Jeff Noon (1): Vurt

VurtVurt es lo que podríamos definir como una “novela de coctelera”. Uno mete varios ingredientes dispares en ella, la agita cuidadosamente y luego vierte el resultado entre las tapas de un libro: en este caso la estética cíberpunk (o en ocasiones post cíberpunk), las ensoñaciones enloquecidas de Philip K. Dick, persecuciones urbanas en el mejor estilo del anime japones, el clásico tema de la búsqueda (el quest de buena parte de las novelas de fantasía surgidas al amparo de Tolkien) y un puñado de personajes marginales en un ambiente sucio y a punto de colapsar.

Parece fácil, ¿verdad? Y lo es si a uno no le preocupa que el resultado merezca la pena. Pero cuando se trata de amalgamar todo eso en un libro que aspire a tener una mínima coherencia y a convertirse en una lectura satisfactoria, resulta cualquier cosa menos sencillo. Y Jeff Noon sale triunfante del desafío, construyendo una novela enloquecida, disparatada en ocasiones, llena de referencias y guiños y con un estilo cercano a la más vistosa pirotecnia literaria que hace que uno vaya tragando páginas a un ritmo febril y sumergiéndose sin pensárlo en ese ambiente de pesadilla que el autor ha diseñado para nosotros.

Vurt tiene mucho de carrusel al estilo de Snowcrash, pero también tiene mucho de pesadilla, de visión oscura lewiscarrolliana. De la conjunción de ambos elementos surge una novela que arrastra al lector desde las primeras páginas y se encamina -no sin dar varios pasos hacia atrás, efectuar algún looping que otro o fingir un par de caídas al vacío- hacia un final inevitable y coherente que, aunque uno vea venir casi desde el comienzo, no resulta por ello decepcionante.

Vurt tiene también su toque de metaliteratura, de libro consciente de su condición de tal, y está lleno de guiños, advertencias y pistas al lector de que todo lo que está leyendo podría no ser más que otro sueño de ese vurt que nunca se define con claridad pero que parece conjugar las características de la realidad virtual y las drogas sicodélicas, con un final que nos remite inevitablemente a un clásico de la literatura inglesa y que avala la tesis de que, no solo lo que ocurre en la novela, sino que puede que todo (incluido tú que lees estas páginas) no sea más que un sueño dentro de otro sueño.

Es también la clásica novela que dividirá al público: irritará a algunos y entusiasmará a otros. Habrá quien la encuentre un ejercicio estéril de pirotecnia narrativa y habrá quien la considere una novela fresca, divertida y ocasionalmente deprimente. No hace falta afirmar que me encuentro entre el segundo grupo.

Termino con una nota, que podría ser de perplejidad. Vurt es, sin duda, una novela de género, es ciencia ficción sin cortapisas. Sin embargo, si echamos un vistazo a la contraportada y las solapas del libro veremos como ese es un término que los editores han evitado cuidadosamente, como si la sola presencia del término ciencia ficción manchara la obra de forma indeleble: se habla de “el lado punk de la cíberficción”, “fantasía, cíberpunk y las húmedas calles de Manchester” en un alarde de imaginación definitoria que uno no puede evitar leer con una media sonrisa resignada.

© 2006, Rodolfo Martínez

2 comentarios

  1. Me encanto ese libro ya lo he leido dos veces.. y es sin duda el libro que mas m ha gustado en muchos años tb pollen me gusto (el sugiuente, pero no tanto, para nada) la aguja en el surco tambien es muy bueno, del mismo autor, y me compre otros dos en ingles… de los que no consigo enterarme demasiado.. me encantaria que editaran mas d el autor en español.. pero bueno me conformo con su obra maestra…

  2. De Noon, sólo he leído “Vurt” y “Polen” y ambos me encantaron. Tendría que ponerme un día de estos a buscar más cosas suyas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.