Hal Jordan, el espectro de la llama verde. (5) De archivillano a salvador de la Tierra

Green Lantern / Silver SurferA partir de ahí la carrera de Hal Jordan va de mal en peor. Convertido en Parallax, recorre una y otra vez el universo buscando la energía suficiente para recrearlo a su imagen y semejanza. Durante uno de sus viajes encuentra una fisura espaciotemporal y al atravesarla se encuentra en el Universo Marvel, que tal vez pueda usar para sus propósitos: envuelve en su trama a Estela Plateada, Thanos y al nuevo Green Lantern, en una historia que resultará ser una especie de prólogo al cross over Marvel/DC[1].

Finalmente, tal y como se cuenta en Hora Cero[2], Jordan se alía con el Existente (antes el Monarca, y antes de eso Halcón, un mediocre héroe de tendencias más bien derechistas): juntos acumulan suficiente energía cronal (sea lo que sea eso) para reconstruir el universo a su imagen. Aparentemente tiene éxito (destruye el universo existente, excepto a un puñado de héroes) pero cuando está inmerso en el proceso de reconstrucción, como no podía ser menos, es detenido por los esforzados héroes que otra vez fueron sus amigos (y Green Arrow juega un importante papel en el asunto), puesto fuera de circulación mediante un curioso bucle temporal y dado por muerto o, al menos por desaparecido. Los héroes aprovechan el proceso de reconstrucción del universo para poner las cosas en orden y el nuevo cosmos recién nacido resulta ser una recreación del anterior, con un dos o tres de cambios sutiles destinados a corregir los errores de coherencia y continuidad del Universo DC. La nueva crisis ha acabado, y todos son felices, excepto un Green Arrow que cree haber matado al que una vez fue su mejor amigo y ha visto como una muchacha valiente se ha desvanecido en la nada porque su versión del universo no ha existido jamás.

Horz CeroJurgens no pasa de ser un guionista correcto y como dibujante se limita a cumplir (aún cuando en la época en que era entintado por Thibert fue capaz de componer algunas páginas más que decentes de Supermán) y está claro que Hora Cero no es Crisis en Tierras Infinitas, aunque el acabado de Ordway de los bocetos de Jurgens sin duda los mejora. Sin embargo cumple su propósito, que no es otro que el de cerrar las brechas de coherencia en el Universo DC y, por otro lado, no es una mala historia. Aunque no alcanza el aliento épico y la intensidad emocional de los mejores momentos de la obra maestra de Wolfman y Pérez, Hora Cero se deja leer con agrado y la conclusión de la serie está bien tramada y resuelta, consigue hacernos creíble a Parallax como personaje convirtiéndolo en uno de esos inolvidables villanos que lo son no por su maldad intrínseca sino porque obsesionados por sus fines -a menudo nobles- han olvidado que los medios son tan importantes como estos y que con los medios incorrectos nunca alcanzarás el fin que deseabas. La figura de Parallax resulta patética y casi digna de compasión: un hombre sin rumbo, que ha sido grande (y aún lo es en cierto modo) pero que ya no es capaz de tomar las decisiones correctas, ahogado por la rabia y la obsesión. Tal vez el mejor momento de la serie sean las dos últimas páginas del último número (en realidad del número 0, ya que Hora Cero fue numerada hacia atrás, empezando por el 4) con Green Arrow de protagonista absoluto: se ha visto obligado a matar (eso cree él) a su mejor amigo y nada de lo que puedan decirle servirá para borrar eso. Power Girl lanza al aire un “Esta es la gran victoria… ¡vida! ¡Deberíamos alegrarnos!” solo para que un hosco Oliver Queen responda con un lacónico “Sí” y se aleje del resto de los héroes. A solas descargará su dolor rompiendo su arco contra una pared y gritará su amargura al vacío mientras no puede evitar verse inundado por los recuerdos.

Green Lantern 81A Hal Jordan le quedaba ya poco por decir como personaje: se había formado como ser humano, había encontrado un lugar en el mundo, lo había perdido todo y al intentar reconstruirlo se había convertido en un oscuro reflejo de sí mismo. Poco más podía hacer, salvo el giro de tuerca final que lo llevase a un merecido descanso después de un funeral adecuado. La oportunidad llegará con la miniserie The Final Night[3], donde Jordan encuentra la oportunidad de redimirse ante sus antiguos amigos (y de paso ante toda la humanidad) salvando a la Tierra de su destrucción y muriendo en el proceso. Antes de eso habla con Kyle Rayner (su sucesor como Green Lantern), Guy Gardner y John Stewart, visita la tumba de Oliver Queen -Green Arrow- y en las palabras que ellos no dicen (y en las miradas que se cruzan) Jordan se encuentra por fin a sí mismo y, más importante, por fin se comprende. Sabe también que nada podrá cambiar lo que ha hecho y tal vez lo más duro de todo sea enfrentarse a las miradas de los otros héroes, sus antiguos compañeros y amigos. Batman, como era de esperar, no acepta la aparente regeneración de Jordan. Y le acusa de no haber cambiado. Hal lo reconoce: “Es cierto, Batman, no he cambiado”. Cuando Supermán le tiende la mano (con esa esperanza de que las cosas siempre tienen arreglo que lo convierte en el más incansable boy-scout del universo) y le dice: “Siempre tuve la esperanza de que volverías, Hal”, Jordan no puede sino contestar: “No he vuelto, Supermán. Solo estoy haciendo lo correcto. Eso es todo lo que siempre quise hacer.”[4].

Tras esto sobran las palabras. Hal Jordan, Green Lantern, Parallax se consume a sí mismo y al devorador de soles en una llamarada verde y por unos momentos hay una aurora esmeralda en toda la Tierra. Sólo nos queda asistir all epílogo, el funeral, en un número de Green Lantern[5] lleno de nostalgia y evocación y con una de las mejores portadas que ha tenido la serie en los últimos tiempos: los más representativos héroes de DC sosteniendo una llama en sus manos y toda la escena teñida de luz esmeralda. Un bonito final para un personaje con una de las historias más ricas y variadas del Universo DC.

Aunque, por supuesto, de final tenía poco.

NOTAS:

  1. Marz, Ron; Banks, Darryl; Austin, Terry: Green Lantern/Silver Surfer. Ediciones Zinco, Barcelona, 1996. Originalmente en Green Lantern/Silver Surfer: Unholy Alliances, DC Comics, NY, enero 1996.
  2. Jurgens, Dan; Ordway, Jerry: Hora Cero: Crisis temporal. Ediciones Zinco, Barcelona, 1995. Originalmente en Zero Hour: Crisis in Time, núms. 4-0, DC Comics, NY, julio 1994.
  3. Kessel, Karl; Immonen, Stuart; Marzán, Ricardo: The Final Night TP, DC Comics, NY, 1996.
  4. The Final Night TP, pág. 133.
  5. Marz, Ron; Banks, Darryl; Tanghal, Romeo: Green Lantern, núm. 81. DC Comics, NY, diciembre 1996.

© 2006, Rodolfo Martínez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.