Salgo un momento de escena…

Vuelvo de Santander (donde me lo he pasado de miedo, como siempre que estoy allí) y al llegar me encuentro la casa hecha unos zorros, con una polémica agria alrededor de un post escrito, curiosamente, con un cuidado exquisito para no herir susceptibilidades ni despertar malos rollos.

En fin. Si fuera el endiosado que muchos dicen que soy, supongo que debería soltar aquello de “Humanidad, nunca dejas de sorprenderme”.

La vida, bobu, que decimos por aquí.

© 2006, Rodolfo Martínez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.