tim Burton pervertiría en el ridículo final de su versión de la misma película. Hasta su Neville en la desastrosa The Omega Man (El último hombre… ¡vivo!) de 1971, es un personaje que merece pasar al recuerdo. (Y eso sin mencionar su breve aparición -casi un cameo- en el True Lies de Cameron, donde nos ofrece un Nick Furia casi perfecto).

En Soylent Green, Heston nos regala una interpretación convincente como ese policía arrogante y cínico que al final se encuentra en un mundo sin esperanza del que no puede escapar. La caracterización de Edward G. Robinson es el perfecto contrapunto a la suya y ambos forman una de las mejores parejas del cine policiaco de todos los tiempos, en esa manía que tiene el cine americano casi desde siempre de construir parejas de policías sorprendentes y ocasionalmente ridículas: policía blanco y negro, policía humano y canino, policía humano y alienígena, policía masculino y femenino…

La película, con su clara estética de los años setenta, anticipa en buena medida parte del cine de ciencia ficción posterior, narrativamente ya que no estéticamente, y no es descabellado pensar que el Blade Runner del -a tenor de sus últimas películas- sobrevalorado Ridley Scott tiene más de una deuda con este policíaco de ciencia ficción anterior en una década: tanto el Nueva York de una como el Los Ángeles de la otra son ciudades de las que uno quiere escapar y no puede y el romance que surge en ambas películas (con un robot en un caso, con una prostituta calificada como mobiliario en el otro) tiene más de un punto en común.

Por otra parte, Soylent Green está fotografiada, no como una serie negra clásica, sino más bien como un thriller de los setenta (lo que no deja de ser, al fin y al cabo) y su estructura debe más a este género que al anterior. Thriller y ciencia ficción están perfectamente conjugados en un guión bien construido que desemboca en un final sin esperanzas y que tiene algunos momentos soberbios: desde la carga de la policía contra una turba hambrienta, al momento en el que Edward G. Robinson decide acceder al suicidio financiado por el Gobierno para poder darle a su compañero las claves necesarias para desentrañar el misterio que ambos investigan.

Soylent Green es, por todo esto, una de las mejores combinaciones de policiaco y ciencia ficción de todos los tiempos, y su caída en el olvido no puede por menos que parecerme sorprendente.

EDITANDO: En la última actualización de Bibliópolis, dentro de la sección “Pantalla de sueños”, podéis encontrar un comentario a la película escrito por José Joaquín Rodríguez.

Publicado originalmente en Bibliópolis, crítica en la red

5 comentarios

  1. Yo salí con muy mal cuerpo de la peli… La opción del Soylent Green, visto lo visto, me parecía la única salida lógica a esa sociedad. Vamos, que no comprendía el escándalo de tito Charlton.

  2. Bueno… las opciones que tienes ante algo así, no son muchas. Puedes caer en la desesperación (como hace el cura) o puedes luchar una batalla perdida de antemano (como a mi entender hace Heston al final: en cierto modo sabe que las cosas son como son y nada puede cambiarlas, pero el personaje no puede aceptar eso sin luchar)… o puedes limitarte a aceptarlo y seguir con otra cosa. Pero eso último no creo que lo hiciéramos muchos.

  3. De hecho, si no recuerdo mal la novela (confieso que la tengo bastante olvidada), allí el personaje central acaba optando por la huida, o algo parecido.

  4. ¿En realidad te parece olvidada? en muchos encuentros con aficionados (y con los no tanto) de ciencia ficción y de cine la cinta se recuerda y se considera una gran película. Además, el comentario (que también comparto) de que la pelicula es superior a la novela no es la primera vez que lo escucho.

    No se, a menos que mi caso sea una excepción (y de la gente que frecuento).

  5. A lo mejor es mi caso la excepción. Pero entre buena parte de la gente aficionada al género que conozco, la película es minusvalorada y se considera floja y una mala adaptación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.