Sobre “La colina de Watership”

Es uno de mis libros favoritos, desde que lo leí siendo muy joven. Ya he hablado de él en otra ocasión, en este mismo blog.

Pero esta mañana, mientras leía por enésima vez Apocalipsis de Stephen King (qué le vamos a hacer, “la gripe del fin del mundo” es uno de mis libros favoritos) me encontré con un párrafo que describía a la perfección lo que uno siente cuando la lee por primera vez.

Permitidme que os lo cite:

Tres años atrás, Stu había comprado un libro llamado La colina de Watership para mandárselo a un sobrino que tenía en Waco. Había preparado también una caja para guardar el libro y luego, como odiaba envolver regalos mucho más de lo que odiaba leer, le había echado un vistazo a la primera página, pensando en averiguar un poco de qué iba el libro. Pero leyó la primera página, luego la segunda… y al final quedó atrapado. Se mantuvo despierto toda la noche, bebiendo café, fumando sin parar y abriéndose paso página tras página, del modo en que lo hace alguien que no está muy acostumbrado a leer y descubre de pronto el placer de hacerlo. Por Dios, aquello iba de conejos… los animales más estúpidos y cobardes de la Tierra… Pero el tipo que había escrito el libro hacía que parecieran diferentes. Conseguía que te gustasen. Era una historia cojonuda y Stu, que iba a paso de tortuga, lo acabó dos días más tarde.

Stephen King: Apocalipsis

En este párrafo King describe el placer, no sólo de la lectura, sino del descubrimiento. De tener entre tus manos un libro sobre el que no sabes nada y descubrir, de pronto, que te traslada a otro mundo. Que engancha, te atrapa y no puedes soltarlo. Es algo que me pasó la primera vez que leí La colina de Watership, junto a una cierta sensación de incredulidad (¡no me lo puedo creer, esto va de conejos!) ante el hecho de que me estuviera gustando tanto.

King lo ha explicado mejor de lo que yo podría. Y no he podido resistirme a compartir sus palabras con vosotros.

© 2006, Rodolfo Martínez

Un comentario

  1. Coincido con tigo sobre el libro de Richard Adams, yo lo lei por primera vez a los 13 años, me lo regalo mi padre (era una edicion orijinal del 78) cuando me lo dio me dijo que era el mejor libro que habia leido y me dijo que lo lea esa vez y luego lo lea unos años mas tarde.
    Y si, asi lo ise, lo volvi a leer a los 18 y otra vez hace un mes (ahora tengo 25 y me llevo el libro a donde me valla).
    Es un libro exelente que retrata la sociedad y los miedos a morir, cambiar o conocer cosas nuebas.
    Avellano…, le puse a si a mi gato en onor al libro.
    Nahir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.