Tron: antes del cyberpunk

TronEra 1981. El cyberpunk estaba a punto de nacer. Y en algo más de una década, el cine se llenaría de efectos especiales generados digitalmente. Y mientras tanto, un pequeño estudio de animación llegó a los estudios Disney con la idea de hacer un largometraje sobre un guerrero digital que exigiría FX creados por ordenador.

A veces las circunstancias se confabulan para llevar a cabo lo imposible. Los directivos de Disney, preocupados por perder la primacía tecnológica en el campo de la animación, inquietos por las acusaciones de conservadurismo creativo lanzadas por otros estudios o, peor aún, por el público, vieron en aquel proyecto la oportunidad que estaban buscando.

Así nació Tron, una película que se adelantó a su tiempo en muchos aspectos y que, quizá precisamente por eso, no fue el éxito comercial que sus productores esperaban. Sin embargo, su influencia no ha dejado de sentirse en todo este tiempo y el cine de ciencia-ficción tiene una deuda enorme, aún no reconocida públicamente, con esta película. De hecho, podríamos considerar que uno de los grandes éxitos de finales de la pasada década, el Matrix de los hermanos Wachowsky, no es otra cosa que un remake de Tron, después de haber sido tamizado por la estética de los animes y el pesimismo gótico del cyberpunk.

Vista hoy, la película se nos hace ingenua, y su trama demasiado lineal. Pero pese a todo, uno no puede por menos que maravillarse de lo mucho que consiguieron aquellos cineastas con una técnica digital aún en pañales, mucha retroiluminación y, sobre todo, enormes dosis de imaginación aplicadas al diseño de ambientes y criaturas. Como todo producto Disney que se precie, Tron es una película “familiar”, lo que por una parte permite que sea vista por todo el mundo, pero por la otra impide que sea disfrutada plenamente por nadie: no es lo bastante infantil para atraer de verdad al público menudo, ni lo suficientemente sofisticada para resultar satisfactoria para los adultos. Así, su guión queda en tierra de nadie, a mitad de camino a ninguna parte, y uno no puede por menos que lamentarse de las oportunidades desperdiciadas para hacer algo realmente grande.

Pero esa es muchas veces la marca de las obras pioneras: abren (y muestran a otros) el camino, pero son esos otros los que lo recorrerán hasta sus últimas consecuencias.

Pese a eso, resulta sorprendente ver cómo la película ha sabido envejecer con dignidad, quizá precisamente porque sus realizadores jugaron la baza de usar los efectos digitales lo mínimo imprescindible. Desde nuestra perspectiva actual, no deja de ser curioso que haya tan pocos efectos generados por ordenador en la película, y ciertamente es chocante comprobar cómo casi todo su look electrónico y virtual está realizado de forma totalmente artesanal, con decorados minimalistas retroiluminados, muchas horas de trabajo paciente y tedioso y, sobre todo, un cuidado casi exquisito en el diseño.

Añado una nota algo freakie, recordando que uno de los protagonistas del filme es Bruce Boxleitner, al que los aficionados al género recordarán como el comandante Sheridan de Babylon 5, y comento que esos mismos aficionados podrán ver en un pequeñísimo papel a Peter Jurassik, posteriormente embajador de la república Centauri en la misma serie de televisión.

Por supuesto, la película viene acompañada de un completísimo “Cómo se hizo”, y abundante material sobre la preproducción y el diseño del filme. Incluye también un par de secuencias eliminadas en su momento y que, a años vista, su propio director reconoce que merecían haber sido incluidas en el metraje original: ciertamente aportaban un poco de relieve a alguno de los personajes, por no mencionar que redondeaban aún más el diseño de ese extraordinario mundo digital que es el verdadero protagonista de la película.

Publicado originalmente en Bibliópolis, crítica en la red.

© 2003, 2006, Rodolfo Martínez

3 comentarios

  1. Tron era una de mis cuentas pendientes hasta hace unos meses, que la ví por primera vez. No se porqué me era una de esas obras esquivas, como Ben-Hur, mil y una veces emitidas en televisión y mil y una veces que por las circunstancias no podía ni verla ni grabarla. El caso es que esperaba ver una película que, si bien recordaba como me impresionaban los pequeños cortes que había visto de ella, sobre todo la escena de las motos estas que dejan estela, estaba seguro de que con el pasar de los tiempos me parecería algo casposilla en ambientación, personajes, etcétera, como la Galáctica original, Starfighters la Aventura Comienza u otras tantas. Sin embargo no ha sido así, los efectos especiales me parecieron muy dignos para lo que había en la época, y los decorados me parecieron fantásticos para la época. La historia algo corta, pero estaba bien como juegan con los conceptos de hardware.

    Curiosamente, cuando ví al personaje de Jurasik pensé, a este tío estoy jarto de verlo, a este tío estoy jarto de verlo, y me fuí con el come come al imdb, para descubrir que no era otro que el mismísimo Londo Molari. Viendo el cast en imdb también me percaté de la presencia de Boxleitner, pero curiosamente en la peli ni me enteré, ni lo sospeché.

    Por cierto, algo parecido me ha pasado con una serie que me marcó en mi infacia, “Dentro del Laberinto”, pensé que me iba a resultar casposa a más no poder, pero una vez rescatados varios capítulos, lo cual no ha sido fácil precisamente, me he llevado una agradable sorpresa.

  2. Preguntas y comentarios:

    – He oido desde hace tiempos inmemoriales que pretenden hacer una secuela de esta película o un remake. ¿Sabeis algo al respecto? Desde luego si la hacen van a tener material más que de sobra.

    – No tengo claro que la película sea simple desde todos los puntos de vista. Un problema del momento es que a veces el lenguaje que empleaban los personajes resultaba un poco extraño a quienes no manejábamos ordenadores o no entendíamos demasiado sobre el hardware/software. De todos modos, el filme tiene momentos memorables. Recuerdo especialmente la carrera de las motos que iban dejando estela y cómo los protagonistas escapaban de ese “campo de juegos” y se ocultaban en una especie de “paisaje natural” informático…

    – Una de las escenas eliminadas:
    http://www.youtube.com/watch?v=8qq1py7BQGo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.