Microrrelato

Mi buen amigo Iván Olmedo es un gran aficionado, casi diría que un fanático de los microrrelatos. De hecho, ha publicado ya unos cuantos y parece que piensa seguir publicando más.Es algo que nunca me había planteado, salvo hace muchos años. Cuando era joven, no necesariamente feliz, e indocumentado y estaba empezando en esto de la literatura escribí un relato de tres párrafos titulado “Elecciones” que posteriormente mi amigo Antonio Fontela convirtió en un comic para el fanzine que editábamos por aquel entonces: Extrange Aparatus

Esta mañana, mientras me libraba de los últimos restos del sueño, se me ha ocurrido una idea bastante tonta, una especie chiste cruel, en realidad. Su plasmación en palabras es breve. Así que, ahí va, mi primer microrrelato en más de veinticinco años:

Juan Abadía era infeliz. Profundamente. El mundo entero parecía conspirar para convertirlo en un pobre diablo atormentado al que las cosas nunca le salían bien. Cada plan que tramaba, cada estrategia que maquinaba terminaba volviéndose contra él. Se sentía como una especie de reverso tenebroso del Rey Midas. Y la sensación, por decirlo usando un eufemismo, no era cómoda.

Así que decidió hacer un pacto con el Diablo. Ya sabéis: el pentagrama, la invocación, el ofrecimiento del alma. El Diablo, por supuesto, era un tipo trajeado, elegante y extremadamente educado con el pelo peinado hacia atrás y los ojos color miel. No podía ser de otro modo.

-Acepto tu alma -dijo-. No es que sea gran cosa, pero siempre puedo encontrarle alguna utilidad. ¿Qué quieres a cambio?

Juan Abadía no necesitó pensárselo para responder:

-Quiero vivir en un mundo hecho a mi medida.

El Diablo casi sintió pena (pero sólo casi, al fin y el cabo era el Diablo) cuando le dijo:

-Ya vives en él. Desde que naciste.

Un comentario

  1. Eres un monstruo!! “¿De fea?”- se reía una novia mía cuando se lo decía a ella (que también era un “monstruo” aunq la dejé escapar y se casó con otro :), pero tu lo eres también, de verdad. He leido varias obras tuyas, la primera la compré en un rastrillo de mi ciudad, Sevilla, por un euro (precintada y todo) y era de relatos de c-f. Ahí me enganché a los mundos que, como un genio de la lámpara, pusistes para mi ,y tan bien fue el viaje que seguí… El rey… , S. H….
    Pero te escribo solo para decirte algo que creo que se debe decir siempre que se sienta por alguien (y el mundo iría mejor), y es que Te Quiero. Me gustan las tías, con lo que mi sentimiento es el de un Te Quiero como ser humano maravilloso, un pequeño dios que creas mundos maravillosos, que tienes la cabeza muy bien amueblada, con una residencia particular de musas llenas de lo único que vale la pena tener, encanto y amor, y con un alma libre.
    A ver si un día te veo en una presentación o conferencia…
    Un abrazo y un montón de energía positiva pa ti, que nunca sobra… :)
    Ciao!
    Cuidate tio!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.