Contradicciones, críticas, argumentos, fandomeo (4)

Acaba de salir el primer número de la revista Hélice, dedicada a la crítica del género fantástico; de hecho, el subtítulo de la publicación es “Reflexiones críticas sobre ficción especulativa”. Tras ella está el colectivo Xatafi y cuenta con una nómina de colaboradores nada despreciable.

Cuidadosamente maquetada, se distribuye en PDF, y uno puede descargársela fácilmente de la web que la acoge. Aunque comprendo que la viabilidad comercial de un proyecto de estas características es como poco dudosa, me parece una lástima que no se haya dado el salto a la publicación en papel y a intentar distribuir de ese modo la revista, aunque sea a través del circuito de librerías especializadas.

No diré que me parezca la revista perfecta, ni mucho menos: para empezar, la encuentro un poco aquejada de “titulitis” (personalmente me importan las opiniones vertidas en sus páginas y cómo están argumentadas; que el “opinador” sea químico, ingeniero, doctor en filosofía o capador de berberechos me resulta irrelevante), por no mencionar que su insistencia en usar el término “ficción especulativa” me parece un tanto trasnochada y algo acomplejada. Pero sí que creo que es una publicación necesaria y no puedo por menos de alegrarme de que una iniciativa como ésta haya visto por fin la luz.

El artículo-reflexión-declaración de intenciones de Fernando Ángel Moreno no puede ser más revelador en cuanto a las motivaciones y la filosofía que animan a Hélice: una crítica seria, rigurosa, centrada estrictamente en lo literario y, por tanto, alejada de tics fandomitas; una crítica que tienda sobre todo al análisis argumentado, sin que por eso el juicio de valor tenga por qué estar ausente de ella, indudablemente. Destacar, aparte de eso, su explicación de por qué es necesaria, e incluso útil, la crítica; o su sensata separación del análisis de la riqueza literaria de un texto y las cuestiones del gusto o el disfrute de ese texto. No diré que yo mismo podría haber escrito ese artículo (de hecho, no podría haberlo escrito: es más que evidente que Fernando Ángel Moreno demuestra un conocimiento de la Teoría de la Literatura infinitamente más amplio que el mío), pero sí que comparto buena parte de las ideas que en él se vierten.

Y como el movimiento se demuestra andando, el resto de la revista se encarga de poner en práctica parte de lo expuesto en las reflexiones con que se abre la publicación. Uno puede estar de acuerdo o en desacuerdo con las críticas que pueblan sus páginas, pero eso es irrelevante. Llevo mucho tiempo diciendo que lo que importa de una crítica no es lo bien o lo mal que ponga a la obra criticada (pero, claro, parece que aún hay quien no se ha coscado de que nunca he arremetido contra una crítica negativa de mi obra por ser negativa, sino por estar mal hecha) sino lo bien o lo mal argumentada que esté. Y estas no sólo lo están bien sino que (y es muy de agradecer) no han sido escritas para lucimiento personal del crítico ni para que nos pasmemos ante lo mucho que sabe y lo ingenioso, gracioso y ocurrente que es. Son análisis (en ocasiones más detallados que otros) bien argumentados y centrados estrictamente en los aspectos literarios de la obra a la que se enfrentan. Podrán estar mejor o peor realizadas: pero el tono y la filosofía que las anima son, a mi entender, los correctos.

La revista es mejorable, como todo en este mundo. Y me sigue pareciendo una pena que no haya dado el salto al papel (aunque repito que entiendo que tiene una más que difícil salida comercial). Pero empieza con buen pie y, sobre todo, llena un hueco que era necesario llenar desde hacía ya unos años. No porque este tipo de críticas no existieran antes en el mundillo (se podían encontrar, aquí y allá, de forma ocasional), sino precisamente por la pretensión de la revista de convertir en norma lo que hasta ahora era sólo una excepción.

Fue en el número 28 de la revista Gigamesh, allá por el 2000, cuando dije que una de las grandes asignaturas pendientes del fantástico español era que carecía de una crítica profesional. Profesional, no en el sentido de que viva de eso, sino de que encare su labor crítica con profesionalidad; que deje de ser crítica de “amiguetes” o de “lectores enteradillos” y se convierta, por fin, en una herramienta válida de análisis literario. Ya cuando asistí en la pasada HispaCon de Dos Hermanas a la mesa redonda sobre crítica que moderaba Fernando Ángel Moreno, vi que sus propósitos iban en esa línea. Y la recién nacida Hélice me lo acaba de confirmar.

Se ha dado un primer paso en el camino correcto. Y se supone que ese es siempre el más difícil.

Reconozco que espero los siguientes con interés.

27 comentarios

  1. Dicho sea de modo claro y directo, sin disimulos, sin excusas de formato intelectualoide: ¿Van a tardar mucho en publicar la lista con el canon gafapasta? ¿En qué número nos dirán ya de una vez por todas qué debe gustarnos y qué está proscrito?

  2. No sé, pero dudo que sus pretensiones vayan por ahí. Al menos por lo que he leído en su primer número, en ningún caso he visto pretensiones de decirle a nadie qué debe gustarle o qué no. Pero tú mismo.

  3. ¡¡¡Hay que controlar la ciencia ficción!!!

    Creo que es de responsabilidad cívica llamar la atención sobre este tema: me parece importantísimo, absolutamente necesario que se instauren de manera inmediata instrumentos de control y vigilancia sobre los escritores de ciencia ficción. A ninguna mente poseedora de sentido común y en plenitud de sus facultades mentales escapa que una herramienta tan peligrosa y tan eficaz como la ciencia ficción, capaz de proyectar fácilmente equívocos y dotarlos de auténtica carta de naturaleza no debe, no puede bajo ningún concepto estar en manos de cualquiera que pueda tomar una hoja de papel, un instrumento de escritura, y escribir ciencia ficción así sin más, exponiendo al lector a su fortísimo poder de convicción y de transmisión de emociones. Hablamos de un arma terriblemente peligrosa. Claramente, se necesitaría algo parecido a lo que serían controles en cuanto al buen sentido y calidad de lo que se escribe.

  4. Un intento de revista de crítica literaria que pretende tomarse su responsabilidad en serio y con profesionalidad y lo recibimos como talibanes. País…

  5. Vamos, vamos, que esto no es todo el país, solo es el blog de rudy, alguien que ha ido vomitando su mierda sobre los demás cuando le ha interesado hacerlo, ha mordido manos que le habían ayudado generosamente y ha tratado siempre de menospreciar a cualquiera a quien no pudiera ya usar en provecho propio, incluso a sus antiguos amigos.

  6. Y todo eso que dices acerca del dueño del blog, cierto o falso, ¿invalida de algún modo la intención y el proyecto de quienes hacen la nueva revista?

  7. Pero es que es como mezclar meninas con buñuelos de calabaza. ¿Qué tendrá que ver que seas o no un genio del mal con que la iniciativa de la revista sea buena o mala? ¿Si dices blanco hay que decir negro? Repito, qué país.

  8. Hay algo que se me escapa, resulta que mientras leía el post me ha parecido que se hacía una valoración bastante positiva de la revista, incluso la tentación ha podido conmigo y la he descargado, aunque no he visto nada todavía. Leyendo los comentarios, cualquiera diría que he leído el mismo post que V o Copeland.

  9. Copeland, el único que ha vomitado mierda aquí eres tú. Imagino que porque la comes todos los días y por algún lado te tiene que salir. Si además tuvieras los cojones de firmar con tu nombre, igual hasta encontrarías a alguien dispuesto a pensar que no eres un vulgar troll.

  10. Enhiro, yo pienso que la iniciativa es muy buena, como he proclamado. Además, el resultado me parece también muy bueno. No sé por qué dices eso.

  11. Mis comentarios, por si han sido malinterpretados, se refieren a quienes saltan a morder al cuello en cuanto sale una iniciativa de crítica seria y de intenciones profesionales como la de la revista nueva. Y me parece muy fuerte que cuando el autor de este Blog dice a algo que es “blanco”, de inmediato aparezcan los mismos talibanes a gritar “negro”. Así que no entiendo la respuesta de Enhiro, pues yo hablaba a Persy y Copeland, no a Rodolfo Martínez con quien estoy, evidentemente, de acuerdo por completo en este tema.

  12. Menos mal que has dicho que estaba bien, si llegas a decir que no te convence te envían a una partida de auténticos ninjas coreanos a arreglarte las cuentas… :D

  13. En fin, ya estoy acostumbrado a que comentarios que, viniendo de otra gente, resultan inocuos, cuando vienen de mí desatan mini-tempestades (habrá quien diga que las recojo porque primero sembré vientos, seguramente). Y desde luego estoy acostumbrado a que personas que seguramente ni me conocen y a las que no he hecho nada me odian a muerte. Qué le vamos a hacer.

    Copeland. Hay dos posibilidades. O soy el canalla infame que describes o no lo soy.

    Si lo soy, tus palabras no sirven de nada. Porque si soy realmente ese ser que describes, me resbalan por completo. Y no me quitan el sueño.

    Si no lo soy, mientes, tú sabrás por qué motivo. Y tampoco me quita el sueño.

    En resumen: duermo todas las noches sin problemas. Puede ser por dos motivos: porque soy un canalla carente de conciencia o porque tengo la conciencia bien tranquila. Que cada uno elija lo que prefiera creer. Es su vida.

  14. El problema, del que no eres consciente, seguramente porque no tomas la distancia necesaria para contemplarte, es que eres un CABRÖN (no es una falta de ortografía, es la forma de decir Cabrón en vikingo, que es como más ruda) por las siguientes razones que enumero a continuación:

    a) Existes (es decir, empiezas provocando)
    b) Escribes
    c) Publicas
    d) Te leen (el Señor haga caer Su Cólera sobre ellos)
    e) Expresas tus opiniones y encima lo haces publicamente (en vez de cuchichear en corrillos, que es lo que hace la gente decente).
    f) No usas nicks raros para dar caña (porque eres un prepotente y haces ostentación de ser tú).

    y otras que me callo porque tampoco vamos a darte más relevancia de la que mereces…

    Lo que si detecto en el aire, por otra parte, es un ansia casi enfermiza de confrontación. En efecto, dices algo, por inocuo que sea, y se monta la de Dios es Cristo. Es como si hubiera una turba de adolescentes hiperhormonados buscando desahogarse y al mismo tiempo demostrar su valía que buscaran bronca como fuera, y esa bronca tuviera que ser con alguien en concreto al que le tienen unas ganas que no pueden disimular. Y sin embargo el instinto me dice que los supuestos adolescentes son en realidad gente ya bastante talludita.

    Lo gracioso del asunto es que al hacerlo se convierten – entrando en el blog continuamente, leyendo lo que escribes, demenuzándolo y analizando cada falta de ortografía – nada menos que en ansiosos lectores tuyos… :D

  15. Eso pretendo decir desde esta mañana, pero por alguna razón el filtro antispam no me deja, joer ya. No sé si ahora saldrá, pero lo que decía era que mis comentarios, por si han sido malinterpretados, se refieren a quienes saltan a morder al cuello en cuanto sale una iniciativa de crítica seria y de intenciones profesionales como la de la revista nueva. Y me parece muy fuerte que cuando el autor de este Blog dice a algo que es “blanco”, de inmediato aparezcan los mismos talibanes a gritar “negro”. Así que no entiendo la respuesta de Enhiro, pues yo hablaba a Persy y Copeland, no a Rodolfo Martínez con quien estoy, evidentemente, de acuerdo por completo en este tema

  16. De parte de V., que por algún motivo no puede postear ninguna respuesta:

    “Eso pretendo decir desde esta mañana, pero por alguna razón el
    filtro antispam no me deja, joer ya. No sé si ahora saldrá, pero lo
    que decía era que mis comentarios, por si han sido malinterpretados,
    se refieren a quienes saltan a morder al cuello en cuanto sale una
    iniciativa de crítica seria y de intenciones profesionales como la de
    la revista nueva. Y me parece muy fuerte que cuando el autor de este
    Blog dice a algo que es “blanco”, de inmediato aparezcan los mismos
    talibanes a gritar “negro”. Así que no entiendo la respuesta de
    Enhiro, pues yo hablaba a Persy y Copeland, no a Rodolfo Martínez con
    quien estoy, evidentemente, de acuerdo por completo en este tema”

  17. Si es que hemos hablado de la revista en un montón de sitio y sólo vienen aquí a malmeter.
    Lo cual me lleva a pensar que no vienen aquí por la caza.

  18. Nada hombre, si no tiene la menor importancia.
    Lo que dice Alfredo lo resume todo: no vienen aquí por la caza.

  19. Como decía Bill Murray en “Cazafantasmas”, estos tipos son tocapelotas sin pelotas. Porque, amo ve, quién se puede tomar en serio lo que diga un tipo que ni siquiera se atreve a firmar sus ataques con su nombre verdadero. Es que ni siquiera son inteligentes, porque lo único que consiguen con esto es que Rudy quede cojonudamente, como un tío que hasta les da espacio en su blog a los que entran a insultarlo escondidos detrás de un seudónimo.

  20. Escribo de casa de mi suegra, así que seguro que me salto la protección antispam :P

    Enhiro: No hay problema, no te disculpes. Sólo lo aclaraba, por si habían dudas (que parecía que sí).

    Alfredo: justo eso es lo que pienso yo. Vienen a este blog a malmeter, se hable de lo que se hable y porque sí. Pero mientras al dueño del blog le importe un carajo lo que pongan, pues mucho mejor para nosotros ¿no?

  21. Me temo que el filtro anti spam, efectivamente, le ha jugado una mala pasada a V. No sé muy bien por qué, pero filtraba lo que venía desde su IP como spam. Creo que he recuperado todos sus comentarios y espero que el filtro no vuelva a hacer de las suyas. En cualquier caso, estaré atento, por si acaso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.