De reformas, una vez más

Algunos habréis notado, seguramente, que al entrar en www.drimar.com, en lugar de aparecer mi página personal, aparece este Escrito en el agua.

Era algo que llevaba pensando hacer desde hace algún tiempo: al fin y al cabo, lo que era la página “principal” de mi dominio se ha convertido de un tiempo a esta parte en secundaria y he estado centrando mis esfuerzos principalmente en el blog.

Por supuesto, la página de Drímar sigue existiendo. No me la he cargado, aunque sí que la he despojado de parte de sus contenidos, dejándola simplemente en una suerte de escaparate de mis actividades como escritor: así, he mantenido la bibliografía, el listado de premios, las noticias sobre mis distintas actividades y los links a las reseñas sobre mi obra que he ido encontrando por la red. Los cuentos, los poemas y los artículos o los comentarios personales sobre mis libros, han sido eliminados.

No del todo: con el tiempo, los iré traspasando a Escrito en el agua, lo cual de paso me permitirá mantener la frecuencia de actualización del blog y me dará un cierto respiro.

Para seguir entrando en Drímar es sencillo: o bien escribís www.drimar.com/index.php o probáis con rudy.drimar.com: ambas opciones os llevarán al mismo sitio. En cuanto a Escrito en el agua, tanto www.drimar.com como agua.drimar.com deberían llevaros a mi blog.

Desde que allá por 1999 compré el dominio de Drímar he estado cambiando continuamente mi espacio personal, tratando de adaptarlo (con peor o mejor fortuna) a los tiempos y de hacerlo lo más dinámico y atractivo posible.

Así que, seguramente, éste no será el último cambio que haga.

© 2007, Rodolfo Martínez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.