Alan Moore es un pejigueras

Es lo primero que pensé tras salir del cine. Que el tipo es un pejigueras. Por supuesto, está en su derecho a serlo todo lo que quiera y a sentirse todo lo traicionado que le de la gana y todo lo descontento que le apetezca con los resultados de la adaptación de su cómic al cine. (Y recalco lo de cómic, o incluso tebeo, si me apuráis, por ponerme castizo y tal. Que uno ya está hasta los mismísimos de tanto “basado en la novela gráfica de X e Y”. No señor, no es una novela gráfica, es un tebeo y el que se sienta avergonzado de ir a ver una peli basada en un tebeo que se la machaque con un par de ladrillos, que el problema es suyo y de su esnobismo, no del tebeo).

Pero retomo el tema. Si yo fuera Alan Moore (ja, ya me gustaría, diréis y no os falta razón) y tras ver lo que habían hecho con From Hell o The League of Extraordinary Gentlemen estaría más que satisfecho por haber conseguido, por fin, una adaptación más que digna de mi obra a la pantalla. Una adaptación que (pese a inevitables concesiones con las que uno tiene que contar, salvo que viva aislado del mundo real en el País de Nunca Jamás) respeta el contenido ideológico de mi obra, sabe adaptarla a los nuevos tiempos, no traiciona lo que yo quería contar y, encima, resulta una película bastante decente por sí misma. Es más, aunque no me hubieran hecho un par de churros previos adaptando mi obra estaría más que contento con los resultados de esta adaptación.

Sí, hablo de V de Vendetta, por si no había quedado claro. No me explayaré mucho más en lo que pienso de la película. Grendel ya lo ha hecho mucho mejor de lo que yo sabría en su blog Arkham, y os remito a él.

Así que me limito a repetir lo dicho: Alan Moore es un pejigueras. Está en su derecho a serlo, pero lo es. Sin la menor duda. También es un maldito genio, por supuesto. Una cosa no quita la otra. Al fin y al cabo, Kubrick era un genio y no por ello dejaba de ser un tarado obsesivo que, en otras épocas, habría acabado en una camisa de fuerza dentro de una habitación acolchada.

Moore no llega a tanto, supongo. Se queda en pejigueras. Bueno, y en inglés, algo que Kubrick, sospecho, siempre quiso ser y no pudo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.